A los 200 años, doscientas cartas a Nightingale

¡Atrévete a escribirle!

Nos comprometemos a hacerle llegar tu carta a través del ciberespacio

Abre tu computadora y dirígete a Florence como si la tuvieras delante de ti. Escribe un mensaje no superior a 200 palabras en la sección de comentarios de esta entrada, indica tu nombre y tu lugar de procedencia. Y lánzalo. Al finalizar la campaña Nightingale 2020, nos comprometemos a publicar una monografía con los mensajes más votados. Además la ilustraremos con los materiales creativos que se están elaborando para conmemorar el bicentenario de su existencia.

Como ejemplo, aquí reproducimos un primer mensaje, elaborado por los organizadores de la campaña. ¡Anímate a dejar el tuyo!

Querida Florence:
Somos un grupo de colegas, te hablamos desde el siglo XXI, justo en el año que conmemoramos los dos siglos de tu nacimiento. Lo hacemos desde todas las partes del mundo, pues tu figura nos inspira a todas las personas comprometidas con el cuidado de la salud. Siguiendo tu ejemplo, lo hacemos perseverando la dignidad de las personas que cuidamos y construyendo ciencia a partir de los saberes que emanan de nuestra experiencia. Todavía te llamamos la “dama de la lámpara” porque con tu ejemplo nos iluminas cotidianamente. Y no solo a quienes nos dedicamos al arte de la Enfermería, sino también a quienes enseñamos a las jóvenes generaciones, a quienes nos afanamos en producir investigación y a quienes tienen responsabilidad en la gestión de las instituciones. Porque tú fuiste precursora y lideraste las reformas que hoy hacen de la Enfermería una de las profesiones socialmente más reconocidas. Te dejamos con este torrente de palabras con las que nos gustaría testimoniar que sí mereció la pena tanto esfuerzo y tanta dedicación a nuestra profesión durante tantos años de tu vida. Hoy te lo queremos agradecer con el principal instrumento que utilizamos para cuidar a las personas: la palabra.

Manuel Amezcua (Granada, España), por la Fundación Index y su Red Internacional de Centros Colaboradores.

Comentarios: 90

  1. Concha Germán Bes dice:

    En primavera te hable Florence de las preocupaciones que teníamos con la pandemia mundial del virus Covid 19, que nos sigue afectando con fuerte impacto en la salud, los que han fallecido y en la sociedad en general y en el aumento de la pobreza. Nos ha hecho reflexionar sobre la importancia del medio ambiente, pero creo que todavía de forma muy insuficiente. Necesitamos volver a un ecosistema más sostenible pero ¿estamos dispuestos a no usar de igual manera: coches, aviones, pesticidas, disrruptores endocrinos, energía eléctrica sin límites… a gastar agua y consumir sin medida? Algunos indicadores son favorables, esta aumentando la producción ecológica de alimentos, la compra de alimentos ecológicos y sostenibles, el uso de transporte urbano público y bicicletas patinetes, no viajamos tanto porque no nos dejan… ¿estamos haciendo lo suficiente? Creo que el retorno a la naturaleza es muy lento y todavía escaso.
    No me he contagiado por el dichoso virus hasta ahora y les digo a mis seres queridos familiares y amigos: «por favor, si me tienen que hospitalizar que me dejen pasear por los jardines y parques del hospital, por ejemplo por los jardines-bosque de Pensamiento del hospital «Royo Villanova» de 1945 para enfermos tuberculosos. O en el hospital provincial que se fundó en 1425 y mantiene su jardín interior. Y el hospital militar con su bosque… estoy hablando de Zaragoza- España. Los grandes y modernos hospitales de la ciudad no tienen zona de paseo para los enfermos, ni terrazas… creo que estarías de acuerdo conmigo. Eso sí, tienen muy buenas instalaciones tecnológicas y con aires acondicionados ahora cuestionados por la posible de transmisión por aerosoles del coronavirus. Un virus tiene entre 3 y 5 micras, no solo se transmite por las gotitas de saliva sino por el aire que expandimos cuando respiramos, ahí van los virus… Seguiremos conversando. Mientras tanto respiro naturaleza y escucho pajaritos, soy afortunada.

    1
  2. Rocío Juárez Rodríguez dice:

    Muy estimada y admirada Florence, hace algunos años me gradué como licenciada en Enfermería y obstetricia en Ciudad de México, entonces desconocía mucho sobre tu existencia, a pesar de haber tenido una ceremonia hermosa del paso de la luz, como que en mi mente aún no tenía conocimiento de la dimensión de tu grandeza. Es después de algunos años cuando me convertí en docente que como parte de un trabajo empecé a leer tu biografía y surgió en mi una gran admiración que ahora trato de integrar en mis clases, quizá en mi tiempo de estudiante no tuve esa oportunidad, no contaba con docentes que me inspiraran a ello, motivo por el cual ahora trato de hacerlo con mis alumnos. también trabajo en un hospital en el cual ahora nos enfrentamos a un virus que veíamos muy lejano y me he preguntado…¿porqué nosotros que nos encontramos en un tiempo avanzado en cuanto a investigaciones, no podemos minimizar el daño tan grande que nos ha causado este virus? tu con menos oportunidades y muchas trabas por tu género en ese tiempo pudiste realizar investigaciones importantes en cuanto a lo que tu llamabas los miasmas, pudiste lograr grandes avances. Agradezco a Dios ponerme en este camino en el cual sin duda seguiré tu legado, y seré sin duda quien ayude a las nuevas generaciones de enfermeros a conocer tu vida y legado. Ahora sin duda camino viendo a mis pacientes como tu los veías iluminada con tu lámpara, como seres humanos que requieren atención de calidad… Gracias Florence

    1
  3. Juan Pineda Olvera dice:

    Querida Florence:

    Querida Florence: Te escribo desde México en plena contingencia, invitándote a venir para asesorarnos sobre el manejo de la pandemia COVID-19, cuando mi país enfrenta diversos problemas entre políticos, económicos y de atención en los servicios de salud. Desearía que nos mostraras cómo la sana distancia, el lavado de manos y el confinamiento en casa, representan pilares para evitar mecanismos de transmisión; pues ayer en Crimea y hoy en el mundo, dichas medidas, son tan sencillas e invaluables para disminuir los estragos de una enfermedad devastadora.
    Tus enseñanzas nos llevarán a evitar muertes innecesarias en la población y en nuestras colegas que han dado su vida en pleno campo de batalla, a veces sin el equipamiento necesario y suficiente, aunado a la falta de reconocimiento a su honorable labor. Transmítenos tu actitud y energía de enfermera líder para transformar en salud todo lo que tus manos tocan y de cómo tu palabra se vuelve alimento para tomar conciencia, aliviar y promover la salud de las personas y del planeta.
    Déjame acompañarte a recorrer los caminos que te llevaron a transmitir la luz en la penumbra de la vida de miles de condenados a la zozobra, a la enfermedad y a la muerte.

  4. Albert Estrella dice:

    My dear Florence
    Aqui estamos tú y yo; como si estuviéramos pasándonos el turno, a lo mejor en Crimea o si tú quieres en cualquier lugar del mundo en pleno siglo XXI año 2020 en medio de una pandemia. Te cuento que en Mi País (Perú) ya son 71 los enfermeros (as) caídos, y estamos en pleno pico en número de contagios, según todas las estadísticas (esa ciencia que tú comprendes muy bien) somos el primer país del mundo en muertes por Covid 19 con una mortalidad de 85.8 muertes por cada 100,000 habitantes, es decir; nunca se ha visto algo parecido. A lo mejor me podrías ayudar a confeccionar tu famoso diagrama polar de áreas azules y rojas y mostrarles visualmente a los escépticos, que muchas muertes se pudieron evitar, pero nos faltó previsión, nos faltó equipar a nuestros hospitales con Unidades de cuidados intensivos con profesionales capacitados, incluso nos faltaron enfermeras. Todavía recuerdo mi primer turno en el triaje diferenciado con apenas 5 pacientes durante todo el día, pero luego a los quince Días, ya no podíamos atender a todos los pacientes que llegaban al límite del paro respiratorio. Todavía recuerdo el rostro risueño de una colega recién graduada, quien al venir a ayudarme en el triaje de emergencia me decía que era su primer día y luego la volví a ver en el sexto piso del Hospital con el tabique de la nariz con esa lasceración que todos tenemos (algunos frescos, otros ya cicatrizando) por el de las mascarillas, pero sobre todo con esa lasceración del alma de (como en un poema de Vallejo) tener tanto amor pero no poder nada contra la muerte. Dèjame decirte querida Florence, que a veces en las madrugadas te veo a ti pasando con tu lámpara para indicarme que algún paciente me necesita y todas tus palabras siguen frescas, como si fuera ayer; porque nunca más que ahora, ese primer capítulo de tu libro Enfermería Qué es y qué no es? siguen tan actuales: «Intentar mantener una sala a expensas de que el paciente respire repetidamente su atmósfera cálida, húmeda y putrefacta es una forma segura de demorar su recuperación o de destruir la vida» y entonces abro las ventanas para sentir ese aire, esa mística, pero sobre todo; respirar el aire de todo el conocimiento que aun nos brindas y entonces ventilar la enfermería del siglo XXI… Con afecto Albert Estrella Colegio De Enfermeros del Perú: 55521

    9
  5. Amparo Cortes Solis dice:

    Admirable Florence:

    Hoy en nuestros días te recordamos y valoramos el legado que nos dejaste. Sabes, estamos viviendo en una época muy difícil, dejame decirte que estamos padeciendo una pandemia causada por un virus, es impresionante ver cómo ésta partícula tan diminuta puede cambiarnos el panorama y la concepción de la vida, que de una u otra forma nos afecta; nos deja claro ver que nadie es indispensable, pero que las aportaciones por muy pequeñas que sean siempre dejan mella.

    Aun con los avances de la ciencia y la tecnología, no se ha logrado encontrar la cura de esta enfermedad, pero lo que sí se sabe y que es muy importante es la prevención, y en eso fuiste experta cuando ponias énfasis en el lavado de manos y la higiene; pero aun así con las medidas preventivas que se están difundiendo cada día hay nuevos contagios, desafortunadamente los que más están padeciendo los efectos de esta pandemia son nuestros colegas que se encuentran en los hospitales enfrentando día con día a la muerte; y mientras, otros desde nuestras trincheras estamos intentando promover la Educación para la Salud, pero te diré, que es muy difícil modificar los estilos de vida de las personas, sobre todo crear conciencia para el cuidado de la Salud, así que a veces siento que estamos nadando contra corriente.
    Ante la vida global se presentan diversas situaciones que nos pueden generar incertidumbre y desestabilización, bien decía el filósofo sueco Günther Anders que «somos los primeros hombres con el poder de desatar un cataclismo mundial y también somos los primeros en vivir continuamente bajo esta amenaza» (O’Neill, 1979) y este supuesto sigue prevaleciendo, pues con la pandemia que vivimos hoy en día nos deja claro lo que somos, y hasta dónde podemos llegar como sociedad, como hijos de la madre tierra.
    Espero que desde donde estés, te sientas orgullosa por lo que nos dejaste, tu contribución fueron los inicios para reconocer a la Enfermería desde un punto de vista ético, estético y epistemológico, y que ahora como ciencia y arte es necesaria para la humanidad. Asi estan las cosas querida Florence, es cuestión de esperar, tener paciencia, actuar con responsabilidad y tratar de contribuir en lo que se pueda, sin bajar la guardia.
    Se despide afectuosamente tu amiga y colega.

    Amparo Cortes Solis

    1
  6. Magalí Sossa dice:

    Hola Florence! Colega del alma! nos acompañas en cada momento de nuestra vida profesional, hiciste tanto por esta profesión, teniendo en cuenta que por ser mujer y en tu época, no era nada sencillo, pero lo hiciste, pudiste hacer visible a la mujer enfermera, (habrás participado de alguna reunión feminista!), en fin, luego todo cambió y el campo de esta profesión se hizo diverso por suerte!!,. Hoy la tensión en estos días, con mayor o menor diferencia que en tu época esta relacionada con la dimensión humana y el poder en todas sus formas, este poder genera la construcción barreras para que la vida humana no prospere con igualdad en todo el mundo. Los sectores de poder han crecido con el único propósito individual, la acumulación económica, la inversión en rubros que impactan globalmente en la vida de todos los humanos. Hemos logrado derechos con la exposición de muchas vidas, como en tú época donde tuviste que mostrar el propósito de cuidar a los varones de la guerra, en un contexto bélico sin sentido como siempre lo fue y lo es la guerra, hoy tanto los rusos, griegos y turcos, que estuvieron en Crimea, ya no son enemigos, pero tenemos un enemigo mundial que nos esta matando el COVID-19 . Señalaste muy bien la importancia del entorno de la persona como espacio saludable y te destacaste por describir algunas necesidades que vinculan con la importancia de la vida!!, esta pandemia nos muestra que los hábitos de higiene son básicos para la continuidad de la vida, que hay que fortalecer esta practica y que todes los enfermeros hemos recibido formación para promocionar una vida mas saludable. Son enormes los esfuerzos de todos los equipos de salud para poder brindar cuidados en esta pandemia, pero como en tú época, captar postulantes para la profesión, no solo es una cuestión de vocación, hoy como profesión nuestra querida enfermería, lucha por sistemas de contratos laborales mas justos, que le permitan vivir dignamente a las familias de enfermerxs y que no tengan multiempleo para llegar a fin de mes. Estamos fortaleciéndonos como sociedad y como disciplina y las nuevas generaciones seguramente harán del saber hacer una practica cognocente del cuidar humano. estaré atenta para contarte como sigue nuestra evolución a pesar que me falta poco para jubilarme !!

    1
  7. Señorita Florence tenemos 200 razones y más para dirigirte estas lineas y es placentero que hoy año 2020 en medio de una pandemia tus mismas razones y fundamentos de una nueva entidad para proteger el bienestar integral del individuo y su entorno, son tan válidas que con este tiempo transcurrido ha demostrado que funciona en un estado constante de evolución con sus aciertos y desaciertos.

    Hoy con tantos recursos que poseemos de ciencias y tecnología ha sacado de nosotros lo mejor y peor del ser humano, estimamos que en sus momentos en Crimea le resultó retador por las oportunidades que estuvieron delante de ti, cuya razón es nuestra razón de ser, en seguir la búsqueda permanente de grupos de personas para modelar un sistema integral para la salud en equilibrio con el entorno, siendo esta una de las máximas.

    Posicionando una nueva entidad donde nadie tenía claro que hacer y usted fijó la ruta de una profesión autónoma , independiente de ¿qué? y de ¿quién?, con un claro propósito garantes de la humanización del contacto humano.

    Este precepto como recurso nos coloca como la profesión de alto valor humanístico y científico que rompe paradigmas , se basa entre otros del valor Individual que nos damos y de equipo, este nos depara matices o convicciones ante la vida que dará el valor agregado esencial y existencial como es jerarquizar estos tres elementos el SER, HACER Y TENER que nos demostraste al salir de tu zona de confort dándonos un modelo para la felicidad integral y no efímera.

    Millones de gracias te damos por tu valor y esfuerzo en tu obra por un mundo mejor.

    Jose Ángel Sanguino Rojas
    Coordinador Regional Venezolano para la Red Internacional de Enfermería en Informática

    5
  8. Aintzane Orkaizagirre Gómara dice:

    Estimada Florence,

    En el año en el que se cumple el bicentenerio de tu nacimiento, no te podrías creer el protagonismo que han adquirido las enfermeras en la sociedad debido a la pandemia que estamos sufriendo por la covid-19. La enfermería actual está muy cercana a la que tú soñaste. Se han dado muchos pasos en la investigación enfermera y en la formación. ¡Incluso algunas somos doctoras en Enfermería!, con mucho orgullo, además.

    He tenido muy distintas experiencias como enfermera, todas ellas me han reportado los aprendizajes más significativos de mi vida. En mi última experiencia como profesora me gusta compartir mis conocimientos con las alumnas de Enfermería y confío en que serán enfermeras que brillen con luz propia. En las clases, me gusta intercalar la materia a impartir con parte de las lecciones, actuaciones o frases que nos dejaste en tus escritos.

    Pero permíteme que te confiese que últimamente lo que más disfruto compartir con ellas son, tu coraje y valentía, la constancia que demostraste y habilidad al manejar situaciones muy complejas. También les hablo a mis estudiantes de la mujer que fuiste, moderna y aventurera. Intento compartir con ellas la curiosidad y admiración que siento por ti.

    Para mí eres la imagen en la que todas las enfermeras y estudiantes de Enfermería podemos vernos reflejadas. Me gusta creer que nos alumbras a todas con tu luz en nuestros caminos.

    Por todo lo que nos dejaste y porque sigas iluminándonos, gracias.
    Aintzane Orkaizagirre Gómara (Facultad de Medicina y Enfermería, Universidad del País Vasco)

    19
  9. ARIANA ESTEFANIA RESENDIZ RAMIREZ dice:

    Hola Florence, mi nombre es Ariana, te escribo desde Aguascalientes, México, y lo hago con gran gozo y alegría, quiero comunicarte que las cosas por acá han cambiado mucho, afortunadamente para bien. Me da gusto informarte que nuestra enfermería ha evolucionado mucho, tanto así, que ahora se ha convertido en una profesión respetable, déjame te cuento un poco:
    Para empezar, quiero que sepas que el mundo ahora sabe que existimos y mejor aun, que somos indispensables en el cuidado de la salud humana. Incluso en algunos países nos llaman H E R O E S, dado que hace unos meses ocurrió una pandemia, por lo cual el sistema de salud empezó a colapsar, pero con ayuda de todos los enfermeros, enfermeras y médicos, hemos salido adelante, y digo enfermeros porque para tu sorpresa, ya desde hace un par de años, los hombres se dieron cuenta de lo hermosa que es nuestra enfermería y decidieron sumársenos sin ser juzgados por la sociedad (en su mayor parte).
    También quiero contarte que desde hace un par de años, nos convertimos en una ciencia, así es… creamos nuestro propio conocimiento, te sorprendería saber que cada día, nos esforzamos más para empoderarnos y demostrarle al mundo lo que realmente valemos, claro, siempre teniendo en mente tus palabras «Le debo mi éxito a que nunca di, ni acepte excusas», cuanta razón tenias.
    Te daría mucho gusto ver en lo que nos hemos convertido, y pese a que aun falta mucho camino por recorrer, se que la luz de tu lampara siempre nos guiara.

    Sin más que decir me despido, esperando respuesta pronta, saludos hasta donde sea que te encuentres.

    1295
  10. LIDIA GARCIA ORTIZ dice:

    Querida Florence Nightingale:

    Te escribo desde México para contarte sobre la invasión biológica del coronavirus SARS-CoV-2, el panorama es desolador, a pesar de eso, las enfermeras asumimos el riesgo de contagiarnos y aceptamos el compromiso de cuidar a otro ser humano en situación vulnerable, llevamos a la práctica todo nuestro conocimiento teórico y aplicamos la mejor evidencia científica en cada una de las intervenciones que realizamos con las más estrictas medidas de asepsia y antisepsia, en todos los momentos de cuidado.

    Literal, esas guardias en el hospital nos han marcado, no solo la cara si no, la vida.

    Quiero decirte que en esta época aún siguen vigentes las pautas del entorno y pugnamos por llevarlas a cabo para el bien de nuestros pacientes, muchos de ellos están solos en salas de cuidados críticos, sus familias no pueden permanecer a su lado. Entonces enfermería nos volvemos su familia, cuidamos de ellos y ahí en esos momentos, en esas guardias donde parece que el tiempo no se detiene y el virus es inclemente, ahí hemos orado y pedido a Dios que nos ayude y de fuerzas para no claudicar.

    Por favor Florence mantén encendida tu lampara e ilumina nuestro camino con tu luz.

    Con afecto: Lidia García Ortiz. Dra.
    Universidad de Guadalajara-CUSur

    1440
  11. Alunos do 4º ano do Curso de Licenciatura em Enfermagem da CESPU dice:

    Florence Nightingale,

    Vivemos tempos de calamidade que testam a nossa capacidade de cuidar o outro e de uma forma similar estamos determinados, tendo em conta a influência que exerceu sobre nós, em ultrapassar este tempo de pandemia.

    Acredite, que neste momento a sua visão sobre o que seria a Enfermagem assume uma importância sobre nós. São, tempos de dias cinzentos, e que só com a luminosidade que nos deixou e, que nos aconselhou a ensinar e a usar, é possível fazer destes dias, dias melhores. Talvez, na nossa condição de estudantes, as suas recomendações sobre o uso do ar fresco, da luz, a higiene com particular relevo, para a higienização das mãos, fossem tópicos de importância menor.

    Pelo pior motivo, tivemos o privilégio de identificar como evidencia Major, uma das principais estratégias para controlar esta pandemia, provocada pela SARS-COV2.

    O mundo está de olhos postos nos enfermeiros. Continuamos, tal como a Florence, à frente do nosso tempo, e a prova disso são as suas palavras que ainda hoje continuam no legado da Enfermagem “Escolhi servir ao próximo porque sei que todos nós um dia precisamos de ajuda. Escolhi ser enfermeira porque amo e respeito a vida!!!” (Florence Nigthtingale 1820-1910).

    Assinado:
    Alunos finalistas do curso de licenciatura em Enfermagem da Escola Superior de Saúde do Vale do Sousa
    IPSN- CESPU

    2500
  12. Marta Hidalgo Martínez dice:

    Florence Nightingale es la fundadora de la enfermería moderna. Se embarcó en la guerra de Crimea y cambió el sistema sanitario. Ahora se cumplen doscientos años de su nacimiento. Sirva esta carta a modo de homenaje a esta mujer terca y trabajadora, conocida como “la dama de la lámpara”, que se enfrentó a su familia para conseguir lo que más quería: ser ENFERMERA. La medicina le debe mucho a esta profesional que pronunció frases como: “ los héroes más grandes son aquellos que cumplen con sus deberes diarios y sus asuntos domésticos”.. Hiciste visible la profesión, pero también a la mujer, en una época tan complicada. Tú aportación ha marcado un antes y un después en la enfermería. Ahora más que nunca las enfermeras y enfermeros necesitan un referente como tú, que les dé fuerzas para afrontar la difícil situación que atravesamos debido al Covid-19. Hoy, como ocurrió hace ya tantos años, la enfermería está en primera línea de batalla, dando lo mejor de uno mismo, como personas y como profesionales y, demostrando que la enfermería es más que una profesión. Lo que más admiro es que no te doblegaste ante las rígidas reglas que imperaban en aquella época, sino que te aferraste a tu vocación, dedicando por completo tu vida al cuidado del prójimo, y es que no sólo dabas cuidados médicos sino que reconfortabas a los enfermos hablando con ellos o simplemente te quedabas a su lado ofreciendoles compañía al lado de tu lámpara…y es que ya en aquella época supiste ver lo importante que es el cuidado holístico del paciente.
    Tranformaste el oficio de enfermería, que hasta entonces sólo lo hacían mujeres pobres y marginadas, en lo que es hoy, una profesión…pero lo más importante que nos dejaste fue esa llamada a la conciencia social. Justo en el segundo centenario de tu nacimiento, nos ha tocado vivir una pandemia, una pandemia que nos ha vuelto a demostrar la importancia de la buena higiene que tú nos enseñaste
    En pocas palabras te convertirse en heroína, porque empoderaste a la mujer y porque revolucionaste la enfermería elevándola a un oficio, por todo ello eres considerada la madre de la enfermería moderna. Ahora 200 años después nos encontramos en una crisis sanitaria mundial y sabemos, gracias a ti, que la mayor prevención de la enfermedad es la higiene.
    Solo nos queda darte las gracias, otra vez mas, por hacer de la enfermería algo bonito y ser un ejemplo a seguir.

    4
  13. Isabel Mª González Belizón dice:

    Querida Florence:
    Soy una estudiante de enfermería que te habla desde el siglo XXI, exactamente en el año 2020, en medio de una pandemia de un nuevo virus llamado «Coronavirus». En este contexto celebramos que hace 200 años naciste tu, una gran influencia para tantos enfermeros de la actualidad. Quería darte las gracias por tu valentía, tu buen corazón y por aportar tanto como hiciste en tu momento. Todo lo que aportaste y descubriste en la guerra de Crimea hoy en día nos es de gran utilidad.
    En estos tiempos de pandemia te necesitamos más que nunca, necesitamos poner en práctica todo lo que nos has aportado y necesitamos que la enfermería sea como tu la hiciste. Cada vez las enfermería va cambiando más, hay más tecnologías, nuevas técnicas… pero siempre perdurarán las pautas que tu nos dejaste.

    Muchas gracias por tu valentía.
    un saludo.

    2
  14. Marina dice:

    Nos encontramos de celebración, tal día como hoy, en 1820, en una ciudad italiana de Florencia, nacía “La dama de la lámpara que salvó vidas con las matemáticas”, nuestra querida Florence Nightingale.
    En 1837, escuchaste la llamada de Dios para que acudieras a su servicio, aunque la voz no dijo qué tipo de servicio era.
    En 1844 tuviste claro que tu vocación era enfermería.
    Solo nos queda darte las gracias, pues gracias a su espíritu pionero y creativo en los ámbitos de la prevención, la salud pública y la formación a los cuidados de enfermería, tenemos idea de como sobrevivir a una pandemia, como tu también lo hiciste. Pero ahora, en pleno S. XXI es diferente, es magnífico cómo todo el sistema sanitario se une y te acuerdas cuando los médicos estaban muy por encima de nuestra labor. Pues después de esto la enfermería a crecido y crecido, le han dado el puesto que se merecía, incluso nos aplauden desde los balcones, digo nos aplauden porque, aunque esté en 1º de carrera me siento como una más y aunque me encantaría estar en primera fila de batalla en estos momentos como tú lo hiciste, solo me queda esperar, esperar a que llegue mi momento y aprender todo lo que pueda hasta ello.

    4
  15. Mª Inmaculada Castilla Ramírez dice:

    Estimada señorita Nightingale,

    Me dispongo a escribirle sobre un tema que usted debe conocer bien y que no es más que la enfermería. Me gustaría resaltar lo magnífica que es esta profesión, que crece y gana el valor que merece con el paso del tiempo. Este año, he conocido realmente su historia y me maravilla ver cómo pudo usted luchar por el cuidado de tantas personas teniendo en cuenta la época en la que vivió.

    Quiero agradecerle todo lo que ha aportado a la práctica enfermera y el hecho de que inspire y atraiga la vocación de futuros profesionales, es causa de admiración. Usted tuvo siempre claro una serie de principios que actualmente siguen ayudando a miles de personas y es por eso y todas sus aportaciones, que la enfermería es una ciencia única y especial.

    Yo estoy ahora formándome para convertirme en enfermera y sólo espero poder ser esa dama de la lámpara, esa luz que ilumina a aquellos que no ven ninguna salida y ese calor que reconforta a los más perdidos, pues no hay nada más bonito que ser el consuelo de los más afligidos.

    Mª Inmaculada Castilla Ramírez (Sevilla, España), alumna de primero del Grado en Enfermería

    9
  16. Rocío Romero Mas dice:

    Estimada Florence:
    Este 200 aniversario de tu nacimiento y año de la Enfermería pasará a la historia al igual que tus conocimientos. Desde tus cuidados en la Guerra de Crimea hasta la actualidad todas las enfermeras estamos intentando seguir tus pasos. Pero, durante esta crisis del COVID-19 se está notando en más medida, ya que el papel de la enfermera está cogiendo más fuerza, toda la población se está concienciando de cuán importante es la enfermera en el cuidado del paciente. Y todo lo que estamos consiguiendo es gracias a lo que hiciste y nos enseñaste.
    Yo aún siendo estudiante de primero de Enfermería, me estoy dando cuenta de que tus hazañas durante la guerra y las posteriores son muy útiles.
    Gracias a ti, las enfermeras tomamos un papel más importante para el paciente y sabemos que el protagonista en nuestro trabajo es el paciente.

    1
  17. Marina Presno dice:

    Estimada Florence:

    En este 2020, por la conmemoración de tu 200 cumpleaños, nos reunimos todos para rememorar las grandes labores que realizaste a lo largo de tu vida y los grandes sacrificios que desempeñaste, dando así medidas sanitarias que ha día de hoy nos siguen acompañando.

    A todos nos sorprende tu valentía y tu fuerza, oponiéndote a tu familia y de alguna forma bajarte un peldaño de la pirámide social de aquella época. con gusto y deseo de cumplir tu vocación de ser enfermera ayudando y cuidando al prójimo desde un enfoque holístico, cubriendo así todas nuestras dimensiones.

    Hemos darte las gracias no solo por las vidas que tu en vida has salvado, como las que otros sanitarios han salvado en consecuencia a tus medidas, si no que también hemos agradecerte el gran reconocimiento que ha ido tomando la profesión de enfermería. Más aun considero que se esta valorando tras esta pandemia viendo así la gente lo necesario que es todo el personal sanitario. Estarías orgullosa.

    2
  18. Mª Isabel Trespaderne dice:

    Buenas noches compañera,

    No sé muy bien qué decirle, su vida, la trascendencia y aportaciones a nuestra querida profesión, me empequeñecen. Tengo la sensación de que una se ha preparado toda la vida para un momento como este y lo he vivido en la retaguardia. Soy profesora en una Facultad desde hace muchos años impartiendo entre otras materias las Bases Teóricas de la Enfermería. Y ahí entra Usted. Relatar, estudiar, investigar su biografía, sus logros me ayuda a imprimir fuerza y carácter a una formación y aprendizaje del «estilo enfermera» que precisa de mujeres, de personas inconformistas, que ven más allá y ello, ya de por sí, la convierte en modelo de liderazgo, con altura de miras.

    Me consuela pensar, humildemente, que durante todos mis años de docencia he formado a muchas enfermeras y, que en esta emergencia sanitaria, muchas de ellas habrán estado en primera linea, cuidando y consolando, desde una profunda compasión a miles de pacientes.

    Se hace de noche, es de noche y no quería finalizar esta jornada sin decirle que muchas gracias por haber estado ahí, por haber inspirado a generaciones de enfermeras, porque los valores que le guiaron aun hoy nos iluminan.

    Ojalá seamos capaces entre todas de transformar la incertidumbre de estos momentos en esperanza y de convencer al mundo y, sobre todo, de convencernos que la enfermería hace el mundo más sostenible.

    En el deseo de que el espacio exterior se quede en los confines del universo y no en nuestros balcones,
    Un abrazo Florence, muchos abrazos para todas y cuidaros!

    Felices sueños!!!

    26
  19. JAVIER OLIVARES PERICÁS dice:

    Querida Florence:
    Tal día como hoy hace 200 años naciste tú, por eso este año 2020 es nuestro año, es el año de la enfermera para conmemorar tu nacimiento porque gracias a ti hoy somos una profesión digna y respetada.
    Hoy, te tenemos que dar las gracias por renunciar a una vida cómoda y burguesa, porque no tuvo que ser nada fácil para ti en 1837 anunciar a tu familia que querías dedicarte a la enfermería, por aquel entonces con tan mala reputación.
    Luchaste por mejorar los servicios sanitarios examinando datos estadísticos desde tu lecho realizando trabajos pioneros que se propagaron por el mundo, tu afición por registrar y organizar la información creando tu «diagrama de la rosa» sentó las bases de la estadística hoy en día.
    Querida dama de la lámpara, este, nuestro año nos encontramos ante una gran pandemia mundial llamada «COVID-19» y las primeras medidas básicas para no contagiarnos son las que tú ya descubriste hace unos cuantos años…
    Hoy en día nos parece algo tan obvio las medidas de higiene, lavarse continuamente, una adecuada ventilación, una buena nutrición y esas son nuestras principales armas contra este virus que azota el mundo, medidas que tú ya supiste ver y y poner en práctica salvando así la vida de miles de soldados.
    Por último me gustaría agradecerte esta descripción que hiciste de la enfermería en el año 1859 y publicaste en tu libro «Notas sobre enfermería: qué es y qué no es»
    «La enfermería debe ser una persona de la que se puede uno fiar, en otras palabras, capaz de ser enfermera de «confianza». No se puede ser chismosa ni ligera charlatana. Ha de respetar su vocación, porque con frecuencia se coloca en sus manos el precioso don de la vida; debe ser una minuciosa, fiel y rápida observadora, y ha de ser una persona de buenos modales y delicados sentimientos»
    No puede existir una mejor descripción de esta profesión en la que estoy empezando a aprender todo un mundo y que sueño con ello desde que tengo uso de razón y por fin este año puedo decir que estoy cursando 1º de Enfermería después de mucho esfuerzo.
    En cuanto todo esto pase y las circunstancias me lo permitan no hay nada que me haga más ilusión que ir a Londres a visitar tu museo, ¡SÍ! has leído bien, tienes un museo que se creó en el año 1982 en el hospital Saint Thomas donde inauguraste la «Escuela de Entrenamiento Nightingale» en 1860. Allí podré ver objetos tan cotidianos para ti como la lámpara, esa que alumbraba todas las noches a cientos de soldados heridos de guerra, tu botiquín con medicinas y remedios herbales, tus diagramas y registros para revelar las causa de mortalidad entre las tropas del ejercito británico en Crimea…
    Gracias por tanto
    ¡ Muchas felicidades querida Florence!

    3
  20. Montserrat García Sastre dice:

    Querida Florence, de Florencia, pero a la vez de todo el mundo y del corazón de todas las enfermeras…

    Hoy es un día especial, y aunque llueve por la ventana de manera intensa es un día feliz, de ilusión.

    Feliz cumpleaños pues sigue muy viva en nuestros pensamientos.

    Acabamos de reunirnos más de un centenar de enfermeras para recordarTE,

    y seguir construyendo lo que con mucha constancia fuiste sembrando… la disciplina enfermera.

    Estamos viviendo una etapa difícil, una etapa en la que se vive con más sufrimiento que tranquilidad.

    Una verdadera crisis de esas que dicen pueden traer consigo una oportunidad…

    y me pregunto cómo, siguiendo tus pasos, podremos hacer honor a tu nombre «florence=próspero», «prosperar=promocionar» la salud.

    Y es que hiciste prosperar la salud desde el cuidado, el cuidado de las personas, el cuidado del entorno con métodos humanistas y
    científicos hace doscientos años.

    Si fuiste capaz, seremos capaces estando unidas.

    Me comprometo a transmitir tus saberes, a trabajar con constancia y en equipo para hacer trascender y evolucionar todavía más nuestra profesión… y contribuir, en la parte que me toca, a que las personas mejoren su fuerza, conocimientos y voluntad para cuidarse.

    Gracias por ofrecernos tu luz, gracias por ser luz

    3
  21. Ma Guadalupe Ruiz Garcia dice:

    Querida Florence:
    Soy una enfermera que estudió la profesión por azares del destino, que me he ido formando a través del tiempo y que lo he disfrutado al máximo. Que he tenido tropiezos dentro del hacer día a día, como todo ser humano, pero que me han servido para fortalecerme y hacer mejor mi trabajo.
    Hay cosas que yo no sabía de ti, me sorprende todo lo que tu escribiste para que nosotros desde el ámbito del cuidado seamos mejores profesionales. Tu pensamiento sigue vigente en relación al control de infecciones, que lo que en este momento de la pandemia y aplicado desde el ámbito familiar, social y hospitalario, debe ser aplicado para mejorar las condiciones que están afectando al individuo, familia y comunidad en su conjunto.
    Tu trabajo es grandioso y solo quiero agradecer por todo el legado que nos has dejado, mil gracias por la luz que hasta la fecha sigue brillando desde el infinito.

    3
  22. Irene Andrade Andrade dice:

    Querida Florence:

    Desde que me acercaron a tu figura en mis años de estudiante en la escuela de enfermería, muchas veces he pensado que me gustaría conocerte y charlar a solas contigo. Me encantaría que me contaras de primera mano quienes eran tus compañeros, quienes te inspiraron, cómo lo conseguisteis y cuáles fueron tus mayores alegrías y frustraciones. Siempre he pensado que tienes un encanto especial, no sólo por ser pionera, sino por el empeño, la visión holística de la persona, y los valores que que trasmitías, que te convirtieron en una líder de una sociedad que no promocionaba a la mujer.

    A través de tus valores, los que también se te inculcaron en tu familia; la espiritualidad, la igualdad de las personas, la importancia de la higiene y de los detalles que alegran y humanizan, la responsabilidad social y la dignidad de cada una de las personas que atendías.

    Siguiendo esta iniciativa de la fundación, me alegro de poder expresar todo lo que llevaba reflexionando tanto tiempo. Estoy segura que pongo voz a los pensamientos de muchos compañeros. A muchos que en sus puestos de trabajo, no podrán celebrar nuestro día porque el COVID-19 los tiene agotados. Préstanos la fuerza, el valor y la experiencia que te caracterizaron en los grandes sanatorios y en especial en la guerra de Crimea. Estoy segura que algún día nos conoceremos y hablaremos de nuestra profesión, la que tanto nos apasiona.

    #FlorenceNow

    92
    • María dice:

      Gracias Irene!!!! Qué palabras más sinceras, capaces de reflejar la vocación y el cariño por tu profesión. Me he sentido muy identificada!! Una pasada de carta????

      1
  23. Lidia Osorio Olivares dice:

    Querida Florence: Maestra, amiga, desde muy lejos y a la vez muy cerca te escribo emocionada estas líneas. Estamos viviendo días difíciles. Nos habíamos aprontado en todo el mundo para celebrarte y celebrarnos. Hemos tenido que hacer modificaciones, que seguro te sorprenderían ¿cómo podrías haber imaginado, que alguna vez nos comunicaríamos virtualmente?.
    Hoy quiero decirte la verdad, hablar francamente es el mejor regalo.
    Estudie Enfermería, hace mucho tiempo, ya casi medio siglo. Nos hablaron entonces, “la dama de la lámpara, que atendía soldados”, escuchábamos, nos mirábamos, sin atrevernos a decir lo que pensábamos, nos hablaban de actitud servil, obediente, devota y nosotras queríamos abrir otro mundo a las mujeres. Nuestro primer encuentro contigo, no fue bueno.
    La mirada fue cambiando, y ¡como cambio! Te fui conociendo y aparece, una mujer luchadora, estudiosa, comprometida. Una enfermera sensible a las necesidades sociales, una mujer culta, tenaz, consecuente. Entonces pasas a ser un modelo a seguir. Que grato es poder hablarles de ti a los futuros colegas. Contarles de los recorridos con la lámpara, pero a la vez eras conocedora de las estadísticas, investigadora, escritora, interesada en la cultura, educadora y en un rasgo tan humano…..amante de los gatos. Gracias por tanto

    1
  24. María Abellaneda dice:

    Querida Florence Nightingale, en primer lugar, me gustaría darte las gracias por la enorme labor que realizaste en la guerra de Crimea, en la que no sólo salvaste miles de vidas, sino que también nos hiciste visibles a las enfermeras. Hiciste visible la profesión, pero también a la mujer, en una época tan complicada. Tú aportación ha marcado un antes y un después en la enfermería. Ahora más que nunca las enfermeras necesitamos un referente como tú, que nos de fuerzas para afrontar esta difícil situación debido al Covid-19. Hoy como ocurrió hace ya tantos años, la enfermería está en primera línea de batalla, dando lo mejor de uno mismo, como personas y como profesionales y, demostrando que la enfermería es más que una profesión.

    11
  25. Irene dice:

    Querida Florence Nightingale, mujer luchadora, fuerte y valiente donde las haya, que se enfrentó a su familia para conseguir lo que de verdad quería ser: ENFERMERA.

    Me dispongo a escribir un texto para agradecerte todo lo que nos has enseñado. Gracias a ti conocimos que aplicando y manteniendo una buena higiene, las mejoras en la salud se veían positivamente afectadas, algo que hoy en día sigue salvando vidas. La buena higiene del paciente y del entorno eran y son medidas primordiales.

    Justo en el segundo centenario de tu nacimiento, nos ha tocado vivir una pandemia, una pandemia que nos ha vuelto a demostrar la importancia de la buena higiene que tú nos enseñaste. Tus medidas nos han ayudado a ir frenando la pandemia y espero que, el COVID, nos haya enseñado a mantener una buena higiene de manos para siempre. Además de tener la esperanza de que nos haya cambiado para mejor en otros muchos aspectos.

    Sin más dilación, agradezco lo mucho que has aportado a esta maravillosa profesión.
    ¡GRACIAS, DAMA DE LA LÁMPARA!

    7
  26. María Moya Quílez dice:

    Querida Florence:

    Ojalá y pudieses ver todo lo que ha avanzado la enfermería a día de hoy. Aunque actualmente estamos en medio de una pandemia al igual que tu estuviste. En mi caso personal no puedo estar en el “campo de batalla” ya que soy alumna de primer curso del grado universitario, pero esto me ha hecho confirmarme por milésima vez que he elegido la profesión mas humana del mundo, somos una ciencia socio-sanitaria, y ese “socio” marca toda la diferencia.
    La mejor manera que tengo de ayudar ante la situación es con la prevención y por eso llevo…no se ni cuantos días llevo ya encerrada, pero merecerá la pena.
    Me encantaría preguntarte cuales métodos crees que son los mejores para superar esta situación o si consideras que lo estamos haciendo bien.
    Eres una gran mujer y enfermera, además que eres un muy buen referente para todos tus compañeros de profesión los cuales agradecemos todo lo que hiciste por ella.

    Gracias por haber aportado tanto.

    1
  27. Nestor Serrano Fuentes dice:

    Hola, Florence:
    Son las 7 de la mañana, abro la ventana de mi habitación (sí, claro, para ventilar). Aún estoy intentando averiguar qué planta del barrio huele a caramelo; es un gustazo empezar el día así. Un petirrojo canta en el jardín…. Me apoyo en la ventana, un momento de homeostasis.
    Estoy preocupado Florence, escucho mucho ruido a mi alrededor. La reflexión critica y el conocimiento son seres en peligro de extinción, la irracionalidad nos abraza, no nos detenemos, corremos y producimos sin alma, la meta es más importante que el discurso de la carrera, la conciencia social continua su batalla con ego (por desgracia la avaricia sigue siendo un mal que envilece), las desigualdades sociales no hacen más que aumentar.
    Leo lo que has escrito sobre tu pensamiento, tus acciones, tu vida, leo lo que otros han escrito de ti y sonrío. Y, por un momento, pienso en algunas enfermeras que también me han hecho ver un rayo de luz. ¿Qué podemos aportar las enfermeras a la actual sociedad? ¿Estamos actuando como colectivo en la dirección adecuada? ¿Qué dirección es esa? Es todo tan complejo… o quizás no… La lucha sigue y tu legado, con nosotros.
    Gracias por todo.
    Nestor
    P.D.: el otro día pasé en bicicleta al lado de tu casa (Embley Park) en Romsey. Es espectacular. Seguro que lo sabes, pero, hoy en día, es una escuela para niños y niñas ?

    9
  28. Nadia Murillo dice:

    Querida Florence Nightingale

    Me he decidido a escribir estas palabras como reconocimiento a todo lo que has hecho por la enfermería.

    Lo que más admiro es que no te doblegaste ante las rígidas reglas que imperaba en aquella época, sino que como llamado divino te aferraste a tu vocación, dedicando por completo tu vida al cuidado del prójimo, y es que no sólo dabas cuidados médicos sino que reconfortabas a los enfermos hablando con ellos o simplemente te quedabas a su lado ofreciendoles compañía a lado de tu lámpara…y es que ya en aquella época supiste ver lo importante que es el cuidado holístico del paciente.

    Tranformaste el oficio de enfermería, que hasta entonces sólo lo hacían mujeres pobres y marginadas, en lo que es hoy, una profesión…pero lo más importante que nos dejaste fue ese llamado a la conciencia social.

    En pocas palabras te convertirse en heroína, porque empoderaste a la mujer y porque revolucionaste la enfermería elevándola a un oficio, por todo ello eres considerada la madre de la enfermería moderna.

    Ahora nos toca a nosotros mantener y mejorar este legado que tu nos has dejado.

    1
  29. Juan dice:

    Querida Florence,

    O también conocida como la dama de la lámpara. Este es tu ducentésimo cumpleaños y quería decirte que todos estamos muy orgullosos de haber hecho un avance de la enfermería, la profesión mas bonita del mundo. Fuiste la primera enfermera, la primera feminista que buscó la igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito sanitario, creaste la primera escuela de Enfermería y asentaste las bases de la enfermería como profesión.
    En 1854, cuando estalla la guerra de Crimea, conseguiste reducir la mortalidad de la población a un 2% con medidas básicas como la higiene. Ahora 200 años después nos encontramos en una crisis sanitaria mundial y sabemos, gracias a ti, que la mayor prevención de la enfermedad es la higiene.
    Solo nos queda darte las gracias, otra vez mas, por hacer de la enfermería algo bonito y ser un ejemplo a seguir.

  30. Respetada Nightingale:

    Quizás mi carta no apunta a la misma dirección que las de otrxs, pues, sin desconocer tus invaluables aportes, quisiera contarte hoy en día la enfermería tienen múltiples tonalidades, y no me refiero a su uniforme.

    Tu instauraste la enfermería moderna, y desde entonces los profesionales de enfermería han buscado mantener a la vanguardia tu legado. Sabrás que no ha sido fácil, del mundo que existía hace 200 años, queda muy poco, en muchos sentidos, políticos, económicos, ecológicos, … y esto implicaría, claro está, que la enfermería se transforme en igual medida.

    Por suerte no hay un solo profesional de enfermería que crea que la enfermería es una profesión dada, todxs, creo, sabemos que las luchas son inacabadas. La modernidad incluso es puesta en entredicho, hoy se problematizan las nociones de modernidad y racionalidad y efectivamente enfermería tendrá que hacer este esfuerzo, sin embargo, no es un empeño fácil, pues si hay algo que está claro es que la enfermería nació moderna. Quizás es este sentido el que nos ha hecho realizar un giro en la mirada y centrar la nuestros debates en lo que por siglos hemos llamado la esencia de la enfermería: el cuidado, este más antiguo que tu leyenda mi estimada Florence y ligado al mismo nacimiento de la vida humana.

    Pero, por qué esta vuelta a la mirada. ¿Quizás tiene que ver con el cansancio de no ser reconocida la enfermería en su justa medida? O ¿con el agotamiento de la lógica de la profesión que resulta incompatible con el cuidado a la vida y a la incesante búsqueda de humanizar la atención en salud? o simplemente, ¿Es parte de las transiciones necesarias?

    Carta completa en http://gercusuptc.blogspot.com/p/bitacora.html

    28
  31. Ángela dice:

    Te conocí en una clase de Historia de Primero de enfermería, no había oído hablar nada sobre ti y desde el primer momento supe que nos íbamos a llevar bien. Y no puedo estar más satisfecha y contenta por ello. Descubriste cosas que, a día de hoy, SXXI, nos parecen totalmente lógicas y normales, pero que afortunadamente, en esos años salvaron muchísimas vidas. Una simples normas de higiene, ¿quién lo diría?.
    A día de hoy estamos viviendo una pandemia. Al igual que en la peste, la lepra o la tuberculosis tenemos que ir aprendiendo a cada momento y la gente está empezando a valorar lo que realmente importa, las personas. Aquellas a las que tu no dejabas de cuidar aunque fueran las tres de la madrugada, a las que no dejabas solas. A causa del Covid-19 (la nueva peste negra) muchas personas están muriendo sin nadie que les pueda ofrecer la mano en sus últimos momentos. Situación que no te gustaría vivir.
    Es está situación me doy cuenta que he elegido bien mi futura profesión y que es a lo quiero dedicarme el resto de mi vida, a las personas. Porque todo el trabajo que está haciendo el sector sanitario es maravilloso (sin olvidarme de otros sectores igual de importantes) porque en las situaciones difíciles es donde realmente puedes darte cuenta en quien se puede contar y yo afirmo rotundamente en que podemos contar con la enfermería. Porque pase lo que pase, se juegan la vida cada día, están al pie del cañón y hacen que nuestra vida mejore. Todo esto ha sido posible gracias a que tu luchaste y te enfrentaste incluso a tu propia familia para ser enfermera. Así que solo puedo acabar este escrito dándote las gracias por no rendirte y luchar por tus sueños.

    4
  32. María Dolores González Muñoz dice:

    Hola querida Florence, soy MariLoli te escribo desde Murcia, España.

    Estamos a 5 de mayo de 2020 y solo falta una semana para tu 2°centenario que coincide con el día internacional de la Enfermería, con el que se te honra ya que fuiste la primera enfermera en crear un modelo conceptual de nuestra profesión ¡Si Florence oiste bien somos una profesión! 🙂 y abriste el camino a muchísimos compañeros que serviste y sirves de inspiración día tras día.

    Te cuento un poco brevemente desde que tu empezaste esta grandísima labor hasta nuestros días hemos dado pasos agigantados en los cuidados, técnicas… y todavía quedan muchos por dar. Este año ha aparecido el Covid-19 y parece que ha venido para quedarse… Mientras la medicina diagnostica los posibles casos positivos de Coronavirus y las farmacéuticas una vacuna que pueda contener a nuestro visitante, nosotros los enfermeros somos los que estamos cuidando a los pacientes tal cual tu nos enseñaste día y noche sin que les falte de nada con la mejor y más calida sonrisa para que la esperanza sea lo último que pierdan. Por que como tu dijiste » Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él»

    Ya para acabar tenía una pregunta para ti que siempre me ha venido a la cabeza y…. ya por fin te puedo preguntar… siendo tan innovadora para tu época ¿Por que seguías creyendo en la teoría de los miasmas de 1620 y no comtemplaste como buena la teoría de Pasteur de los microorganismos que compartió época contigo?

    Estoy encantada de haber podido ponerme en contacto contigo. Eres y serás única, en mi nombre y el de todos mis compis.

    ¡¡Gracias Florence y Feliz cumpleaños!!:)

    5
  33. Mª Sagrario González Cabezas dice:

    Querida Florence,

    Es emocionante como la memoria, trabajo, dedicación de alguien, queda grabada en la historia, y hoy 200 años después de su nacimiento, estamos simulando comunicarnos contigo, agradecerle toda su dedicación, y como su aportación cambio la historia de la enfermería.
    De su historia, algo que más me llama la atención, es como rechazo la oferta de su padre de estudiar medicina, cuando en aquella época, estaba mucho mejer valorada esa profesión y casi que podría hacer sido la primera mujer médica. Sinceramente me tomé ese gesto como un acto revolucionario al feminismo, porque valoraste una profesión que estaba siendo despreciada por ser de mujeres, y ayudaste a ponerle el valor que realmente tiene. Y aún queda mucho, por hacer, aún quedan resquicios de poca valoración, o ser sirvientes de la medicina. Aunque estemos igualamos en Títulos. Los hospitales siguen funcionando así, y nos queda a las enfermeras actuales mucho trabajo de fondo y pasión enfermera para valorar nosotras mismas la profesión que buscamos ser, y no solo ejercemos en el ámbito laboral, sino en tantas facetas de nuestra vida.

    En relación a la situación que estamos viviendo, imagino que ya le habrán comentado, situación de pandemia, a causa del Covid19. Está resultando complicado, como entender y amoldarnos a esta situación, a como los mismo profesionales, a la ciencia, le ha pillado por sorpresa. Y a como una población tan acostumbrada a vivir en situaciones de bienestar generalizado, donde las epidemias y enfermedades infecciosas están cada vez más lejos, y más cerca las crónicas por nuestros hábitos de vida, nos viene esto de golpe, y sinceramente creo que no estábamos preparados como población y como continente.

    Yo confío espero, que este momento nos ayude a resolverlo con efectividad, y sobre todo que nos ayude a cambiar esos hábitos de vida, esas injusticias sociales que nos alejan de otras partes del mundo, sean hoy, tras esto, algo más cercano, y que podamos afrontar esta situación buscando más salud y justicia para todas y cada una de las personas de este mundo, y que también esto nos ayude a tener una actitud más respetuosa con la naturaleza, con este planeta que habitamos y con nuestra propia naturaleza.
    Y para terminar le pongo algunas de sus frases, que más me inspiran en mi día a día.

    “Lo que importa no es lo que nos haga el destino sino lo que nosotros hagamos con él.” «una naturaleza moral y activa, que requiere satisfacción y eso no lo encontraría si pasara la vida en compromisos sociales y organizando las cosas domésticas.”
    “La enfermería pone al paciente en las mejores condiciones para que la naturaleza pueda sanar las heridas.”

    Un fuerte abrazo, aquí virtualmente sí nos lo podemos permitir.

    Mª Sagrario González Cabezas, alumna primer curso de enfermería de la UCAM, Murcia.

    2
  34. Elizabeth Bastías Arriagada dice:

    Estimada Florence:
    Es un privilegio expresar mi admiración a alguien trascendental en la historia de la salud.
    Han pasado muchos años desde que iniciara su trayectoria y de las contribuciones que realizó entonces, permanecen en la memoria colectiva sólo algunas, sin embargo, quienes formamos parte de la disciplina con el paso del tiempo vamos descubriendo esos aportes que la hicieron tan valiosa a los ojos de las autoridades de la época. El Diagrama de mortalidad del ejército es una forma muy gráfica de Práctica Basada en Evidencia, sin duda un aporte en materia de salud; sus escritos han trascendido varias generaciones y ud. es la precursora de la Enfermería Moderna en nuestra historia.
    Aún tenemos desafíos pendientes para visibilizar nuestra contribución a la sociedad general y en la asistencia sanitaria, se nos reconoce fundamentalmente por el rol asistencial y aún queda mucho camino por recorrer. Pero como ud. misma nos enseñó, nada es fácil y aquello que se ama debe contener sacrificio para que permanezca en el colectivo.
    Estamos trabajando en distintos ámbitos en medio de una pandemia, sería interesante escucharla hoy, seguramente tendría un lugar prominente en la OMS. Sin duda, no pasaría inadvertida…

    3
  35. Daria Iftimie dice:

    Buenas, Florence! Es de las pocas veces que he llegado a estar en contacto contigo, contando aquellas que tuve que estudiarte para exámenes ya que estoy estudiando todavía en 1º de Enfermería en Murcia. Esta va a ser una herramienta muy útil para comunicarte que tu historia me ha llamado mucho la atención, ya que has hecho tanto con tan poco,a demás de que día de hoy tienes una gran influencia en muchos profesionales sanitarios. Profesionales sanitarios que luchan día a día contra una terrible pandemia que ha paralizado al mundo entero.
    Es ahora cuando me doy cuenta la verdadera importancia de la higiene básica en nuestro día a día (debido a que mucha gente ni la practicaba), cosa que tu utilizaste para poder poner fin a otros problemas sanitarios.
    Espero que cosas así de simples, como lavarnos las manos, limpiar las superficies, lavar nuestras ropas, airear sitios de nuestra casa, sea necesario para acabar con la situación actual. Espero que gran parte del mundo te descubra y vea que tú lo has logrado muchos años atrás. Espero que llegue a admirarte como mucha gente lo hace actualmente.
    Un saludo, espero que estés orgullosa de todo el trabajo que están haciendo los sanitarios españoles, porque yo sí lo estoy.

    3
  36. Laura dice:

    Querida Florence,
    Soy una estudiante de primero de Enfermería y,la verdad,no conocía de su existencia hasta que empecé a cursar este año.Mi profesor de Historia nos hablo mucho de ti y he de decir que mantuve el interés por mi cuenta y seguí investigando acerca de su pasado.Ha sido un gran ejemplo para todos nosotros y en especial para las enfermeras,poniéndonos en el punto de mira por ejercer su gran labor ademas de fundar la primera escuela de enfermería moderna donde se enseñaría el valor de muchos factores de salud hasta entonces desconocidos.Fue una luchadora y revolucionaria que empezó la nueva era para esta bonita profesión.A día de hoy no han cambiado mucho las cosas e intentamos seguir por el camino que nos enseñó teniéndola siempre como referencia.Como bien dijo: »Yo utilizo la palabra enfermería a falta de otra mejor» ya que la enfermería es mucho mas que curar,pinchar o vendar,la enfermería trata de cuidar todas las esferas de la persona y eso es algo que intentamos aplicar en todo lo que hacemos.Poco a poco,iremos saliendo mas enfermeros y enfermeras a ejercer la profesión como tu hiciste y pondremos en practica tus indicaciones y hazañas. Estés donde estés,espero que estés orgullosa del ejército de profesionales que te siguen a día de hoy.

    1
  37. Adrian rojo rubio dice:

    Querida Florence Nightingale, permítame que le escriba una breve carta de agradecimiento puesto que me veo en la obligación de hacerle saber por las circunstancias que estamos pasando en estos momentos, en pleno siglo XXI, gracias a sus hallazgos como prevención de la enfermería, podemos sobrevivir a una pandemia, es posible que puedas pensar que se trate de la sexta pandemia del Cólera, pero te equivocarías, estamos pasando por un nuevo virus, temo decirte que te equivocabas al estar en contra del descubrimiento de la microbiología. Pero no quiero desviarme de mi mensaje. Muchos dicen que se trata de una tercera guerra mundial, no me he equivocado al decir “tercera guerra mundial”, el mundo se volvió loco, cuatro años después de su fallecimiento. Otros dicen que esta pandemia ha sido por culpa de la propia naturaleza, al verse tan contaminada del ser humano, por la contaminación de muchas fábricas que no respetan las normas, coches, aviones, centrales eléctricas e incluso, teléfonos móviles, quizá no sepas de lo que estoy hablando o quizás sí, puede que nos observes, espero que no, muchos nos avergonzaríamos del poco sentido común que utilizamos para afrontar dicha pandemia.
    Quizá puedas hacerte una idea si te pongo de ejemplo el comportamiento vergonzoso y patriarcado del general James Thomas, ¿lo recuerdas en aquella guerra?.Déjame hacer un símil con los políticos que gobiernan mi país, ellos son el reflejo del general, tan importante el poder, que son capaces de cualquier cosa cueste lo que cueste. Pero gracias que no todos son políticos, ¿recuerdas al doctor Doctor Sunderland? Me han hablado de él, y puedo decirte que es el ejemplo de muchos medios mediáticos de comunicación en mi país, ellos se encargan de hacerle ver a mi gobierno, que el pueblo necesita más Florence Nigthingale y menos generales. No quiero decir con esto que estos medios son buenos, pero al menos ven más allá que los propios gobernantes. Aunque me temo que aquí no estamos tan dispuesto como usted estuvo al cubrir con todos los gastos del material que compro en la guerra de Crimea para el cuidado de los soldados lesionados en el campo de batalla. Se necesita vocación para llegar a ese punto de hospitalidad, y el gobierno ha logrado que nadie piense lo suficiente como para poder quitarle el poder y así salvar muchísimas vidas, porque estoy totalmente seguro que se puede hacer más de lo que se está haciendo. No por parte de nuestros sanitarios, porque te aseguro que se están dejando la vida, son nuestros soldados, pero ellos no tienen las armas necesarias ni escudos para defenderse, el gobierno no lo permite, o quizá es el pueble el que no lo permite, es algo que aún no sabemos.
    Me gustaría preguntarle una cosa, imagina que existiera la reencarnación y tuvieras la opción de escoger entre ser hombre o mujer,
    ¿qué elegirías?

    Un cordial saludo , un estudiante de enfermería cualquiera del s.XXI

    2
  38. Mirella López dice:

    Querida Florence,

    Han pasado 167 años desde el comienzo de la Guerra de Crimea. Un acontecimiento que ha marcado a la enfermería gracias a usted. Gracias a que consiguió lo que tanto valoramos hoy en día; La Teoria del Entorno. Gracias a usted hemos podido avanzar en el cuidado de las personas.
    Hoy, a día 4 de mayo de 2020, estamos en estado de alerta. Un virus, llamado COVID-19, está destrozando la vida de muchas personas, ya sea por las pérdidas provocadas o por los efectos secundarios que provoca el virus.
    Sin embargo, gracias a su teoría, hemos podido saber aplicar los conocimientos necesarios para sobrellevar esta situación.

    Para mi pesar, no se ha sabido solucionar el problema tan rápido como a la mayoría nos hubiera gustado.
    He podido darme cuenta que no todo depende de los sanitarios, si no que la indiferencia por parte de los ciudadanos hacia la amenaza ha provocado el descontrol en el país.

    Por más conocimientos que podamos adquirir para mejorar la salud entre la población, si esta no es partidaria a la cooperación, no se puede pretender llegar muy lejos en la guerra contra el COVID-19.

    Sin embargo, esta actitud reacia por parte de los ciudadanos no quita la gran labor que se está haciendo en conjunto. Estoy segura que si usted pudiera observar toda la labor que están llevando acabo los sanitarios, usted se sentiría muy orgullosa.

    Gracias por todo y espero que su memoria pueda ser rememorada todo el tiempo que se merece.

    1
  39. Silvia Eulalia Sanchez Flecha dice:

    Hola Florence.
    Me pone muy contenta poder decirte que te admiro porque fuiste valiente, obstinada y precursora en tiempos oscuros, donde poco se conocía de casi todo. Mostraste a quienes no reconocían tu labor, actos sencillos con los cuales se puede lograr mucho y sobre todo servir a la humanidad, tal es el lavado de manos. Te cuento que hasta ahora no logramos convencer a nuestros compañeros médicos lo importante que es. Este año ha sido declarado como el Año Internacional de Enfermería por la Organización Mundial de la Salud y se habían planificado miles de actividades para conmemorarse, pero sabes qué un evento mundial inesperado lo ha logrado antes, en todo su esplendor, estamos viviendo una pandemia, la cual ha resaltado grandemente nuestra labor, ya que, como siempre nos encuentra al frente, al pie del cañón, entregando todo por todos y para todos. Gracias por atenderme. Nos encontraremos oportunamente y brindaremos por la vida, la salud y sobre todo por la enfermería, la mejor de las profesiones. Añua mbarete, fuerte abrazo!

    4
  40. Guillermina Ferrández Franco dice:

    Querida Florence: Me llamo Guillermina y soy una enfermera veterana, llevo 34 años en la profesión y te digo que ha evolucionado mucho. Yo no he sido consciente de mi vocación de enfermera hasta hace poco, aunque desde pequeña me dediqué a los cuidados. Soy de la primera promoción de enfermeras adscrita a mi universidad pero durante mucho tiempo se nos ha considerado una profesión menor en la sanidad, incluso ahora que somos grado, máster y algunos compañeros son doctores se nos considera menos que a farmaceúticos, biólogos, químicos, psicólogos o médicos. Nos queda mucho por recorrer en la profesión pero siempre recuerdo que gracias a tus estudios estadísticos comenzó la profesionalización de las enfermeras; que debemos investigar y publicar para que quede constancia de nuestra labor y sirva de aprendizaje a nosotras y a futuras generaciones, y sobre todo valorarnos por todo lo que somos y el potencial que tenemos para mejorar la salud de nuestra sociedad. Sigo tu ejemplo para, sin descanso, seguir aprendiendo para proporcionar los mejores cuidados con evidencia disponible y conseguir el reconocimiento que deseo y merezco.

    2
  41. Bertha Cisneros Ruiz dice:

    Apreciada Florence:
    Estoy tan emocionada de poder escribir esta pequeña misiva, donde tengo la oportunidad de mostrarte mi admiración. Tu obra me parece monumental y digna de ser alabada y seguida por muchos de mis colegas.
    Siempre me asombro tu amor por mantener la salud de los pacientes y creo todavía más grande tu amor, entrega y compromiso por la profesión de enfermería.
    Les menciono a los estudiantes que la luz del conocimiento debería de ser una guía constante para el desarrollo de la Enfermería.
    En la epidemiología, me enorgullezco de mencionarles a los estudiantes, como tus conocimientos de estadística sirvieron y continúan funcionando para la toma de decisiones.
    En la clase de Administración te menciono como la gran precursora de la gestión y el liderazgo, en cada oportunidad, dignifico tu legado en la organización de los hospitales.
    Tu esencia, está presente al diferenciar el cuidado de la persona basado en el método científico y no como un acto rutinario o que se aprende a través de ver al otro hacerlo por repetición. El razonamiento lógico y la búsqueda de la verdad mantendrá la fuerza como profesión.
    En ocasiones me frustra el escaso reconocimiento que tenemos como profesionistas ante la sociedad, la discriminación y las lesiones de que hemos sido objeto en el país, durante la pandemia por Covid 19. Motivado por la ignorancia, el miedo y el desconocimiento de la gente.
    Escribiría páginas hablando de tu indomable carácter, pero hoy sólo quiero reconocer tu labor que ha trascendido a través de los años y reconocer en cada profesionista tu espíritu.
    Tu admiradora de hoy y siempre
    MCS BERTHA CISNEROS RUIZ

    2
  42. Mayra Solanye Galindo Huertas, Tunja (Colombia) dice:

    Tu instauraste la enfermería moderna y desde entonces los profesionales de enfermería han buscado mantener a la vanguardia tu legado. No ha sido fácil, del mundo que existía hace 200 años, queda muy poco en muchos sentidos y esto implicaría, que la enfermería se transforme en igual medida.Por suerte no hay un solo profesional de enfermería que crea que la enfermería es una profesión dada, sabemos que las luchas son inacabadas. La modernidad incluso es puesta en entredicho, hoy se problematizan las nociones de modernidad y racionalidad y efectivamente enfermería tendrá que hacer este esfuerzo sin embargo, no es un empeño fácil, pues si hay algo que está claro es que la enfermería nació moderna. Quizás es este sentido el que nos ha hecho realizar un giro en la mirada y centrar la nuestros debates en lo que por siglos hemos llamado la esencia de la enfermería: el cuidado, este más antiguo que tu leyenda,Florence y ligado al mismo nacimiento de la vida humana. Paradójicamente, entrado el 2020 el primer llamado de la OMS parecía sacado del enternecedor cumplimiento, como parte de la improvisada forma de valorar el cuidado, y como un presagio de los aplausos que llegarían más tarde, los directivos de la OMS harían “un llamado a los pacientes a agradecer a las enfermeras y las matronas su trabajo con “una flor, una tarjeta o una publicación en las redes sociales”.También todo esto puede ser el momento caótico que toda transición o cambio necesita y que nos invita a defender la delgada línea que señala el camino a epistemes distintas que den el valor necesario al cuidado de la vida ofrecido por enfermerxs, un cuidado que no compite, sino que es capaz de reconocer la pluralidad de saberes, la historicidad de lxs sujetos de cuidado, la posibilidad de construir diálogos proactivos entre prácticas, métodos y discursos, así el cuidado obtendrá un valor que se da, pero no se agota, en el reconocimiento y legitimidad social político y salarial. Florence, en nuestro año, en el que las naciones se unieron para reconocernos, tenemos que enfrentar que nuevas luchas empiezan, mientras que otras continúan y cada vez se diversifican más, y lxs enfermerxs pelean con las herramientas que tienen. Este año, como una jugada del destino en honor a ti, hemos vuelto a las trincheras, a la primera línea, al simbolismo del lenguaje de la bélico; y con éste, los miedos y la incertidumbre que se pueden esperar de cualquier batalla. El enemigo común un invisible, un virus que ataca sin piedad, que no se puede contener, y que acrecienta o hace más visibles, otras enfermedades de base: la violencia, la corrupción, la pobreza, el hambre y la exclusión. Por lo menos, como afirma Canclini “esta pandemia es un punto de inflexión que abre la posibilidad de hablar de todos los dramas que estamos viviendo.” [Leer comentario completo]

    2
  43. Ofelia Pérez García COMCE.A.C. Morelia Michoacán México dice:

    Florence, mi saludo es ¡Higiene!, tu grito de guerra, hoy dos siglos después resuena tu eco en todo el mundo, como la fuerza impulsora que logró salvar vidas de miles de soldados británicos en Escutari, legado de tu ser y hacer que impactó en el cuidado, dando luz a nuestra profesión. Este 2020 celebramos el año Internacional de Enfermería, año en que el mundo se volcó contra el germen mortal COVID 19, batalla que enfermeras (os) enfrentamos con tu grito de guerra ¡Higiene! El lavado de manos como primer defensa, afrontando esta pandemia a través de su esencia el “Cuidado” en la promoción, prevención, curación y recuperación, salvando millones de vidas, visibilizando la profesión de Enfermería ante el mundo. Florence celebramos la fecha de tu nacimiento el 12 de mayo de 1820, enfrentando esta mortal pandemia, otorgando el cuidado integral y oportuno en cumplimiento de nuestra gran misión. Es un orgullo compartirte que las enfermeras (os) del siglo XXI por encima de las adversidades enfrentan valientemente a esta pandemia con tu legado, el preservar la salud y la vida. Me despido expresando mi agradecimiento y reconocimiento de nuestro gremio por tu gran legado al mundo. Florence ¡Enfermera Visionaria!

    149
  44. Josefina Macias Nuñez dice:

    Querida Florence
    te escribo desde México en este 2020 declarado como tu año y desde el confinamiento de casa por la pandemia causada por el virus covid 19, desdí pedir permiso constitucional por los padecimientos de cáncer de mama como sobreviviente y diabetes mellitus como medida de prevención al contagio del virus, hoy en nuestros días ha prevalecido tu legado de entorno limpio e higiene de manos así como las formas de prevención de contagios de paciente a paciente en la atención individualizada ya que como tu lo mencionas en tu libro Notas de enfermería cada persona posee unas características propias de cada padecimiento y así durante mis 35 años laborando en el ámbito hospitalario y como docente lo afirmo cada momento el ser individual de cada persona no es igual al de otra mas sin embargo el tomar las medidas correspondientes para un fin colectivo ayuda sobremanera a salvar vidas y adquirir aprendizajes significativos desde el intercambio energetico uno a uno enfermera paciente, maestro alumno desde la visión holistica y humana aun continuamos con ese caminar gestionando recursos para el autocuidado y el cuidado de los demás un abrazo fraterno y solidario

    1
  45. Yolanda Sánchez Garrido dice:

    Querida Florence,
    me pongo en contacto contigo para agradecerte el esfuerzo que dedicaste a la creación de la profesión que ejerzo, la enfermería. Con el paso de los años hemos conseguido algunos logros para nuestra profesión pero no han sido tan destacables como fueron los tuyos convirtiéndote en la pionera de la moderna enfermería. Aún tiene más mérito por ser una mujer pues en tu época estabais destinadas a los quehaceres del hogar.
    Nosotros estamos viviendo tiempos convulsos, una pandemia de un virus desconocido nos azota y al igual que tu en Crimea, nos hemos puesto a luchar, contra viento y marea, cuidando a todos los enfermos con los pocos medios que nos han proporcionado, ahora, de noche, no nos paseamos por los pasillos con una lámpara pequeña, lo hacemos con una linterna, como ves seguimos tu esencia, continuamos reconfortando a los enfermos faltos del cariño de sus familiares por el aislamiento y extremamos nuestra higiene, tan importante y sencillo descubrimiento.
    Tu lucha fue admirable, supiste liderar el camino de la enfermería y de la investigación con tus trabajos estadísticos. Gracias por darnos las bases para podernos formar como profesionales independientes. Nosotros, los enfermeros, seguimos luchando por ello.
    Atentamente,
    Yolanda

    2
  46. Susana De Castro García dice:

    Estimada Florence:

    Estoy segura de haber elegido bien hace más de 25 años cuando decidí ser enfermera. Entiendo tu trabajo más que nunca, enfrentándote a situaciones dramáticas, complejas y demostrando que la enfermera no solo hace Ciencia sino que también tiene un perfil de autocrítica y reflexión profundos que nos hace avanzar a pesar de las dificultades. Dificultades que, créeme, siguen siendo muchas. Nuevos retos, nuevos escenarios que nos ponen en jaque, como ahora con toda la humanidad lidiando con un virus contra el que luchamos, además de con fármacos y equipos muy sofisticados, con las medidas de higiene y desinfección más básicas. Esas que tú ya demostraste eficaces en conflictos que desafortunadamente aún no han terminado en el Mundo. Pero seguimos sin tener toda la visibilidad y el peso que deberíamos en los ámbitos de toma de decisiones. Si, hemos cambiado. Si, la Sociedad sabe que existimos y que nuestro trabajo, CUIDAR, es relevante, sobretodo en momentos en los que el miedo hace acto de presencia y alabamos la labor del “personal” (deberíamos erradicar esta palabra) sanitario. Pero no es suficiente. Nos queda mucho. Gracias por iniciar una senda infinita e inagotable que seguiremos construyendo y por la que seguiremos luchando.

  47. Maria Beatriz Salazar Chávez, (México) dice:

    ACROSTICO
    Florencia Nightingale pionera de la Enfermería Profesional
    Lograste describir el primer modelo conceptual de Enfermería
    Obtuviste ser una verdadera heroína de la salud
    Registraste paso a paso de tus pacientes heridas e infecciones
    Enfermera observadora,analítica y critica en los cuidados con
    Nuevos paradigmas de cuidados que diste a conocer al mundo
    Con la calidad y calidez de ti gentil mujer.
    Increíblemente lograste disminuir la mortalidad en tu tiempo
    Actuando en forma decidida,segura y eficaz
    Nunca te rendiste en tus propósitos
    Indicando y verificando las medidas sanitarias
    Ganando la lucha a la muerte por cada alma salvada,con la
    Higiene el principio de toda atención de Enfermería.
    Tus aciertos como el apoyo en la creación de la cruz roja Británica.
    Interesada siempre en estadística plasmaste el diagrama de la rosa
    Garantizaste el cuidado profesional al lograrla insertar en la Universidad.
    Alcanzaste los más altos reconocimientos y
    Lograste las mas importantes aportaciones en
    Estadística Sanitaria y Epidemiología, gracias mujer científica.
    Autora Mtra. Maria Beatriz Salazar Chávez (México)

    1
  48. Camila Gacitúa, Hospital San Juan de Dios, Universidad de Santiago de Chile dice:

    Hola Florence,
    más que alguien del pasado a quien narrarle en qué estamos ahora (plena pandemia e hipermodernidad en algunas regiones) prefiero iniciar haciendo el ejercicio de mirarte como una colega, esa colega más experimentada que siempre tiene un buen consejo que dar respecto a los pacientes y a los y las mismas compañeras de trabajo. Esa colega con la que te sientes segura trabajando porque puedes pedirle ayuda o consejo. Esa colega que además de lo clínico o asistencial con los pacientes, sientes que te cuida a ti y al resto del equipo (emocionalmente, enseñando y escuchando).
    Ahora quiero «saltar» al pasado, hay varias preguntas que me habría gustado hacerte, escuchar tus opiniones, tus dificultades, tus propias críticas a tus privilegios o posición social, posición que a su vez permitió cimentar la profesión como la conocemos ahora. Finalmente me gustaría preguntarte qué opinas de nuestra crisis de identidad profesional, de las tensiones o nudos propios en una relación de cuidado…. qué consejos como esa colega experimentada y referente que serías, nos darías ahora…

    2
  49. Estimada Florence,
    Nunca pensé que iba a poder escribirte y contarte que te tengo de referente, desde aquel día en primer año de la carrera, una profesora nos contó tu historia, que alguna vez había escuchado al pasar. Ya en esa época soñaba con ser una enfermera neonatal, y poder mejorar el cuidado de recién nacidos y familias aquí en mi país.
    Vivo en la Argentina, un país en el extremo sur del mundo, que mientras sucedía la guerra de Crimea, donde te bautizaron la dama de la lámpara, se sancionaba la primera constitución argentina que sentó las bases jurídicas actuales, y adopta como gobierno la forma representativa, republicana y federal.
    He leído muchas de tus publicaciones, y me impactó muchísimo lo que relatas en Notas de Enfermería. En Londres, se morían uno de cada siete niños antes de cumplir un año, y allí surge la necesidad de tener un hospital especial para ellos. Y allí me di cuenta como trasciende la palabra escrita.
    Junto con un grupo de colegas, hace más de 10 años empezamos una iniciativa de escritura, una revista de Enfermería Neonatal en idioma castellano, porque aquí no se habla inglés, y la literatura disponible es poco accesible para enfermería. Se publican trabajos científicos de interés para los profesionales de enfermería y de otras disciplinas abocadas al cuidado perinatal y neonatal.
    Quería preguntarte si te gustaría escribir un artículo en este tiempo de pandemia, sobre el COVID 19, y me atrevo a proponerte que seas integrante del Comité Editorial. Podrías revisar artículos de tan variados temas, que no me imagino cómo pudiste saber tanto de todo.
    Sobre todo, quisiera que puedas decirnos como hiciste en el medio de tanta adversidad mantener tu visión de la enfermería, y trascender después de 200 años de tu nacimiento.
    Todos los días en la práctica de la enfermería neonatal en la unidad de cuidados intensivos neonatales, cuando se presenta un problema pienso, como lo hubiese resuelto Florence?
    Espero puedas aceptar mi propuesta, seguimos comunicadas,
    Guillermina

    8
  50. Mitzi Kathya G. Flores-Ramírez, Ciudad de México (México) dice:

    Mitzi Kathya G. Flores-Ramírez. Ciudad de México (MÉXICO)

    Hola Florence, estoy feliz de compartir este momento contigo, pasaron ya 200 años y te siguen llamando “La Dama de la lámpara” y la Madre de la Enfermería moderna, para algunos eres la fuente de inspiración y para otros la de aprendizaje, para mí, eres ambas, porque con ellas me gustaría desarrollar más el pensamiento crítico y con el tiempo tener esa sabiduría que posees y trascender, soy recién egresada de la Universidad Panamericana que está en espera de su título, sé que aún me falta camino por recorrer pero estoy comprometida con esta ciencia, que también es un bello arte.

    Actualmente nos enfrentamos a una pandemia por Coronavirus, esperamos encontrar pronto la cura. Estos días han sido difíciles, pues la gente ya no está acostumbrada a permanecer en casa, como personal de salud, la mayoría va a hospitales y por otro lado algunos publicamos información relevante acerca del tema, mediante diferentes sistemas de comunicación que deberías conocer, te asombrarías muchísimo de lo útiles que son.

    Te agradezco el tiempo y te puedo decir que cada vez somos más profesionales que apostamos por la Enfermería Basada en Evidencia.

    43
  51. Indiana Luz Rojas Torres (Barranquilla-Colombia) dice:

    Estimada Florence,

    El mundo entero vive momentos difíciles y al igual que tu en la guerra de Crimea, muchas de nuestras colegas se encuentran en primera línea de batalla haciendo lo mismo que tu hiciste en su momento: «salvar vidas». Obviamente,en condiciones y contextos diferentes. Sin lugar a dudas tu legado cargado de inteligencia, liderazgo, transparencia, esa perfección bendecida por el temor y amor a Dios hacen que los enfermeros y enfermeras vayamos más allá de una simple atención de salud y es que ese inexplicable llamado a servir, el cual tu recibiste con tan solo 17 años, es nuestra esencia.

    Este año, en el que ya somos millones en el mundo y en el cual se cumple el bicentenario de tu nacimiento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha declarado como nuestro año. Me preocupan los nuevos retos a los cuales nos enfrentamos y estamos en deuda:
    1. El envejecimiento poblacional, lo cual hace necesario redireccionar nuestra practica y formación.
    2. La salud mental: las cifras muestran indicadores altos en depresión, intento suicida incluso en escolares, necesitamos enfermeras al frente de esta nueva «epidemia».
    3. La Atención Primaria en Salud, fuimos formadas, desde el asistencialismo, se requiere un cambio curricular hacia la APS.

    No terminaría de escribir, solamente Florence te pido que por favor motives desde el lugar en que te encuentres, a nuestras líderes para que se invierta mucho más en formación de enfermería, oportunidades laborales, y sobre todo el el liderazgo con las competencias adecuadas para contar con sistemas de salud eficaces, equitativos y sostenibles.

    Indiana Rojas

    Florence, toma el control, reúne a las lideres, representantes de agremiaciones, para que tu, la «dama de la lámpara» que salvó vidas y que nunca descansó ante quienes tenían poder de desición, necesitamos una voz que nos salve y u trabajo durante las décadas siguientes ayudó a establecer a la enfermería como una carrera respetable para las mujeres y a mejorar los hospitales, para que se volvieran lugares limpios y espaciosos en los que los pacientes se pudieran recuperar.

    1
  52. Magdalena Aguero Caro(Chile) dice:

    Miss Florence:
    Es 2020 y la pandemia por coronavirus Covid-19 ha arrebatado la vida a más de 183 mil personas en el mundo. Aún no hay una vacuna para esta enfermedad. El tratamiento de miles de contagiados debe hacerse en hospitales y centros habilitados como hospitales de campaña, como los que usted organizó en Crimea. Un siglo y medio después, para enfrentar este gran desafío sanitario, las Enfermeras y Enfermeros del mundo entero han comprendido lo que significa “estar al frente” conformando la primera línea de atención, otorgando un cuidado humanizado, basado en la mejor evidencia científica disponible y en los valores y principios que nos legó y que procuramos transmitir a nuestros estudiantes, durante su formación universitaria en la más bella de las bellas artes: la Enfermería, en la Universidad de Magallanes, Punta Arenas, Chile.
    Una vez más el futuro de la humanidad depende de los Cuidados Enfermeros junto con el avance en Ciencia y Tecnología. Por ello, al terminar el día, en los hogares de todo el mundo se encienden miles de luces de esperanza y gratitud para quienes han estado junto a los enfermos: las enfermeras y enfermeros, testimonio y vida de la Enfermería Moderna. Infinitas Gracias!

    2
  53. Alejandra Narváez Haro dice:

    Estimada y recordada Florence
    Uno de los mayores sueños de nuestra vida enfermera es poder hablar contigo y preguntar un par de cosas que son necesarias para tocar nuevamente los corazones de enfermeros y enfermeras del mundo que sienten que tu mano estuvo cercana en la elección de esta hermosa y maravillosa carrera. Solo pediré que aún en los momentos difíciles y amargos de nuestra carrera, no dejes de recordarnos aunque sea entre sueños que cada uno de nosotros nacimos con un destino en común el cual es el arte del cuidado, cuidado que a veces se nos olvida que es mas allá de realizar un procedimiento, el cuidado es creer bajo una fortaleza científica y humanizada que aquella persona que llego a nuestras manos salga de ellas con una sonrisa, con una sensación que pese a todo se realizó y se entregó todo lo necesario. Gracias por creer en ti y a la vez creer en cada uno de nosotros, quienes nos desempeñamos por el mundo, siendo parte de la atención clínica, gestión, docencia, investigación y algo que este mundo nos ha enseñado que juntos y unidos podemos salvar al mundo. Gracias solo por haber existido.
    Un Abrazo virtual

    2
  54. Amada Florence
    Nunca pensei na possibilidade de escrever uma «carta para ti». Em tempos de «Covid 19» é quase impossivel nao lembrar de ti e de tua bravura (que hoje se reproduz nas maos de milhares de Enfermeiros/Tecnicos de Enfermagem ao redor do mundo) no enfrentamento de molestias em soldados feridos nos tempos da Guerra da Crimeia. Você lutou com sabedoria contra um sistema que pouco valorizava as mulheres e sua capacidade cognitiva e politica mostrando «ConsCiencia» por meio de suas anotacoes e graficos epidemiologicos que o «ambiente» influenciava no comportamento
    das doencas e em sua transmissibilidade. Hoje vivemos em um momento parecido em que mesmo com comprovacao cientifica sobre a transmissibilidade do SARS Covi2 e sua repercussao na saude das pessoas muitas pessoas da sociedade consideram estes cuidados «um exagero»!
    Apesar disso, resisto, te defendo e te agradeco por deixar a lamparina iluminar meus caminhos como Enfermeira e a acender novas chamas no coracao de Futuros Enfermeiros. Lavar as maos com agua e sabao nunca foi tao enfatizado como hoje e você ja tinha alertado. Ate Breve, Roberta

    3
  55. Brenda Hidalgo Mares dice:

    Estimada Florence
    Es particularmente un momento histórico por el cual la sociedad de todo el mundo esta viviendo, me es grato tener el contacto contigo después de doscientos años de tu nacimiento, fuiste una gran pensadora de tu tiempo, reconociendo que gracias a ti surgió la enfermería moderna, al paso de los años prácticas que iniciaste en su tiempo aún ahora se llevan a cabo.
    Quién lo diría que después de haber pasado por aquella guerra donde gracias a los cuidados que brindaste las personas aprenderían sobre la base de la epidemiología. Inspiraste y sigues inspirando a millones de enfermeras en el mundo.
    La fortaleza, valor, entusiasmo, amor, con los cuales estuviste dispuesta a defender tus ideologías, dieron pie a lo que es ahora enfermería, te hacías una pregunta en su momento, ¿Cuanto tiempo tendrá que pasar, para ver a la enfermería que deseo?, aún en estos tiempos, sería un tanto difícil reconocer que posiblemente esa idea de enfermería que tenias, no ha llegado a ser.
    Actualmente estamos en pandemia, y gracias a la prevención es que se ha podido un tanto controlar, ver a los compañeros enfermeros estar al pie de cañón en cada uno de los servicios donde se atiende a estas personas en situación de salud crítica, es admirable; pero también es lastimoso, ver las situaciones tan precarias y críticas que muchos de ellos tienen en cuanto a contrataciones y pagos, los cuales no reflejan el valor del trabajo que se ejerce. Agradezco infinitamente formar parte de esta profesión, en la cual así como tú existen tantas y tantos que me han inspirado. No puedo terminar esta carta sin mencionar a Newman, quién definió a enfermería como «La enfermería es el estudio del cuidado de la experiencia o vivencia de la salud humana», creo que más que explicar esta compleja definición, sería importante en cada uno de nosotros poderla reflexionar.

    3
  56. Trinidad López Sánchez dice:

    Querida Florence: soy una enfermera del sur de España que trabaja siempre en el turno de noche,cada día que voy a mi trabajo practico tu conocida Ronda nocturna de seguridad ahora con linternas sofisticadas, pulsiosimetros y soportes digitales pero cuya esencia en la vigilancia y prevención hacia nuestros pacientes con resultados efectivos en salud y bienestar .Pero tu legado nos ha dejado muchos otros aprendizajes y valores que son los que consagran esta bella profesión que en estos momentos difíciles nos pone a prueba por estar tan cerca del riesgo y vivir la incertidumbre de lo desconocido. Y como es tiempo de tomar conciencia y pararnos un poco, dot gracias por encontrar este rato para areconocerby homenajear tus cualidades tan valiosas que te erigieron como.ld enfermera perfecta: esos conocimientos en matemáticasde, esa representaciones gráficas de la mortalidad en la guerra de Crimea que recuerdo cada día a ver los números de infectados y los que tristemente han perdido su vida por algo que parece incontrolable. Tu influencia en la mejora de las condiciones de higiene de forma comunitaria fueron capaces también de disminuir ja mortalidad en la India.; el lavado de manos , la ventilacion y la higiene toman ahora especial relevancia por encima de medicamentos sofisticados o hasta de los propios antibióticos. Y te admiro.por muchas más cosas.: esa defensa del feminismo , la autodeterminación contra lascexpectativas de los matrimonios convencionales ingleses que seguro te sirvieron para sentar las bases de nuestra profesionalizacion. También te recuerdo al conocer la valiosa obra de ayuda social de la Cruz Roja con la que estuviste muy relacionada en tu defensa del servicio social y comunitario que tanto valorctoma ahora en nuestra Atencion Primaria de Salud. En fin, te recuerdo cada día, en mi trabajo y fuera de el porque diste valor a lo sencillo y lo importante pero con conocimiento e inteligencia y sobre todo con valores que humanizan cada uno de tus teorías o informes . Esos valores a menudo olvidados por muestra vida estresante y a los que quiero enfocar ahora mi atención plena destacando el de la GRATITUD. Gracia, mil gracias por haber existido.

    2
  57. X. Luís Álvarez dice:

    Compañera Florence, de nuevo contigo. Mi carrera profesional, que tu conoces muy bien, porque has sido una constante en mis lecturas y recuerdos, entra en la tercera fase y lo hace en un momento que el mundo entero se encuentra convulso y confuso por una nueva pandemia de caracteristicas diferentes a otras conocidas. Supongo, que en tus tiempos las cosas tampoco eran muy faciles, guerras, falta de recursos sanitarios, pobreza e ignorancia a partes iguales y muchisima menos capacidad tecnológica. Hoy a los sanitarios nos llaman heroes e incluso nos aplauden todos los días y motivos para ello existen de sobra pero en tu época, vuestro trabajo y dedicación si que era una misión de titanes, por eso creo que, dentro del sufrimiento y la incertidumbre hemos tenido mucha mas suerte que las de vuestra generación. En esta pequeña nota, quiero señalarte una cuestión que a pesar del tiempo transcurrido y de los estudios y avances en todos los terrenos del conocimiento, seguimos sin tener una respuesta adecuada. Me refiero, a los temas de prevención, promoción y educación para la salud. Aquello en lo que tu fuiste pionera, vanguardista y tanto nos llevas alumbrado con tu «eterna lampara» de conocimiento sigue siendo algo secundario y ninguneado. Cada cierto tiempo cuando brota un problema de salud de esta magnitud, vemos como la tecnología y la farmacopea, siendo de gran ayuda, tienen que ceder protagonismo a esas materias que tu pusiste, hace tantos años, en primera linea de trabajo y que las enfermeras somos los brazos y las mentes mejor situadas para llevar adelante. Siento mucha tristeza por este fracaso colectivo, de nuevo vemos que el lavado de manos y la higiene general, son las medidas principales y fundamentales para vencer la pandemia y las noticias nos devuelven, mayoritariamente, hospitales, respiradores, ucis, etc y demasiada medicalización y escasa presencia de cuidadores, de enfermeras, de trabajo social, etc. Pero soy optimista, creo que, ahora, de estos errores la humanidad sacará nuevas conclusiones y la puesta en valor de todo lo que tu aportaste al conocimiento humano alcanzará la dimensión que en justicia y ciencia le corresponde. Un abrazo Florence, hasta pronto.

    2
  58. Juan Rodolfo Collado Soto dice:

    Estimada y admirada Florencia. Te escribo esta misiva justo cuando el mundo del siglo XXI sucumbe ante una pandemia denominada COVID-19 producto del modernismo caracterizado por la sobre-producción y consumismo excesivo. Impulsado por una política de mercado que clasifica a la sociedad por su poder económico generando pobreza y desigualdad. Y donde la salud y la educación pierden su caracter publico y se enfilan al comercio y al libre mercado.
    En fin; hoy estamos ante un dilema mundial sustentado en un supuesto avance científico y tecnológico y en una sociedad llamada del conocimiento y donde la mutación de un virus esta poniendo en evidencia a un sistema neoliberal que se tambalea en sus propias bases surgidas de la ambición de poder, de la corrupción y de la impunidad…
    Cuanto añoramos los valores sentados en otros tiempos basados en la realidad, en la posibilidad, en la verdad y en la ética de una sociedad que priorizaba la vida humana.
    Cuanto añoramos tus métodos observacionales del medio ambiente donde la naturaleza actuaba en la recuperación de la salud, la higiene y el lavado de manos.. la educación y la profesionalización del personal de Enfermería.
    Hoy podemos presumir que somos muy profesionales; pero que te cuento; esa sociedad a la que servimos y cuidamos nos agrede porque piensan que somos portadores de los virus de la enfermedad. Hoy en pleno siglo XXI la enfermería suplica piedad a una sociedad que no ha visto que llevamos siglos al cuidado de su salud.
    Hoy en honor a tí la Organización Mundial de la Salud nos otorga el año internacional de la Enfermería y eso es grandioso. Pero llegó en un momento crucial de una pandemia donde se entrecruza nuestra capacidad profesional, nuestros valores y lealtad profesional y la intervención de una sociedad que no comprende nuestro compromiso social y profesional.

    1
  59. Ana Belén Arredondo Provecho dice:

    Hola Florence, aunque estamos pasando una pandemia muy dura, me siento orgullosa de poder ayudar tanto a los pacientes como a los compañeros. En estas circunstancias, donde tan importante es la higiene de manos, la limpieza y la desinfección del entorno del paciente y del mobiliario que está en contacto con el. Aprovecho para hacer constar que, aunque las cosas han avanzado mucho en nuestra profesión, sin embargo, estamos teniendo muchos problemas con las resistencias de los microorganismos a los antibióticos. A día de hoy, no sabemos cómo abordarlo. Trabajamos cada día en fomentar la higiene de manos, pero no te molestes si te digo que, a nivel internacional, sólo nos realizamos higiene de manos entre el 40 y el 50% de las veces que recomienda la OMS. Y además el cumplimiento es más alto en los momentos de después del paciente que en los momentos de antes del paciente. Me atrevo a decir que a veces no somos conscientes de los riesgos a los que sometemos a nuestros pacientes con nuestras manos contaminadas. Aprovecho para agradecer a la OMS, que nos haya dedicado la Campaña de Higiene de manos de este año a las enfermeras y a las matronas. Podemos sin duda ninguna con muy poco esfuerzo, evitar la transmisión de microorganismos entre paciente y paciente y con este simple gesto garantizar su seguridad. Quiero incentivar a todas las enfermeras, para que cumplan los 5 momentos y de esta manera, evitar el uso de antibióticos a nuestros pacientes. Es nuestra manera de contribuir al bienestar del paciente y acorde con la importancia que se ha dado siempre a lo largo de la historia de nuestra profesión a la limpieza y la desinfección, cuidando con mucho rigor a cada paciente que pase por nuestras manos. Podemos avanzar solo si caminamos sobre una base sólida: «Garantizar la seguridad de nuestros pacientes». De esta manera, la tecnología puntera, tendrá un gran éxito.

    1
  60. Mariangela Aparecida Gonçalves Figueiredo dice:

    Mrs Nightingale, Enfermeira e educadora
    Com emoção escrevo esta carta para lhe falar sobre sua influência na formação e na prática da Enfermagem de nível superior no Brasil. Ao longo de sua existência você escreveu várias cartas para enfermeiras de diversos países para auxiliá-las na criação e implantação de Escolas de Enfermagem. Na década de 1920, quando os Estados Unidos da América (EUA) já tinham suas escolas de enfermagem, uma fundação denominada de Fundação Rockfeller investiu na formação de profissionais da área da saúde no Brasil, enviando a Enfermeira Ethel Parsons para conduzir esse processo. A primeira Escola de Enfermeiras de nível superior foi criada e implantada em 1923 na cidade do Rio de Janeiro (RJ), seguindo seu modelo de educação com adaptações do modelo americano, sendo denominado modelo anglo-americano. A partir desta Escola denominada de Escola de Enfermagem Anna NERY (EEAN), muitas foram criadas em outros locais no Brasil, chegando até a cidade de Juiz de Fora, no estado de Minas Gerais, onde me formei em 1983. Sobre suas publicações o livro Notes On Nursing – What It Is, And What It Is No, é o mais conhecido e utilizado nos processos educativos, na pesquisa e na produção de artigos científicos. Recentemente pesquisei sobre a construção da identidade profissional da enfermeira em dois de seus livros, Notes on Hospital (1859) e Notes On Nursing – What It Is, And What It Is No (1860), e constatei a influência na identidade da enfermeira brasileira. Como estudiosa de suas obras, faço uma analogia do seu conhecimento sobre a prevenção de doenças, isolamento de doentes, transmissão cruzada, visitas e registros, tudo documentado com evidencias, com a atual atuação dos profissionais da área da saúde diante da pandemia do COVID 19, e concluo o quanto seu conhecimento e ensinamentos foram fundamentais na formação da enfermagem mundial. Os meus mais sinceros agradecimentos.
    Mariangela Figueiredo

    1
  61. Concha Germán Bes, Zaragoza (España) dice:

    Estimada Florence Nigthingale, llevo muchos años descubriendo tu obra. Confieso que tuve cierta envidia de tu amplia formación, muy lejos de la que mi familia podía proporcionarme, pero eso ya lo superé; tu curiosidad científica siempre me ha acompañado.
    En 2010 en el primer centenario de tu muerte, revise tu libro “Notas de Enfermería” y en la primera página ya decías tu concepto de enfermedad para después describir tu teoría del cuidado: «Comenzaremos tomando como principio general que toda enfermedad, en algún momento de su curso, es más o menos un proceso reparador, no necesariamente acompañado de sufrimiento. Un esfuerzo de la naturaleza para remediar un proceso de envenenamiento o de deterioro, que ha tenido lugar, semanas, meses, algunas veces años antes, pasando inadvertido, ocurriendo, pues, la terminación de la enfermedad mientras se realizaba el proceso anterior». A continuación añadías que «la misión enfermera era colocar al paciente en las mejores condiciones para que la naturaleza actúe sobre él».
    En la pandemia del Covid 19 parece que se extiende la idea de que este virus ha saltado del vampiro o pingolin a las personas, y que esto se debe a que estamos acabando con el Planeta. Florence ¿cómo podemos convencer a nuestros conciudadanos del mundo, que no podemos seguimos el ritmo actual de: pobreza, contaminación, disrruptores endocrinos, fitosanitarios, incendios masivos… tendremos una pandemia tras otra?.

    9
  62. Jesús Roberto Garay Núñez, Culiacán, Sinaloa, (México). dice:

    Estimada y admirada: Florence Nightingale

    En 1934 fue fundada la Escuela Superior de Enfermería Culiacán de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Como en todas las universidades del mundo tu legado y tu ejemplo es la piedra angular que inspira a la formación de recursos humanos en enfermería con una formación científica. La enfermería actualmente se encuentra en fase preparadigmatica, el desarrollo epistemológico que hemos alcanzado como disciplina, ciencia y profesión a contribuido para que los individuos, familias y comunidades. Mantengan su estado de salud a través de la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. Así como el cuidado complejo que se brinda a las personas para la recuperación de su salud. Esto contribuye a que los profesionales de enfermería transiten del paradigma biomédico (cuantitativo) que explica los fenómenos mediante el método hipotético-deductivo, al paradigma psicosocial (cualitativo) que busca comprender la realidad social de los cuidados de la salud por medio del razonamiento inductivo. Sin duda integrar ambos paradigmas a la práctica profesional de enfermería contribuirá a que los profesionales de enfermería tengan una visión más completa de los fenómenos que interactúan en la persona de cuidado para brindar un cuidado humanista e integral.

    Agradezco tu atención.

    Atentamente
    Dr. Jesús Roberto Garay Núñez
    Escuela Superior de Enfermería Culiacán
    Universidad Autonoma de Sinaloa
    Culiacán, Sinaloa, México.

    3
  63. Anderson Saldaña Quiroz dice:

    Hola, como estas Nightingale, soy Anderson, es una dicha enorme el poder escribirte una carta y contarte tantas cosas en la que vos fuiste participe en una parte importante de mi vida. soy enfermero profesional me recibí hace un par de años, pero antes comencé a estudiar el auxiliar de enfermería por un motivo mas económico que por gusto, sin saber a lo que me enfrentaba y por necesidad empece a estar en el mundo de la enfermería, ya que a la paralela de estudiar hacia acompañamiento para pacientes en sus hogares, termine de estudiar y comencé a trabajar y seguir estudiando y sinceramente te cuento que fue una experiencia maravillosa el poder saber que fuiste, eres y seras un ejemplo tan grande en la humanidad, ya que tu amor, tu empata, tu valentía y perseverancia por atender a las personas tan necesitadas de tanto amor, afecto, empatía, de alguien que les diga que todo va a estar bien, alguien que se preocupe por ellos, por personas vulnerables, personas padeciendo dolores, personas en estado moribundo y personas sabiendo cuentan con vos y que sos su única esperanza. El que estuviste ahí para ellos me llena de orgullo, me gustaría que en este tiempo todos los profesionales de salud tomen tu ejemplo, es necesario.
    Ahora yo sigo estudiando y no parare hasta lo ultimo que pueda llegar. la dama de la lampara, una verdadera vocación, gracias por ser una enfermera con todas las letras, marcaste una historia en el que siempre te recordaremos como la fundadora de esta gran vocación de ser ENFERMERO.

    1
  64. Gonzalez De la Cruz Rossana Pascuala dice:

    Querida Florence es un gusto poder escribirte y hacerte llegar mis palabras de admiración por lo que hiciste en medio de la Guerra de Crimea y la educación en enfermería tu legado es muy grande e importante para la salud de nuestros pueblos;te cuento que estamos en medio de una pandemia y estamos trabajando duro por nuestra población,te pedimos nos guies y le pidas al Señor nos de voz ante las autoridades de nuestros paises y el mundo que permita que nos escuchen y podamos cambiar esta realidad,sigue siendo un ejemplo para todos nosotros profesionales del siglo XXI pero que muchas veces nos dejamos acallar por los más fuertes,nosotras representamos al colectivo de enfermería el más grande dentro de los profesionales de la salud y también a nuestros pueblos y los más débiles,que nuestra voz se escuche y podamos ser ejemplo como tu lo fuiste.
    Gracias por todo lo que hiciste y sigues haciendo por la enfermería.

    2
  65. Digna Josefina García Revilla dice:

    Florence: En estos doscientos años de tu nacimiento, me siento bendecida por la oportunidad que las personas de esta organizaciòn nos brindan a todas y todos los profesionales de la Enfermería del mundo. Siento un innegable compromiso con mi familia, colegas y estudiantes por expresarme de quién ha sido un modelo a seguir. Sabes , en este momento enfrentando la pandemia de este siglo, siento el orgullo y la satisfacción del deber cumplido, y aunque ya estoy jubilada y abuela, se que soy útil y productiva dónde estoy enseñando a mi familia tu historia, tu teoría sobre la luz, ventilación y del lavado de manos…y sirviendo de consejera a quienes conocen mi trayectoria como enfermera quirúrgica y docente de enfermería. Es un placer sentir que mi nieta de 2 años se lava las manos con la técnica…y los que están más grandes se recuerdan lo que ‘abuelita les enseñó’. Siempre estoy orgullosa al referir que fuistes una de las primeras mujeres matemática y experta en estadística, y que con principios y técnicas básicas pudistes contrarrestar las infecciones durante la guerra de Crimea, cuidando a miles de soldados con minimos recursos. Fuistes una excelente mujer y mejor ser humano que ha trascendido espacios, y también el espíritu de cada una de las personas que escuchaban mis conferencias al hablar de ti. Mis estudiantes deben recordar que es cuestión de actitud, y que nuestra imagen será eternamente visible al internalizar que no es tan solo ser una excelente ENFERMERA O ENFERMERO definitivamente hay que ser EXCELENTE PERSONA. Desde aquí , desde mi corazón ,mis respetos , y espero encontrarte dónde quiera que estés..

    3
  66. Cecilia Landman Navarro dice:

    Florencia, maestra querida, te contaré en que estamos en este tiempo, hemos tenido una lucha con el cuidado humanizado, te preguntarás si acaso el cuidado por definición no es humanizado, para que veas tu, tuvimos que ponerle apellido, al parecer, en el camino se nos deshumanizó. Algunas explicaciones, el exceso de trabajo, el número limitado de colegas, los modelos institucionales que privilegian los factores económicos del cuidado, fíjate que ya no hablamos de personas o pacientes, hoy nos referimos a usuarios, gestionamos los GDR, con un claro modelo mercantil. Hoy día, nos enfrentamos a una brutal pandemia, dirás tú con lo avances tecnológicos y científicos podríamos asumirla mejor, pero no, los científicos están desconcertados, observando su paso por el mundo. Las consecuencias para tus discípulas ha sido el distanciamiento de sus seres queridos, el contar con limitados recursos las ha puesto en riesgo de enfermar y enfermar a otros, para las personas la muerte en solitario, quienes necesitan de la luz cálida de tu lámpara y compañía, como veras los frutos de tu modelo han dejado una huella imborrable, por ello te doy las gracias y a quienes te han seguido.

    4
  67. Apreciada Florence:
    Estos días la humanidad ha visto el nacimiento de una nueva enfermedad, muchos/as enfermeros/as del mundo han puesto a disposición su trabajo, sus conocimientos y sus propias vidas, para cumplir con el juramento de cuidar.
    Como si la historia se repitiera, muchos/as al igual que tú lo hiciste, han dejado sus hogares y están en primera línea para acompañar y ayudar a salvar vidas. La vocación nos llama, y no importa si es una guerra, una enfermedad, el hambre, una catástrofe natural o la pobreza, siempre habrá un enfermero/a ayudando a quien lo necesita.
    Gracias por tu legado.

    2
  68. Esmeralda Navar Laborin, (México) dice:

    Muy apreciada Florencia:

    Te saludo desde México, es para mi mucha felicidad poder dirigirme a ti y expresarte mi sentir en estos momentos, en que la incertidumbre quiere invadirme.
    Primeramente quiero agradecer tu legado, tu entrega por tu semejante y sobre todo tu visión de que las cosas pueden ser mejores. Hago mía en cada día tu visión de que por el camino de la enfermería, podemos alcanzar bendiciones y de que mejor servimos a Dios, cuando mejor servimos a nuestros hermanos los hombres. Tu me inspiras a luchar por siempre ser mejor; aunque te confieso, últimamente la negatividad a tocado a mi puerta. Ver a compañeros y pacientes que parten debido a esta nueva pandemia, me parte el corazón y empieza a crecer en mi el miedo. He recordado tu labor en Crimea y pienso que tu también estuviste a pie de lucha y que fuiste contagiada en algún momento, pero tu espíritu fue aun mas fuerte que lograste vivir paras transmitir tu legado. Es por ello que cojo valor de tu ejemplo y sigo, es cierto con cierto temor, pero con la camiseta bien puesta de cumplir mi deber. Así yo también cada día que se me preste de vida, lo haré valer la pena: por mi y por mis semejantes. Gracias por lo compartido!!!

    3
  69. Merilyn Guerra Ramírez, (Venezuela) dice:

    Apreciada y Respetada Florence, a pocos días de celebrarse su natalicio tengo la gran oportunidad como enfermera y como profesora, orgullosa de trasmitir a las nuevas generaciones su legado; de compartir con usted como es Enfermería en el 2020.
    A nivel mundial, se libra una batalla contra un enemigo invisible, batalla en la que Enfermería, representa un papel fundamental. Imagino que usted como pionera en la revolucionaria idea de que los fenómenos sociales pueden llegar a medirse y someterse al análisis, visionó lo que hoy día un grupo de personas realizaría con base en los fundamentos que a bien nos regalo, la sanidad y principios de higiene, como derecho innegable a cualquier individuo, independientemente cual sea su clase social, o bien sea enfermo, herido o moribundo merecen ser tratados con dignidad y respeto.
    Hoy por hoy, cuando centro mi orientación en relatar a mis estudiantes, con pasión y entrega la historia de una mujer , que inició el camino de una disciplina con un cuerpo de conocimiento propio, no existe mas que agradecimiento; cuando leo, investigo y reflexiono sobre la importancia que usted otorgó al método científico, el uso de la estadística, el cambio en la estructura de los hospitales y la formación del personal, lo que ha permitido realizar continuamente reformas de los cuidados de enfermería, con un enfoque centrado en la investigación y resaltando la importancia de un ambiente saludable en la promoción del bienestar físico y mental de los pacientes.
    Hoy solo puedo decirle Simplemente Gracias, si tuviese otra vida para escoger, usted nuevamente seria y representaría mi modelo a seguir.

    2
  70. Silvia Mary Calveira Gallo dice:

    Estimada Florence, haz sido un ejemplo a seguir, para todas quienes dedicamos nuestra vida a esta Profesion a la cual como tu, amamos, respetamos, y actuamos con etica conviccion, teniendote como nuestra proculsora, visionaria, sabia, que nos haz dejado el mas brillante legado a continuar. En este siglo a 200 años de haber sido, estamos nosotra/os, quiene seguimos transitando tu camino de luz y continuamos enhalteciendo esta profesion.
    Hoy los dias se han transformado en muy complejos y nos ha hecho repensar, que debemos prepararnos màs y màs, en los cientifico, pero sin dejar de lado la humanidad, empatia que nos debe caracterizar como seres humanos que somos. En la pandemia que nos azota debemos de priorizar la vida en todas sus congnotaciones y cuidar y cuidarnos para que este mundo continue por muchos, muchos años màs… y podamos cumplir…300…400 y miles de años recordandote como icono que eres. Debemos aprender y reaprender cuales son las prioridades de la existencia humana coexitiendo con el entorno, con todos los seres vivos y los otros elementos que son necesarios para la vida. Existen muchoas teoricas, modelizadora/os que te sucedieron de los cuales tambien aprendemos, pero cada uno de nosotros enfermero/as somos seres pensantes, individuales que contribuimos desde nuestra humilde ubicacion en la sociedad con aportes para que continues siendo la lider, desde siempre y por siempre. Agradecida a la vida, a mi familia que me apoyo en lo que soy y a ti por todo lo que nos heredaste que abrio una nueva era de cambio, transformacion y visibilizacion a esta profesion. Orgullosa de ser enfermera siempre estoy en cada paso que doy. SER ENFERMERO. Dar continuidad a tu sabiduria a traves de cada uno de los que hoy te representamos con dignidad, responsabilidad, compromiso. Gracias mil veces gracias a todo el colectivo de enfermeria y entre todos los que cuidamos vidas y quienes la pierden en su labor, mis sinceras felicitaciones. Somos tu hermosa e invalorable, herencia Florence.

    3
  71. Irais Pérez Pérez, Puebla (México) dice:

    Buenas tardes mi querida Florence, me llamo Irais Y soy una enfermera de Puebla, México; el poder realizar estas lineas me causa profundos sentimientos que van desde la tristeza y ganas de llorar, hasta una alegría y paz muy profunda, porque para mí representas mucho; de inicio porqué soy hija de una excelente enfermera que entrego su vida al Cuidado por 44 años, después porque al seguir sus pasos he sido muy feliz, he aprendido mucho y he tenido la oportunidad de conocer a gente maravillosa en mi camino. Esta disciplina me ha dado mucho, desde mi formación como licenciada el conocerte a través de mis maestras era maravilloso, escuchar a Mago Campos como te describía o a Magdalena Sotomayor siendo tan ella con sus ocurrencias siempre atinadas y su gran conocimiento, a mi querida Teresa Salazar Peña mi mentora y guía, en fin a todas y todos mis docentes que hasta la Maestría me aportaron experiencias.
    Me he desarrollado en el ámbito hospitalario y docente; cada vez que veo a mis estudiantes de primer año frustrados por no entender la Filosofía de Enfermería, retomo tú ejemplo y los invito a luchar como lo hiciste durante toda tú vida, que pongan el nombre de la Enfermería moderna en alto y que aún cuando nos falta mucho por hacer no desistan. En las clases de estadística no puedes faltar y menos en las de investigación.
    Me siento muy honrada por ser lo que soy, soy Orgullosamente Enfermera Universitaria y tú Florence eres mi mejor ejemplo.
    Reflexionando acerca del momento que estamos viviendo me parece increíble que siendo este el año de la Enfermería, estemos ante tal reto, Poner el nombre de la disciplina en alto, creo sinceramente que es un momento de oportunidad, para que nos hagamos Visibles ante sociedades que nos atacan y que nos discriminan, es momento de demostrar que somos una disciplina que día con día crece y que trabajamos hombro con hombro con otros profesionales sin rendirnos, que nuestra formación es solida y basada en la evidencia científica; pero también que somos humanas y empaticas con nuestros semejante y que las relaciones de Cuidado las generamos en todos los ambitos donde nos desarrollamos.
    Solo te doy las gracias por luchar por esta disciplina y me comprometo a ponerla en alto en todo momento.

    1
  72. Oscar Javier Vergara Escobar, (Colombia) dice:

    Buen día

    Florence, Desde Colombia admiramos la tenacidad, rigor, coraje y fuerza con la que sacaste adelante muchas tendencias que hoy son la base para la práctica, la investigación, educación y desarrollo disciplinar de enfermería, dificl de creer no? 200 años despues. Sabemos que cuando se persevera y se insiste en los sueños se logran muchas metas.

    Hoy en pleno año 2020 estamos enfrentados quizas una pandemia que tuvieron que vivir en sus tiempos muchos colegas… pero hoy la ciencia avanza a pasos gigantes y tenemos un mundo que aunque grande es… nos ha quedado pequeño cuidar su entorno, con la finalidad de mantener la vida humana, se que puedes llegar a reflexionar, de como podemos aportar en estos tiempos… y quizas sea una oportunidad para afirmar que los enfermeros somos visibles… más sin embargo luchamos, investigamos y reconocemos fenomenos propios del cuidado que dejamos plasmados en documentos, llamados articulos cientificos.
    Pero creo que es hora de volver a la esencia… la vida…la cotidianidad, ser más observadores y siempre luchar por un mundo o quizas ya otros mundos que en el futuro nos experan fuera de este planeta… Sólo quiero decir que tu esfuerzo hoy es visible y que con amigos Sidney Herbert, nos ariesgaremos a ganar una vez la batalla de un Virus, una sociedad que piensa solo en el cápital fisico y que quizas ha perdido el norte de lo más valioso… la vida humana, vista como una oportunidad para ser felices en este paso corto.

    Con aprecio

    Tu colega y admirador

    Oscar Javier Vergara Escobar

    3
  73. Zoila A. Villagaray Maguiña, (Perú) dice:

    Querida Florence, soy una enfermera peruana de 67 años, durante mi experiencia de casi 30 años en el ejercicio de mi profesión, te tuve como mi horizonte profesional, mi guía y mi inspiración, cuando cansada en las noches de guardia quería flaquear, veía tu imagen al pie de un soldado postrado y clamando ayuda, entonces pensaba, que suerte tengo, porque esa no es mi realidad; hoy tengo ganas de gritar al mundo que no me equivoque al tenerte como mi musa profesional, hoy, tengo deseos de retroceder años y hacer lo que tu hiciste en una escena de mucho dolor, como es lo que estamos vivendo hoy dia, en el año 2020 en que el mundo sufre y llora a los miles de muertos y otros tantos conectados a una máquina con la esperanza de volver a la vida. Quisiera volver a mi juventud, ahora, en estos momentos de angustia para hacer lo que tu hiciste. Florence, amiga y colega, hoy nuestra profesion ha tenido la oportunidad de poner en practica tus enseñanzas, las Enfermeras peruanas valientes y orgullosas de su profesion, cuidan bajo el reflejo de la luz electrica, emulando tu lampara de luz, llevan amor y vencen el cansancio como tu. Gracias porque diste el primer paso en los anales de la estadistica. Gracias por ser la madre y fundadora de la Enfermería. El mundo entero te reconoce y hoy en esta pandemia, no sabes como te necesitamos; apelaremos a las enseñanzas que nos dejaste y practicaremos todos los conocimientos que en tus notas de Enfermeria nos dejaste. Hasta mañana Florencia, porque quien te conoce, te recuerda diario.

    la humanidad, aunque el riesgo es muyalto, porque aparte de ser
    , porque llevo en la sangre la profesión de enfermera
    pensar que solo debemos cumpolir con lo que siempre has promovido: La Higiene.

    1
  74. Maria Cristina Márquez S. dice:

    Querida Colega: me resulta fantástico poder agradecer a tu generosidad, tu templanza, tu entrega, tu creación como servicio al próximo.
    Gracias por la enorme consciencia social que demostró tu trabajo, tu servicio, tu profesionalismo, que trasciende todos estos años.
    Hoy frente a una pandemia, que ha estremecido a las nuevas generaciones, llenándolas de miedo e inseguridad, reviso el cómo
    tu enfrentaste guerras y pandemias con mínimos recursos pero con un corazón abierto al servicio y a mejorar las condiciones del momento.
    Para mi, has sido la mejor guerrera y referente. Me enorgullece haber elegido esta profesión de entrega y cuidado al semejante.

    3
  75. Florence buenos días. Te escribo desde Colombia, y quiero decirte que llego tu hora, hoy mas que nunca el legado de tu conocimiento lo esta reconociendo el mundo entero, pero aun muchos no te conocen y estamos aquí tus enfermeras para realizarte un reconocimiento y dar a conocer a todos que, gracias a los cuidados básicos de la higiene se puede salvar miles de vidas. Quien iba imaginar cuan grande seria tus enseñanzas y así como salvaste tantas vidas, ahora estas salvando mas. Las Enfermeras hemos sido quienes estamos en primera linea frente a la salud publica, a la atención primaria y seguimos siendo poco reconocidas pero no importa, porque estamos aquí por el amor al prójimo, para hacer realidad nuestra verdadera vocación, el servicio. No me imagine que te iba a escribir pero siento un profundo respeto y admiración, gracias Florence, gracias por darnos el saber de la enfermería, por hacernos visibles, por crear desde lo científico esta bella profesión, que seria el mundo sin ella? y es por ti que estamos y hemos sido el motor de la salud en los países, el respeto ante nuestra familia y ante todo este orgullo que siento de ser enfermera. Ya estoy pronto a terminar mi servicio publico pero el ser de la enfermería lo llevare hasta la tumba y mas allá si Dios lo permite. Espero que, el sistema de salud de todos los gobiernos, reconozcan el valor inigualable de las bases de la epidemiologia y las estadísticas que dejaste a la humanidad y hoy mas que nunca como cuando lo hiciste en la guerra de crimea, valoren la labor, el servicio, el conocimiento, la vocación y el amor de la Enfermería. Todo mi aprecio por Usted y lo que nos dejo.

    1
  76. Marcos Diez dice:

    Estimada Florence,

    Quién diría hoy que tendríamos la oportunidad de hablar contigo, dos siglos después de tu nacimiento y en pleno año de conmemoración de la profesión enfermera con campañas internacionales como Nursing Now. Campaña que pretende dar a conocer e influir a políticos y gobiernos para la inversión en la figura de las enfermeras mundialmente.

    Fuiste tú la persona que ha dado visibilidad a la profesión tal como ahora la entendemos y dándole sentido más que nunca al cuidado. Queremos que sepas que cada día, a las 20h, la gente sale a sus balcones. Te preguntarás para qué. Muy sencillo. Salen porque las crisis dan sentido a la propia existencia de la persona, dan sentido de aquello que es importante frente a lo accesorio y nos ha hecho comprender que la Sanidad y las personas que la integran son imprescindibles en nuestras vidas. Porque sí, un nuevo bicho llamado COVID-19 ha puesto en jaque a los sistemas sanitarios y a las personas.

    Y hoy más que nunca nos acordamos de ti. Luchadora incansable, epidemióloga, investigadora, matemática y sí,… enfermera. Gracias por se impulsora de esta gran profesión, gracias porque tus aportaciones en el pasado aún están presentes en la actualidad, gracias y gracias por tanto.

    Gracias!

    2
    • Carla Rojas dice:

      Estimada Florence quien diría que estaría comunicandome con quien fue mi inspiración, y por quien hoy soy la profesional que soy, quisiera agradecerte por tu lucha, tu inspiración, tu grandeza y que más personas continúen tus enseñanzas para que enfermería llegue al nivel en la cual se la reconozca como profesión y no como administrativas de los médicos.

      2
  77. Patricia Orsingher, Buenos Aires (Argentina) dice:

    Querida Florence:
    Mi nombre es Patricia, te escribo desde América Latina, Argentina, Buenos Aires, vivo en una gran ciudad y en un país con variados paisajes hermosos y nuestra comunidad se conforma con individuos de diferentes procedencias y distintas culturas que podemos convivir y disfrutar de la diversidad.
    Soy Licenciada en Enfermeria y docente , en este momento histórico estamos recorriendo ,como vos hiciste, momentos difíciles, los cuales hace que nuestra creatividad y atención se motive.
    Todos los días hablo y hablo de tu teoría, hoy tan efectiva.
    Nis días desde que comenzó la cuarentena cambiaron, recorro los pasillos del hospital público donde trabajo, repitiendo a mis colegas y a todo el personal de salud , la técnica adecuada y efectiva del lavado de manos, con dos colegas armamos la caja con luz ultravioleta para dicho testeo.
    Así todos podemos concientizar nos con la adecuada realización de la técnica.
    Se que entre todos saldremos de esta situación.
    Saludos cordiales.

    Lic de Enfermeria Orsingher Patricia
    Ciudad Evita Partido de La Matanza Buenos Aires Argentina

    2
  78. Teresa de Jesús Solís López dice:

    Quería Florence, ¿cómo estás? Espero que al leer estás líneas, te encuentres muy bien, que yo lo estoy, aunque preocupada. Sabes, desde que decidí estudiar Enfermería fui conociendo y posicionándome en un lugar donde puedo cambiar paradigmas sobre nuestra profesión, pero es algo complicado, puesto que se ve inmerso la ignorancia, la falta de sentido común y hasta el machismo en nuestra profesión, y eso, me genera cierta tristeza, razón por la cual he decidido escribirte, deseando puedas responder a mis cuestiones y me enseñes, en medida de lo posible, tu secreto para continuar en esta batalla. Por otra parte, las nuevas generaciones de Enfermería siguen trabajando para colocarnos en lo que tanto deseamos: Enfermería basada en la evidencia y eso, es un gran reconocimiento para todos y todas aquellas personas que decidimos vivir en la disciplina. Se han generado estudios, recomendaciones en nuestros marcos conceptuales e inclusive se han creado asociaciones que incluyen a los estudiantes, sí desde pregrado, en las implicaciones de la profesión, y eso es algo significativo en mi país: México, porque quiere decir que estamos trabajando en pro de la profesión. Me despido, enviándote un fuerte abrazo, gracias por tanto. «NO SE HACE ENFERMERA/O, SE NACE SIENDO ENFERMERA/O, Y SE LLAMA VOCACIÓN» TdJSL.

    1
  79. Querida Florence:
    Justo ahora que conmemoramos los doscientos años de tu nacimiento y en medio de la pandemia por Covid 19 es preciso recordar tu elevada profesionalidad y humanismo.
    Gracias por tus cuidados implantados en una situación de guerra a favor del control de las infecciones, mejorando las condiciones sanitarias de un hospital de guerra y tus enseñanzas.
    Gracias por iluminarnos a todas las enfermeras con tu lampara, con la que hacías las rondas de visitas a tus pacientes en la guerra de Crimea, señal de tu humanismo y por mostrarnos que no hay profesionalidad, ni ciencia, sin evidencia científica y sin humanismo.
    Gracias por sentar las bases de la profesionalización de las enfermeras, con el establecimiento en 1860 de la escuela de enfermería en el Hospital de Saint Thomas
    Gracias Florence por perseverar en tu decisión de ser enfermera y por decantarte por esta profesión de los cuidados y ser nuestro faro y guía, gracias por empoderarte en esa dura época victoriana y empoderarnos a todas las enfermeras

    1
  80. Respetada y recordada Florence, a pesar de los dos siglos que nos separan, tu idea del cuidado basado en principios tan básicos como la limpieza y el orden, continúan siendo los pilares fundamentales en el control de las temidas infecciones, por tu tiempo vinculadas a las heridas de guerra, junto con otros problemas de salud.
    Compartiste el momento histórico del progresivo descubrimiento de numerosos microorganismos y su causalidad unida con las infecciones, tu contemporaneidad con R. Koch, L. Pasteur, J. Lister entre otros, no ha sombrado el reconocimiento, el respeto y el mérito de haber luchado contra esos minúsculos seres vivos que todavía no se conocían con la precisión de hoy, a pesar de ello, tus presupuestos de actuación no necesitaron de ese creciente conocimiento, porque tus acciones, constituyeron en aquel tiempo (todavía sin la ayuda de los antibióticos), la forma principal de la lucha contra su invisibilidad.
    Durante años, formaste parte y referente en los contenidos de mis sesiones con los estudiantes de primero de Enfermería, al citar los principales hitos que nos sirven de referencia para ubicar el contexto del conocimiento de los microorganismos y de las enfermedades infecciosas, en su prevención y control, junto con Galeno, Hipócrates, Leeuwenhoek Semmelweis, Jenner, Hunter y otros ya citados, sin olvidar el continuador de tu obra en nuestro ámbito, Rubio Gali.
    Han pasados doscientos años como dije al principio, hoy una secuencia de ARN, esta retando a la humanidad, ha puesto en jaque a los sistemas sanitarios, sin embargo, a pesar de los adelantos, se combate con los mismos sencillos argumentos, aquellos con que aplicaste e instruiste a ese primer grupo de enfermeras que te acompañaron a Crimea y que extendieron los preceptos Nightingale y la identidad enfermera por el mundo.
    Gracias Florence por tus aportaciones de entonces, hoy permanecen vigentes.

    6
  81. Siempre había una pregunta en el examen de acceso a la Escuela de Enfermería que decía: ¿Quien es la precursora de la enfermería en el mundo? Y como no podía ser de otra manera la respuesta eras Tú. Y por supuesto, yo no sabía ni tan siquiera que existías. Con el tiempo he podido comprobar la importancia de aquella pregunta de examen, y por supuesto, de la respuesta.
    No sabría como dirigirme a ti para agradecer que el mundo nos haya dado una Florence; tan grande has sido que con una ha sido más que suficiente. No hay curso, seminario, o charla que tenga ocasión de impartir que no empiece diciendo «…la culpable de todo esto es ella…» , con una foto tuya en pantalla. Fuiste una adelantada a tu tiempo, y la prueba está en que los cimientos de la enfermería actual del S XXI (desde donde te hablo) son el legado que nos dejaste hace ahora 200 años.
    Vivimos un momento delicado en la sociedad actual donde la enfermería está adquiriendo un reconocimiento social y laboral de dimensiones nunca pensadas hace tan solo 30 años, y todo gracias a la senda que nos dejaste. Eternamente agradecido, Florence, por haber existido y por hacer lo que hiciste, aunque es posible que nunca pensaras lo que realmente nos aportaría tu obra labrada con una pequeña lámpara, que seguramente también a tí te guiaba hacia tus objetivos, que a día de hoy, son aún nuestros objetivos. Tu modelo de cuidados son el esqueleto y armazón de los modelos de cuidados que en la actualidad aplicamos a nuestros pacientes. Conseguiste de la enfermería que además de arte, se convirtiera en ciencia. Gracias de corazón.

    6
  82. Me resulta realmente complicado escoger una palabra que me permita «conectar» con un ser humano tan extraordinario como tú, Florence.

    Pero, sin embargo, me complace tener la oportunidad de poder expresar libremente mis pensamientos y mis percepciones sobre la enfermería que nos dejaste como legado (también en la estadística, medicina, salud pública…) Y no es casual, si digo que podemos presenciar, en pleno siglo XXI estás más viva que nunca. Y así es, porque en estos momentos de nuestra historia, de nuestro devenir, han llegado unos microorganismos que luchan por asentarse; y que están combatiendo contra todos los avances sanitarios alcanzados hasta el momento. Florence, quiero contarte como las medidas que imperan en los ambientes sanitarios, se encauzan en la línea que hace «algunas décadas» nos propusiste de forma persistente y como resultado de un incansable e impecable trabajo. Ahora más que nunca apareces en mis momentos de reflexión en donde se engranan esos elementos racionales que luchan, mediante la prevención y la higiene. Una prevención contra «LA infección» y una higiene imprescindible en toda la ciudadanía, sin excepción alguna.

    Recodar tu trayectoria, me (nos) llena de una satisfacción enorme, una satisfacción que alcanza a gran parte del colectivo profesional de la enfermería. Tu camino nos demuestra como los «grandes pasos en la historia» no se dan mediante la búsqueda de atajos que nos permitan alcanzar más rápidamente nuestros objetivos. Lo valioso solo se demuestra con la dedicación y perseverancia, y aquí Florence es ejemplar.

    Siento (sentimos) que poder compartir tu conocimiento siempre será una forma de respeto y de reconocimiento hacia tu trabajo MINUCIOSO; y que además, en su momento y por perspectivas de distinta índole, tuvo que ser demostrado con un esfuerzo sobrehumano. Y digo esto porque aunque nuestro sentido del oído ha escuchado en más de una ocasión como «la enfermería es imprescindible», actualmente la lucha continua por llegar a ser MUJERES-ENFERMERAS EVIDENTES Y CIENTÍFICAS.

    Estamos como tu Florence, trabajando duro en el camino.

    Un abrazo grande, destino «tu recuerdo»

    18
  83. Querida Florence. Soy un enfermero Mexicano y te escribo para agradecerte profundamente la esencia que le has dado a enfermería como disciplina científica. En cada conferencia a la que soy invitado para hablar de liderazgo, siempre estás tú. Pongo de ejemplo tus valores, tu convicción, tu vocación de servicio y los principios de limpieza, luz, aire, agua potable, nutrición, recreación… sabes, todos estos principios rigen cualquiera de los hospitales en todo el mundo y las más de 30 teorías de enfermería que tenemos a 200 años de tu nacimiento. Cuando doy clases de estadística, les muestro tu rosa, cuando enseño filosofía, enseño con el epicureismo (pues estoy seguro que llegabas al conocimiento a través de la felicidad), cuando doy investigación hablo de tu capacidad de observación y de las «notas de enfermería»… pero lo mejor de todo, cuando veo a mis compañeras y a mis estudiantes desanimados, les cuento tu historia. Gracias por haber existido, gracias por seguir siendo ejemplo para las y los enfermeros de todo el mundo.
    Erick Landeros Olvera, Doctorado en Enfermería.

    10
  84. Nunca pensé que podría tener la oportunidad de hablarle, Florence. Supe de su existencia en mis clases como estudiante de primer curso, ya lejanas en el tiempo, pero vivas en mi memoria como si fuesen de esta misma mañana. El entusiasmo de aquella profesora por hacernos entender cómo ella vivía la historia de nuestra profesión, me permitió percibir lo importante que es creer en lo que uno hace, y que en cualquier ciencia, para ayudar a su avance, precisa, entre otras cosas del método científico y de su historia. Todos conocen sus grandes intervenciones en Crimea, pero en Londres, descubrió las verdaderas bases de la higiene y la Salud Pública, siendo un referente en la salud comunitaria. Ir a los domicilios de las personas, para ver cómo viven, es una de las formas más valiosas de ayudar a su salud, y hoy, en Abril de 2020, 200 años después, en mitad de una gran crisis sanitaria mundial, su ímpetu en demostrar la importancia de la higiene, la ventilación y los cuidados en el entorno doméstico, sigue salvando millones de vidas en todo el mundo. Gracias, Florence, por ser la primera enfermera comunitaria de la historia, por luchar por el preventivismo, por enseñar al mundo la importancia de lo sencillo en la dimensión más puramente doméstica de la salud, la que todo el mundo ignora y no se ve; gracias por dejar en tu legado, una forma de ayudar a salvar vidas hoy y siempre.

    31
  85. Manuel Amezcua dice:

    Querida Florence:
    Somos un grupo de colegas, te hablamos desde el siglo XXI, justo en el año que conmemoramos los dos siglos de tu nacimiento. Lo hacemos desde todas las partes del mundo, pues tu figura nos inspira a todas las personas comprometidas con el cuidado de la salud. Siguiendo tu ejemplo, lo hacemos perseverando la dignidad de las personas que cuidamos y construyendo ciencia a partir de los saberes que emanan de nuestra experiencia. Todavía te llamamos la “dama de la lámpara” porque con tu ejemplo nos iluminas cotidianamente. Y no solo a quienes nos dedicamos al arte de la Enfermería, sino también a quienes enseñamos a las jóvenes generaciones, a quienes nos afanamos en producir investigación y a quienes tienen responsabilidad en la gestión de las instituciones. Porque tú fuiste precursora y lideraste las reformas que hoy hacen de la Enfermería una de las profesiones socialmente más reconocidas. Te dejamos con este torrente de palabras con las que nos gustaría testimoniar que sí mereció la pena tanto esfuerzo y tanta dedicación a nuestra profesión durante tantos años de tu vida. Hoy te lo queremos agradecer con el principal instrumento que utilizamos para cuidar a las personas: la palabra.

    Manuel Amezcua (Granada, España), por la Fundación Index y su Red Internacional de Centros Colaboradores.

    18
    • Encarnacion Duran Carranza dice:

      Querida Florence,
      Despues de dos siglos tengo la oportunidad de ponerme en contacto con usted y el motivo que me guia no es otro que hacer un poco de introspeccion.
      En los tiempos que estamos viviendo las enfermeras del mundo ante esta pandemia necesitamos de ti, de tu valentia, de tu coraje y de tu sabiduria. Tu nunca te diste por vencida ante las adversidades de tu tiempo, luchaste por cada paciente y por cada grupo social cuidando de sus problemas de salud.
      Hiciste de la observacion y de tu inteligencia dos armas poderosas para vencer la enfermedad y a la sociedad.
      Hoy dia las enfermeras debemos encontrar el camino para que se nos oiga, tener un efecto positivo en la sociedad, revertir los efectos de las malas gestiones administrativas que nos hacen imposible seguir cuidando con arte. Yo me siento orgullosa de ser enfermera y seguir tu paradigma.

      2
    • Clara Isabel Posada Abadía dice:

      Apreciada Florence, soy enfermera, como tú, han pasado muchos años desde tus inicios. Ahora la tecnología ha avanzado mucho, pero tus principios siguen siendo los mismos, la limpieza, desinfección. Ahora un virus nuevo nos ha puesto a prueba a todos los enfermeros del mundo. Cómo tú en tu época, he tenido que atender muchas personas desde que me gradué, pero es en este momento dónde he tenido que recurrir a lo básico y ha algo tan primitivo como el confinamiento como forma de prevención. Florence, como tú he viajado a otras tierras desde mi natal país, he conocido diferentes culturas, personas, pero tú legado sigue intacto, como una madre. Hoy en día, hacemos investigación y publicaciones de nuestros trabajos, para mejorar la atención. Es así, querida Florence que debes sentirte orgullosa de que como hijas hemos enaltecido y profesionalizado la Enfermería. No que más sino agradecerte por ser pionera. Atento, saludo, Clara Isabel Posada Abadía, enfermera,doctoranda, Universidad Autónoma de Madrid

      19
    • Pepa Lopez dice:

      12 de Mayo del 2022.
      Estimada colega:
      Me gustaría haber estado con usted por videollamada, como en otras veces, pero sé que está muy ocupada, por eso le envió este correo electrónico.
      Antes de todo felicidades por su 202 cumpleaños. La última vez que la vi fui en mi hospital la Reina en Mayo del 2020, para recoger una mención, no sé si me recuerda.
      Todavía me acuerdo cuando supe de usted por primera vez. Yo no la conocía hasta que mi profesores de la asignatura de Fundamentos de la Enfermería, me mostraron su persona. Ese día, fui a la biblioteca y la vi allí, no estaba muy comunicativa, en una esquina, en la que brillaba una lamparilla de una mesa de estudio, creo que estaba inmersa en su investigación, y se fue corriendo para el hospital. He de ser sincera, no me llamo la atención ese librito, notas de enfermería,pero me lo habían recomendado, y lo leí. He de decir, que sólo releía ideas y recomendaciones que en mi familia, como mi bisabuela, las llevan haciendo de toda la vida, la verdad, por favor, no me considerare pretenciosa, solo hablo desde mi perceptiva. Pero he de decir, que me han parecieron más interesante su estadística, y la tesis de su colaboradora como la Drª.Elena Santaines Borreda.
      Ahora, he recordando que hace 2 años justo, trabajamos juntas, parece mentira que pasáramos una pandemia, en el año que celebramos por la OMS su cumpleaños. Me acuerdo cuando empezó, sabíamos poco de lo sintomas/signos del virus SARS-COVID-19, todo iba muy rápido, nadie tenía mascarillas ni EPis, pero gracias a Dios, a su intervención y a los esfuerzos de todas/os, en especial los/as enfermeros/as de todo el mundo, ya se ha pasado lo peor. Ya sabe que tuvimos muchas bajas de enfermería, fue muy doloroso, y muchas personas por todo el mundo fallecieron, pero la vacuna dio una tregua, a pesar de esto hubo un repunte.
      La gestión creo que fue lo que falto al principio, pero gracias a sus indicaciones, y que se presentó, como refuerzo de la planta Covid del Hospital , pudimos resistir a la pandemia y controlarla. También se educo a las personas en el uso de normas y recomendaciones que usted ya nos había comentado, se impuso el uso de la ventilación, luz solar, mascarilla y lavado de manos para tod@s. En ese año de la pandemia, he de decir, que por fin la entendí y aplique en los protocolos lo que escribió en sus publicaciones. Lo que para mí es “normal y lógico», desde pequeña, la población, se le tiene que enseñar mediante la educación, sobre todo con las medidas de seguridad, higiene, de sostenibilidad ambiental, calidad, etc
      Sin más, me despido, espero volver a tener noticias de usted o vernos, a los mejor en algún congreso, disfrute de su cumpleaños con la gente que le rodea. Gracias por iluminarnos el camino en los tiempos difíciles .
      Un fuerte abrazo.

      10

Añade tu comentario