Las áreas más pobladas y las familias numerosas favorecen el uso de Internet

En el año 2007 el 44,6% de la población española es usuaria de Internet, siendo más frecuente el uso de esta nueva tecnología en los hogares con mayor número de miembros y en las áreas residenciales más habitadas. Andalucía con un 38,9% se sitúa 5,7 puntos porcentuales por debajo de la media nacional. Ésta es la primera conclusión del informe «Internet, salud y ciudadanía» que acaba de publicar la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía (AETSA) y que analiza las características de la población, tipo de información y los fines de los andaluces a la hora de acceder a la Internet para consultar contenidos sanitarios.
El informe Moya Garrido MN. Internet, salud y ciudadanía. Sevilla: Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, 2009 puede ser desacargado desde el sitio Web de AETSA http://www.juntadeandalucia.es/salud/orgdep/AETSA.
Según información faciliatada por la propia AETSA, las principales conclusiones del estudio son:
-El perfil de la población usuaria de Internet es fundamentalmente el de una persona joven, con formación académica superior, estudiante y trabajadora por cuenta ajena.
-Entre los usos más frecuentes de Internet destacan el empleo de buscadores para obtener información y el envío de e-mail o correos electrónicos.
-También es habitual la búsqueda de información sanitaria, que en el año 2007 fue del 32% entre la población internauta europea, del 41,1% en la española y del 36,7% en la andaluza.
-En España, el perfil de la población que busca información sobre salud en Internet corresponde a mujeres, de entre 35 a 44 años, con estudios superiores y dedicadas a las labores del hogar.
-En la población de la Unión Europea las principales fuentes de información sobre salud son el personal sanitario, la televisión y las enciclopedias o libros médicos. Sin embargo, entre la población mundial Internet es la primera fuente de información sobre salud, seguidas de los profesionales sanitarios y los libros.
-Aprender hábitos saludables o buscar información tras recibir un diagnóstico, son las situaciones en las que con mayor asiduidad se recurre al uso del e-health. En cuanto a temas de salud más concretos, el ciberusuario se interesa más por dietas y control de peso, alergias, obesidad y cuestiones relacionadas con el cáncer. En relación a los medicamentos, las cuestiones de mayor interés son las relacionadas con los efectos secundarios y la seguridad de los fármacos.
-Las páginas más valoradas son las pertenecientes a universidades, las patrocinadas por diarios o publicaciones sanitarias y las dependientes de entidades gubernamentales. Por otro lado, la disponibilidad y exactitud de la información que contienen, la facilidad de navegación y la fiabilidad del portal son los aspectos más apreciados en relación a la calidad del sitio Web en el que se realiza la búsqueda.
[Información suministrada por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias de Andalucía]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*