Un pulso contra el miedo.

“Puede ser que la batalla más importante contra el COVID19 no haya sido lo vivido en esta cuarentena, sino el desafío sanitario que se nos presenta”

Pablo Gutierrez Lopez
Estudiante de Enfermería. CUE San Juan de Dios Bormujos, Sevilla, España.

Todo ocurrió muy rapido, de unas risas con las compañeras del servicio de neurología sobre un nuevo virus en china ha recibir información todas las horas de todos los días de la semana sobre el coronavirus de Wuhan, fue muy poco tiempo el necesario para que antes de iniciarse el estado de alarma, la mayoría de la población tenia por un virus que apenas había causado alguna muerte en europa. Mi perspectiva origina en un estudiante de enfermería de 4º año que desde el 6 de marzo le cancelan las practicas de salud mental por la llegada del virus a la peninsula, cosa que desde el principio me molesto, ¿no se supone que serian los estudiantes los que en caso de emergencia deberían estar a pie de guerra? obligado a permanecer en el domicilio, decidí centrarme en otras cosas para no agobiarme demasiado. Sin embargo, era difícil pensar en otras cosas. es duro ver el boom que surgió de repente en las noticias, y no sentir que se acaba el mundo, o que el 50% de la población se morirá ante de que nos demos cuenta. recuerdo salir a correr y no atreverme ha acercarme a los amigos por miedo a que estuviesen contagiados (vivo con mis padres y temo ser el vector que les trasmita el contagio). por lo tanto, 3 semanas después de la llegada del virus a españa, comprendí que tenia que hacer algo para que no me comieran las paredes, asi que empece a buscar de que maneras podia ayudar a la gente y así quizás, tener una razón para no pensar demasiado en el COVID19.

Fue sencillo, simplemente pense que personas cercanas puede requerir ayuda, así que me dispuse a llamar a toda la familia mayor de 50 años (que son muchos) y me dispuse en ayudarles en lo necesario. ellos saben que soy enfermero así que agradecieron la ayuda y aceptaron el control enfermero una vez a la semana, por lo que una vez a la semana me acercaba a sus casas con el correcto EPI y evitando infectar las superficies, en estos controles me aseguraba de llevarles productos del supermercado que necesitaran, así como medicación si fuera necesario. a la vez hacia una evaluacion de que medidas se estaban tomando para evitar la propagación del virus dentro del hogar y daba algunos tics para ayudar a la mejora de la técnica.

El caso mas curioso tuvo que ver con la vecina de un familiar de gelves. sentados en la terraza mi tia se puso hablar con una agradable señora de 85 años, era viuda y no tenia a nadie que se preocupara por ella en estos tiempos de pandemia, así que me dispuse a ayudarla igual que estaba ayudando a mi tia, y aunque le costo mucho aceptar la ayuda (porque le daba cosa y ademas era celiaca y le preocupaba que me equivocara en algo) al final acepto la ayuda y una vez por semana, antes de ayudar a mi tia (ya que la vecina era de mayor edad y suponía mayor riesgo el virus para ella que para mi tia), pasaba por su hogar ha llevarle recursos y tomarme un tee con ella, siempre aplicando técnicas antiinfeccion y con los correctos EPI. después realizaba un cambio de EPI y volvió a realizar la compra distinta para mi tia vecina de la señora.

He de agradecer que no he sufrido ninguna perdida cercana por culpa del COVID19, y a día de hoy sigo asustado por la posibilidad de que afecte a un familiar o amistad cercana. puede que las medidas que se han tomado hayan sido drásticas, pero a la vez hay que agradecer que el numero de contagios haya sido bajo en comparación con lo que se esperaba. es decir, jamas podremos saber si habría habido una notable diferencia ante una situación de normalidad en la que no hubiese existido este confinamiento, pero no podemos mas que agradecer que nuestras personas cercanas están a salvo.

Ahora bien, esta ha sido mi manera de vencer el pulso al miedo ¿pero que pasa con las personas mayores que su única vida consistía en su ejercicio laboral? ¿que pasara con tantas personas enganchadas todo el día a la television viendo y contabilizando las muertes por COVID19 1 a 1? ¿Afectara psicológicamente el miedo al organismo? ¿y fisicamente? Puede ser que la batalla mas importante contra el COVID19 no haya sido lo vivido en esta cuarentena, sino el desafío sanitario que se nos presenta ante la inminente crisis sanitaria y económica que se revelara tras la “desaparición” del virus.

Cómo citar este documento
Gutiérrez López, Pablo.  Un pulso contra el miedo.Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 27/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1418 

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *