Enfermera, paciente y ansiedad ante la enfermedad COVID-19.

“Soy enfermera y sigo en la lucha junto con los pacientes”

Erika Verónica Medina Valdez
Enfermera. Medicina Interna. Hospital General de México.

Cuando se dieron las primeras noticiad de la enfermedad deCOVID-19 nunca pensé que fuera llegar a México y mucho menos a que en el lugar donde laboro sería un hospital COVID. Y cuál fue mi sorpresa que para el 27 de febrero del presente año se dio a conocer la noticia del primer caso en México; y 64 días después del primer diagnóstico, el número de pacientes aumento exponencialmente alcanzo un total de 19.224 casos confirmados y 1.859(9,67%) fallecidos y las cifras siguieron aumentando. En el Hospital General donde yo laboro se brindan atención a toda la población con servicios de Consulta Externa, Terapia Intensiva, Medicina Interna (M.I.) Cirugía y Urgencias. Ginecología, pediatría, entre otros Al empezar a recibir pacientes con este diagnóstico se modificaron los servicios y asi adaptar el hospital. En Marzo de 2020, nombrado Hospital COVID-19, por el Gobernador del Estado en conjunto con el Secretario de Salud, se giró un oficio donde se mandan a resguardar al personal vulnerable esto hizo que disminuyeran el número de la planta de enfermería, así como otros departamentos, se dio la contratación de personal para cubrir las necesidades de la falta de personal pero con el poco tiempo y la gran demanda de personal se contrata a enfermeros con experiencia y sin ella, para atender pacientes con coronavirus aunque nadie estábamos preparados para lo que se venía ya que esto cambiar la rutina por completo.

Con la llegada de la pandemia los protocolos y la organización al principio no fueron factible, los primeros pacientes que llegaron por síntomas fueron ingresados al servicio de medicina interna, posterior llegan pacientes con diferentes patologías y no se les realizaba el estudio para verificar o descartar la enfermedad COVID, solo ingresan al servicio que requería el paciente. Un día llega la Jefa de enfermeras del habla con mi compañera y yo; (nosotras tenemos muchos años trabajando en el servicio de M:I) donde nos dice: muchachas ustedes como tienen experiencia con pacientes críticos una de las dos tiene que entrar esta semana y estarán entrando una cada semana, el lunes siguiente ya hay pacientes con coronavirus, dijimos que sí, mi compañera dijo yo primero, y paso su semana: El día 21 de Abril ,llego a la coordinación para que me proporcionen el equipo de protección para entrar al área COVID y me dan solo una bata, botas, gorro y guantes desechables, me asignan con otra compañera al Área de Medicina Interna Covid, ya vestida, ingreso al área y me entregan 4 pacientes, tenemos que recibir como de rutina el carro rojo, material y equipo, me presento con uno paciente el cual era candidato para intubar, me pide que le retire al oxigeno porque va al baño, después que ir al baño el paciente lo escuche insuficiente y me pedía que le pusiera el oxígeno; yo le dije que no se levantara aquí le traigo el pichel para que orine y no se me agite, está bien dijo, me llamo por mi nombre y me pregunta ¿cuántos años tiene trabajando?, casi 29, y dijo: se nota con el trato que me da, yo sonreí, y conteste lo hago con gusto, le pregunte que de donde era, dijo que Choix un municipio de Sinaloa, que trabajaba de albañil y que tenía una niña de 11 años y un niño de 9 años y que estaba casado, también me pidió un cargador que le había mandado su esposa porque quería hablar con ella, está bien le dije, le coloque catéter para oxígeno a 3 mml, quedo estable con una saturación variable ( SpO2) de 98,95.%

Al día siguiente, ya me proporcionan equipo, igual recibiendo carro rojo, material y equipo, para después toma de signos vitales, al mismo tiempo me habla la coordinadora del área y pregunta ¿Cuanto tiene de saturación el paciente de la cama 18?, le digo pues varia entre 88,90,pero porque está platicando, así quedo, cuando de repente miro que entran dos médicos uno de ellos era Anestesiólogo con muchos años de experiencia y el otro era Neumólogo joven; nunca lo había mirado, pasan a ver al paciente y le dicen; amigo le vamos a intubar porque no alcanzas a respirar al cien le dijo el Anestesiólogo, me dicen pásale una ámpula de Vecuronio y después Midazolam porque lo vamos a intubar y acerque el carro rojo, espéreme le digo al médico no tengo nada preparado porque no me avisaron y no se conectar el ventilador le dije, la compañera acerco el Ventilador, los tubos de caucho, el agua, las sondas para aspirar, el anestesiólogo empieza a querer intubar al paciente y no puede, el mago de laringoscopio no tenía pila y el medico no llevaba sus lentes, empezó a gritarnos y le dijimos tranquilo no se exalte, pero gritaba porque no podía mirar, traía empañada los googles y la careta, opte por sacar la linterna de mi celular el cual lo llevaba en una bolsa de plástico, intubo a ciegas y por experiencia, entraron aproximadamente a las 10:00am y salieron una hora después, dio indicaciones verbales y se retiró, se estabilizo al paciente y pasa al siguiente turno. ¡Otro día más !.

Día dos, me enfoque al paciente intubado, entregaron pendientes, al acercarme al paciente escucha mi voz le agarro la mano y le digo tranquilo Rosario aquí voy estar contigo, tenía manchada la sabana, las piernas y el piso de sangre donde los compañeros del turno nocturno no pudieron colocar la Sonda Vesical, llegan el Director, el Subjefa y la Jefa de Enfermeras y me preguntan en qué condiciones se encuentra paciente, a lo cual conteste: pues está muy grave y ocupo un medico aquí adentro porque no les voy a dar información. No se logra sedar completamente al paciente y le indicaban Propofol ya tenia infusiones de Fentanilo 7 a 10 amp, 105mg Midazolan, 8mg Vecuronio,.y termina mi turno. En el tercer día después de la recepción de material y equipo me dirijo con Rosario le aspiro secreciones en eso entra el jefe de M.I. e intenta colocarle la sonda vesical, la cual drena pura sangre, ya que en los intentos por colocarla en el turno anterior le causaron un trauma en la uretra le dije quítela porque es pura sangre le hicieron daño le dije, y se la volvió a colocar, con el mismo resultado lel cistoflo se lleno de sangre. Cuando sale del área covid el jefe, le retiro la sonda y le hice hemostasia por 20 min. y coloque compresas, Rosario tranquilo le decía porque estaba semiinconsciente, le agarraba la mano y me la apretaba, le decía ¿Te duele?, aun estando intubado se doblaba del dolor y el desespero ya que aun con los medicamentos para la sedación el paciente se encontraba semi-inconciente, ¡te voy ministrar medicamento para el dolor! le dije y se quedaba quieto, el escucharme lo tranquilizaba, después de varios intentos de colocar la sonda vesical le causaron hematomas y edema en el área genital paso mi semana siendo Rosario mi paciente con mas cuidados por su estado de salud. Paso mi semana en área COVID aun así estuve al pendiente del estado de Rosario una semana después llego al hospital y miro a mis compañeras que estaban asignadas a COVID y me informan que Rosario avía fallecido, siento enojo y rabia porque ese paciente no tenía por qué fallecer, estaba joven 38 años con mucho por vivir.

Estos y muchos casos más me causaron ansiedad ya que cuanto más pasaban los días eran más el número de pacientes que ingresaban al área de COVID y pareciera que no bajaban y las pe4rdidas humanas eran más y más, y cuál fue mi sorpresa que yo también fui víctima de este virus pero gracias a Dios mis condiciones de salud no requirieron de hospitalización y pue salir victoriosa para poder así seguir con mi labor de enfermera y continuar brindado ese cuidado y confortar a mis pacientes en este estado que les provocaba mucha ansiedad y era está más que nada los que les causaba desesperación el temor a morir en el hospital sin ver a su familia, ni poder despedirse y el gran dolor que les causaría que tampoco ellos se podrían despedir ni ver por última vez, eran algunos de los comentarios que me hacían. Yo soy Erika una enfermera que aún sigo en la lucha junto con mis pacientes contra este virus

Cómo citar este documento

Medina Valdez , Erika Verónica. Enfermera, paciente y ansiedad ante la enfermedad COVID19. Narrativas-COVID. Coviviendo [web en Ciberindex] 5 /11/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1842
 

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *