Resilencia en tiempos de covid

“La vida está llena de cambios y lo mejor que puedes hacer es abrazarlos”

Reyes Gonzalo Heredia
Universidad de León (España).

En las primeras noticias de covid que se comentaban en los telediarios de España, parecía que nada grave iba a suceder y que de un resfriado se trataba. Nadie le daba mucha importancia, incluido yo y por tanto seguía mi día a día, que en ese momento era la animación sociocultural en un centro de mayores de Madrid. Era una época de cambios, ya que venía de trabajar en Salamanca, de algo totalmente diferente y que por circunstancias de la vida estaba haciendo, que era reponer zapatos en un centro comercial. Ese trabajo quedó atrás y me encontraba en Madrid haciendo lo que realmente me gustaba que era el ámbito social con personas mayores. Lo que anteriormente en mi trabajo en Salamanca eran malas caras por parte del jefe, estrés continuo, etc.

Ahora se convertían en caras amables de los residentes de este centro de mayores, también de los trabajadores que conformaban este lugar se portaba de diez conmigo y me hacían sentir uno más. Parecía que todo iba bien, aún con las complicaciones que supone vivir en una capital como Madrid, pero algo que parecía un simple resfriado, se convirtió en algo más alarmante y poco a poco se hablaba del confinamiento como una solución real para evitar la propagación de este virus, y efectivamente el confinamiento era real e inminente, por lo que la empresa en la que trabajaba como animador en dicha residencia me dijo que sintiéndolo mucho teníamos que parar mi trabajo por un tiempo hasta que la situación se calmara y estabilizara. En cuestión de pocos días pasé de estar a gusto en una ciudad y en un lugar de trabajo, que parecía tan complicado en los tiempos que corren, a coger mis maletas y bajar a mi ciudad de nacimiento, Jerez de la frontera. Allí tuve que volver a convivir con mis padres cosa que no hacía desde hace 7 años, debido a mis estudios en Salamanca y a mi posterior viaje a Amsterdam a probar suerte. Por tanto, ante este nuevo reto tenía que vivir con ellos y adaptarme a unas obligaciones y a unas normas, todo ello sumado a que estábamos en confinamiento, es decir, 24 horas encerrados en una casa.

En estos meses de estricto confinamiento no estuve nada a gusto, no por mis padres en sí, si no a tener que acostumbrarme a estar en un sitio encerrado, sin mis compañeros de mis numerosos pisos donde he vivido, sin poder ir a tomar una simple cerveza o a socializar. Todo esto sumado a la incertidumbre de qué hacer con mi vida, ya que nunca he estado tanto tiempo sin hacer nada, todos los días solo hacía más qué pensar y nada más que pensar, hasta que tomé la decisión de seguir formándome en el ámbito académico y decidí iniciar un máster a finales de septiembre, con la idea de que este virus nos respetara y ya poder convivir con él de una manera más cómoda. Por tanto cogí la maleta y tiré para la ciudad de León, para realizar mi máster en envejecimiento saludable, pero a pocos días de comenzarlo, otro pequeño revés parecía que golpeaba mi estabilidad de nuevo y fue la noticia de que mi máster, debido a la falta de estudiantes, no se iba a poder realizar. Parecía que otra vez tenía que volver a Jerez y de nuevo a pasar días y noches pensando qué hacer con mi vida y que rumbo quiero coger, pero actué con rapidez y solicité a la universidad que me cambiaran de máster a otro que ya miré y me interesaba.

A las pocas horas de comunicarme la universidad que no se realizaba mi máster, ya estaba en otro máster y con la situación bajo control. Ahora estoy cursando el nuevo master, pero parece que el virus sigue haciendo de las suyas y mi cabeza que no para quieta, sigue dando vueltas a si he tomado la mejor decisión. Aun así, estoy contento de la decisión y en cualquier momento que me llamen para trabajar en lo que es mi pasión, el ayudar a las personas mayores, ya sea desde el ámbito del trabajo social como de la animación, allí estaré sin dudarlo, cogeré de nuevo la maleta y me meteré en otra aventura ahora sí con otra carga que es el máster.

Pero opino ya para finalizar que la vida está llena de cambios, momentos en los que te crees que va a pasar una cosa y pasa todo lo contrario o de repente te ves en una situación que no planteabas en ningún momento y en cuestión de minutos te encuentras en una difícil situación y aun así hay que adaptarse a ellos, ya que si no es así estos cambios podrán contigo y lo mejor que puedes hacer es abrazar a estos cambios, ser conscientes de que los cambios siempre van a estar ahí e intentar adaptarte a ellos sin miedos.

Cómo citar este documento

Gonzalo Heredia Reyes. Resilencia en tiempos de covid. Narrativas-COVID. Coviviendo [web en Ciberindex] 05/01/2021. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1867
 

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa