The NeverEnding Story

“Un ejército de abnegados e infatigables soldados enfrentados a una batalla –la pandemia del covid19- tan cruda como nuestro incierto futuro-

Estefanía Ruhstaller Gordón
UCI Medicina Interna. Uniklinik Aachen, Alemania.

Soy enfermera en una unidad de cuidados intensivos de un hospital universitario en Alemania. Mi trabajo es duro, pero me gusta, me satisface y enorgullece, porque sé que es importante y necesario. Tengo que reconocer, no obstante, que desde que comenzó la actual crisis causada por la pandemia del Coronavirus, a menudo me siento como Sísifo, el protagonista del conocido mito griego: es como si, día tras día, tuviera que empujar cuesta arriba por la ladera de una montaña una gran piedra que, justo al alcanzar la cima, vuelve a rodar cuesta abajo. Y es que cada mañana (cada tarde o cada noche, según el turno que toque) tengo que enfrentarme con la ansiedad que me genera la sobrecarga de trabajo, con el miedo a contagiarme, con las tensiones con los compañeros de trabajo que sufren el mismo estrés que yo, con la angustia de ver el sufrimiento y aun la muerte de los pacientes… Cada vez que salgo para el trabajo me sobrecoge esa sensación de ir al frente, a una batalla, a una guerra que no termina. Un factor que viene a agravar nuestra situación en el actual contexto de crisis sanitaria es que nuestra vida privada se ha convertido en una existencia monótona, solitaria y carente de ilusiones. Debido a las restricciones impuestas por las autoridades apenas podemos relacionarnos con otras personas, hecho del que resulta un aislamiento y una soledad a menudo insufrible. En el caso de los profesionales que vivimos fuera de nuestro país se añade el dolor de estar lejos de nuestros seres queridos, con los que no podemos comunicarnos durante largos meses sino es a través de pantallas y medios electrónicos, que de ninguna manera pueden sustituir el calor del contacto directo y personal, ya que los viajes (si es que no están prohibidos) se han convertido en una verdadera odisea.

Todos recordamos las emotivas escenas, sistemáticamente transmitidas por televisión, que podían contemplarse a diario en las calles durante las semanas de confinamiento que vivimos en la primavera de 2020: los ciudadanos se asomaban a las ventanas y salían a los balcones para aplaudir a los profesionales de la Salud mostrando un sincero, espontáneo y afectuoso reconocimiento a la labor que realizamos(1). Estos homenajes nos emocionaban, pero no han cambiado nuestra situación: seguimos trabajando al límite, y el agotamiento tras más de un año de crisis sanitaria se ha incrementado aún más. No podemos conformarnos con gestos simbólicos, por sinceros que sean y por mucho que nos agraden. Debemos alzar nuestra voz para reivindicar medidas que alivien nuestra situación: principalmente, un aumento de la dotación de personal en las áreas de mayor saturación de trabajo. No podemos tolerar que nuestra profesión, tan necesaria y valiosa, sea sinónimo de un estado de continuo burnout: tenemos derecho a que se nos reconozca el trabajo y el esfuerzo no solo con palabras, sino con hechos: con medidas, suficientemente dotadas económicamente, que logren una mejoría sustancial de nuestras condiciones laborales. Medidas insoslayables ya, como la creación de un número suficiente de plazas estables y justamente remuneradas, que hagan posible el retorno a su país de los muchos sanitarios que han tenido que buscar en el extranjero un puesto de trabajo digno, medidas que superen la precariedad de los miserables contratos basura(2) que ofrece nuestro país.

Esta es la triste realidad de nuestro presente: un ejército de abnegados e infatigables soldados enfrentados a una batalla –la pandemia del covid19– tan cruda como nuestro incierto futuro…

Bibliografía

1. Montero R. “La otra desescalada: la de los aplausos a los sanitarios desde los balcones y ventanas”. www.niusdiario.es. Sevilla, 16 de mayo de 2020. Fecha de acceso: 8 de abril de 2021. https://www.niusdiario.es/sociedad/la-otra-desescalada-decaen-aplausos-sanitarios-balcones-ventanas-coronavirus-covid19_18_2946570274.html

2. Roca, JL: “No faltan médicos, sobran contratos basura”. www.elperiodico,com. Sabadell, 12 de octubre del 2020. https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/participacion/no-faltan-medicos-sobran-contratos-basura-203768

Cómo citar este documento

Ruhstaller Gordón, Estefanía.The NeverEnding Story. Narrativas-COVID. Coviviendo [web en Ciberindex] 13/04/2021. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=2012
 
 

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

1 comentario en “The NeverEnding Story

  1. Felicidades por su trabajo, en efecto se debería reconocer oficialmente la labor que enfrenta enfermería y los demás profesionales de salud, y sobre todo durante esta contingencia se debería valorar la salud mental de cada uno de los que enfrenta la primera linea en estos momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *