El miedo a lo desconocido

“No debemos olvidar nunca que el hombre para ser feliz debe volver a sus orígenes”

Rosario Martín Guerrero
Enfermera. Servicio de Pediatría. Hospital Universitario San Cecilio. Granada, España

Si tuviera que definir como ha afectado la covid-19 a mi trabajo no sería muy difícil. Trabajo en pediatría y los niños por suerte no han sido el blanco de esta pandemia. Hasta la fecha ha habido muy pocos casos positivos y aquellos que lo han sido , han pasado prácticamente asintomáticos o con muy poca sintomatología. Pero como enfermera del hospital, al igual que todos mis compañeros , he estado a plena disposición ; las primeras semanas no sabíamos qué iba a pasar , todo era una gran incertidumbre y la sensación de inseguridad se apoderaba de nosotros. Sabíamos que en cualquier momento podíamos ser reclamados para ocupar otros puestos donde debido a la situación los profesionales se podrían infectar y enfermar, pero nadie dudaba su disponibilidad. Si hay algo que hemos aprendido los profesionales de la salud en estos meses tan duros, ha sido a reconocer la capacidad de unión y protección que tenemos entre nosotros. Aún sin haber tenido muchos casos , hemos tenido que tratar a todos aquellos pacientes sospechosos de covid, como tal. Adoptar las medidas de protección ante un paciente con fiebre o dificultad respiratoria, genera gran ansiedad. Además de todo eso, estaba la relación con los propios compañeros ; llevar la mascarilla durante todo el turno, mantener la distancia de seguridad, lavado de manos continuo…..etc….en fin….mucho miedo a lo desconocido, a contagiarnos y contagiar a nuestras familias .Pero en ningún momento hemos dejado de ir a trabajar; cada día era como lanzarse a una piscina sin saber si ibas a salir a flote, y al día siguiente lo mismo. En el vestuario también se pasaba mal, pues a tu alrededor había compañeras que trabajaban en las plantas covid o en uci con pacientes infectados. No era una postura egoista, pero el miedo es libre y te bloquea. Eran momentos en los que todos los días moría mucha gente y casi nadie iba a trabajar, nosotros éramos de los pocos. Cuando acudías al trabajo , la carretera estaba vacía, parecía que el mundo se había paralizado. Pero lo peor de todo , aunque me da mucha pena reconocerlo , ha sido el aislamiento social que hemos sufrido los sanitarios . Nadie quería acercarse a nosotros por el simple hecho de trabajar en un hospital .No obstante la gente ha sido solidaria ; nos han fabricado mascarillas y pantallas faciales protectoras . Al principio el material era escaso y el más adecuado se enviaba a las plantas con pacientes infectados por covid o a la uci, algo totalmente comprensible , tenía que ser así. A día de hoy , aunque continúa habiendo contagios, parece que la situación ha mejorado, ya no muere tanta gente ni entran tantos pacientes en las unidades de cuidados críticos . Es cierto que no nos podemos relajar; tenemos que continuar con las mismas medidas , pero con un rayo de esperanza porque la vacuna ya está cerca y porque hemos aprendido a tratar a estos pacientes mejor, hemos descubierto los secretos de este virus y él parece que prefiere no dañar mucho al huésped donde tiene que vivir. Estoy segura de que saldremos de ésta aunque para eso quede un poco, pero saldremos más fuertes, más sabios. Esta batalla tan inédita nos va a cambiar con toda seguridad, va a cambiar nuestras vidas , habrá un antes y un después. Sólo espero que no cambie el corazón de las personas , sobre todo de los profesionales sanitarios que tanta generosidad han demostrado.

Pensar hace un año que esto iba a ocurrir en pleno siglo 21 hubiera sido una locura . Sea cual sea el origen de este virus, la naturaleza le ha dado una lección al hombre, le ha hecho ver que no es tan poderoso como cree, ni él ni su tecnología .Quizás tenemos que aprender a cuidar mejor el planeta , a cuidarnos más unos a otros y a valorar aquello que se nos ha dado gratuitamente. No debemos olvidar nunca que el hombre para ser feliz debe volver a sus orígenes . Espero que la sociedad tampoco olvide nunca la labor que han realizado los profesionales sanitarios, sobre todo los enfermeros/as que en definitiva son los que cuidan, y los pacientes infectados por covid se han recuperado gracias a los cuidados, ya que no existía un tratamiento concreto, definido ni adecuado. Al principio todo ha sido dar palos de ciego, mientras lo único sólido y a lo que se podían sujetar los pacientes, eran los cuidados de enfermería. En esta terrible batalla se han perdido muchas vidas, muchas de ellas eran sanitarios y personas que desempeñaban otros puestos al servicio de la sociedad. Ellos han sido nuestros héroes de guerra y nunca deberíamos olvidarlos.

Cómo citar este documento
Martín Guerrera, Rosario. El miedo a lo desconocido. Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex] 04/09/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1645

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *