“La única manera de hacer una gran labor, es amar lo que haces”

Como enfermeras, debemos crear conciencia porque este virus nos concierne a todos.

Angie Stefani Pinzon Cortes
Enfermera.Hospital Universitario Mayor – Méderi, Bogotá, Colombia.

En navidad todo era muy diferente, escuche sobre un brote de casos por neumonía grave en la ciudad de Wuhan en china, no le preste atención, pero rápidamente se extendió este virus propagándose a otros países asiáticos y continentes, ya para el mes de marzo fue declarado como una pandemia junto con el primer caso en Colombia.

Soy enfermera actualmente trabajo en un hospital de cuarto nivel, en el manejo de heridas complejas como lo son: lesiones por presión, abdomen abierto, ulceras de miembros inferiores, fistulas, pie diabético entre otras, el cambio en los servicios fue abrupto el miedo se sentía en los pasillos del hospital, todos querían usar la mascarilla N95 por ende no hubo un buen uso del insumo y empezó a escasear , faltaba mas orden y logística en el hospital, mi oficina se encuentra en el cuarto piso constantemente ahí reuniones con el jefe hospitalario, coordinador médico y de enfermería, se designaron dos áreas para el manejo de pacientes COVID-19 una se llama actualmente zafiro por donde ingresan los pacientes con síntomas respiratorios y la unidad de cuidado intermedio e intensivo, nuestras instalaciones no dieron abasto empezaron faltar puntos de oxígeno, los pasillos estaban llenos ¡¡el personal no era suficiente!!. se iniciaron planes pilotos para el correcto uso de los EPP (Elementos de protección personal) en todo el hospital, por ende surgieron lesiones de piel en el personal asistencial, se realizó un seguimiento y registro fotográfico sobre el daño que generaba su uso constante por las fuerzas de presión y fricción junto con la sudoración la cual generaba acné e erupciones cutáneas, se empezaron a usar cintas adhesivas como el micropore y el fixomull para proteger la piel ya que no contamos con el recurso, se presentó un informe a seguridad y salud en el trabajo, se sólito una donación a un laboratorio para proteger la piel del personal y al mismo tiempo para el paciente pronado ya que estas lesiones venían en aumento en la corporación.

Por otra parte, yo soy la única persona capacitada en el manejo de lesiones y prevención de las mismas, lo que significa que he sido participe en todo este proceso, no pensé que este virus impactaría tanto en mi labor diaria, actualmente solo cuento con una aprendiz de auxiliar de enfermería, en las mañanas se revisa el sistema e identificamos los paciente con riesgo de lesión de piel con ayuda de diferentes escalas, para los pacientes con orden de ciclos de pronación, se genera una orden para la participación del servicio conocido como “ clínica de heridas” para la prevención de lesiones se aplican diferentes cuidados por el servicio de enfermería, por cada paciente solo tenemos permitido el manejo de pocos insumos para la prevención de lesiones asociadas a la dependencia como son los apósitos de poliuretano, sin embargo esto no protege la totalidad de la piel. Así mismo, cuando iniciamos el uso del apósito identificamos que su adhesivo de silicona no es fácil de manejar por la sudoración excesiva que presentan los pacientes, lo que dificulta su adherencia, pero las lesiones seguían en ¡aumento!, no solo debíamos realizar prevención si no curaciones a la vez, por lo tanto decidí intervenir con el personal asistencial en reuniones mensuales que realiza el hospital donde revisamos indicadores y planes de mejora , se dio a conocer la problemática que presentamos actualmente y se idearon actividades lúdicas como: Una ruleta sobre la prevención de lesiones y cuidados de enfermería.

Se creó la ruta de prevención de lesiones en piel con seis pasos importantes, que realiza todo el personal de enfermería por cada nuevo ingreso de pacientes, nuestra institución solo cuenta con los colchones anti escaras pero no con todas las superficies del manejo de presión requeridas por ende recolectamos todos los vendajes de algodón que sobran en el hospital e ideamos cojines en forma de sacro, usamos almohadas, cobijas y guantes de látex con agua, la clave está en realizar una valoración diaria de la piel del paciente, registrar si existe algún cambio, realizar cambios de posición por lo menos cada dos hora, entre otros cuidados diarios de enfermería.

Para finalizar, aún nos falta trabajar mucho como institución seguimos presentado lesiones en nuestros pacientes, aunque en menor cantidad, debemos crear conciencia de que este virus nos concierne ¡a todos! “Lo importante no es lo que hace el destino, si no lo que hacemos por el”Florence Nightingale

Cómo citar este documento
Pinzon Cortes, Angie Stefani.“La única manera de hacer una gran labor, es amar lo que haces”. Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex] 14 /09/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1738

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *