Miedo e incertidumbre… pero “al toro agarradlo de los cuernos”.

“Al toro agarrarlo de los cuernos” pero con mucho respeto, así es como nosotros lo enfrentamos, con respeto”.

Maricela Álvarez Gómez
Enfermera. Terapia Intensiva Cardiovascular. Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez. México.

Mi historia empieza desde el 16 de marzo, cuando la noticia llegó al Instituto de Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, avisándonos que podríamos ser hospital COVID. Al principio lo vi como algo muy lejano y me enseñaron un video de cómo era la vestimenta, me sentí en ese momento nerviosa, pero dispuesta a trabajar, veía como mis compañeras ya no querían estar en el área de consultorios (urgencias) e incluso me expresaban su temor. Llegó mi primer paciente con posible COVID-19, y médicos, enfermeras, personal de intendencia y jefes, aunque ya había un protocolo nos ganó la incertidumbre y cuando nos dimos cuenta todos estábamos juntos, desafortunadamente el paciente falleció; al siguiente día se platicó y se tomaron nuevas estrategias, veía las caras de mis compañeras y continuábamos con preguntas sin responder. Un domingo 5 de abril me avisaron que un compañero estaba contagiado con posible COVID-19, yo había dejado de verlo, pero mi angustia creció y no volví a conciliar bien el sueño; lo platique con mi esposo ya que ambos somos trabajadores del Instituto y decidimos ir a dejar a mis hijos con mis suegros y estuvimos separados 25 días. Durante este tiempo mi jefe me notificó que debía subir a la terapia a atender pacientes positivos de COVID-19, al principio me puse renuente y le dije que no me mandara, pero me explicó y por el momento acepte. Salí llorando y con un gran vacío en el estómago, no sabía cómo enfrentarlo, sentía que todo el cuerpo me temblaba. Cuando vi a mis compañeros me dieron las gracias y me dijeron “gracias por estar con nosotros”, me hice la fuerte y solo reí, pero cuando salía de la terapia lloraba en mi coche antes de llegar a casa, mientras en mi casa enfrentaba otra situación, pues mi mamá es una persona de 80 años, hipertensa, diabética y mi hermano diabético, mi esposo con obesidad importante y yo por mi parte con antecedentes de ser prediabética, ya que desarrollé diabetes gestacional, y el miedo creció en mí.

Al enterarme que mi esposo también estaría en área COVID-19, fue más mi angustia, lloramos juntos y al ver que las personas que llegaban se morían, nos dio miedo, hasta que un día nos pusimos a platicar y tomamos juntos una decisión. Teníamos dos caminos, uno ir al servicio de seguridad social y resguardarnos, y dos continuar y aprender de todo esto, enseñar a nuestros hijos a vivir con esto. Mi estilo de vida ha cambiado considerablemente, mis hijos hoy saben un lavado de manos diferente, mi mamá (que al principio me pidió hasta que renunciara y se enojó conmigo) hoy sabe que no puede confiar en estar cerca de otras personas, ¡sabe cómo tiene que cuidarse! A veces me entra la melancolía al escuchar que amigos o conocidos han fallecido, he escuchado que compañeros están enfermos y eso me entristece, hablo con Dios cada mañana dándole las gracias por un día más y pidiendo fuerza para enfrentar todo esto, veo con profunda tristeza a mis hermanos, así es como hoy les digo a mis pacientes “échenle ganas” y hablo con ellos, estén o no intubados, estén o no conscientes… He tenido la fortuna de ser portadora de un mensaje de una compañera para su hermano, antes de que el falleciera. Al siguiente día el murió y me sentí triste, pero cuando hable con mi amiga, porque además es mi amiga, me dio las gracias y eso me hizo estar más tranquila.

Hoy sé que un compañero esta por perder la batalla y he visto la cara de nostalgia que nos invade por momentos; sin duda hay gente fría que también he visto, pero al preguntar o platicar me doy cuenta que quizás son así porque atrás de ellos no hay personas que dependan de ellos, he visto como el ambiente de repente se torna pesado pero creo que es parte de ser tantas personas juntas, lo que si veo es ese humanismo en enfrentar juntos todo esto y no creo que termine rápido, yo pienso que esto es parte de un aprendizaje bueno.

Quiero concluir con un refrán “Al toro agarrarlo de los cuernos” pero con mucho respeto, así es como nosotros lo enfrentamos, con respeto…

Cómo citar este documento
Álvarez Gómez, Maricela. Miedo e incertidumbre, pero “al toro agarradlo de los cuernos” Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex] 09/06/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1460

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

2 comentarios en “Miedo e incertidumbre… pero “al toro agarradlo de los cuernos”.

  1. Maricela es excelente ser humano, si estás allá es por qué eres una magnífica enfermera y Dios tiene como lo mencionas actividades especiales para tí, ya que solo lo hace con sus EXCELENTES ángeles.

  2. ¡Muchos saludos a Maricela y los suyos!
    ¡Gracias a la fundación Index por este gran ejercicio reflexivo!
    Sin duda suma en este momento de incertidumbre compartida por muchos. Escribiré mi narrativa para compartirla =)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *