Meses de continuo cambio y aprendizaje.

“Todos los días había alguien que agarraba de las manos a los pacientes, una madre, un padre, daba igual pero siempre estaban ahí”

Ángela Rojas Borrego
Estudiante de Enfermería. Centro Universitario San Juan de Dios Bormujos, Sevilla, España.

3 meses para terminar la carrera, más ilusionada que nunca, planes de futuro, altas expectativas y de repente, COVID-19. Antes de llegar a este punto tengo que mirar 3 años atrás cuando, sin tener nada claro, me adentré en el mundo de la enfermería. Durante mi primer año me planteé dejarlo, no me gustaba, no estaba motivada y mis objetivos eran otros. Soy una persona muy creativa, bastante expresiva y súper enérgica, mi plan de futuro con 18 años era ser actriz y lo de enfermería era algo secundario. Ese primer año fue duro e intenso, pero gracias a mi familia y amigas seguí el camino de enfermería, y fue en segundo cuando disfruté de mis prácticas. Poco a poco y durante estos 3 últimos años he ido cultivando la vocación como enfermera, convirtiéndose esta profesión en la más bonita y enriquecedora del mundo. Mis ganas de ayudar, aprender y empaparme eran cada vez más grandes. Veía a los pacientes de manera diferente, más humana. Venía como cada persona es un mundo y te necesita, ya sea para una cura, para secarle las lágrimas, para un simple pinchazo o un “¿Qué tal estás?”. Todo iba cogiendo forma en mi cabeza y solo me imaginaba con mi pijama y mi sonrisa ayudando a la gente.

Descubrí que vocación era transmitir buenas sensaciones ya fueran bailando, actuando o cuidando. Pero llegó ese 3 de marzo, el día en que nos comunicaron que por un virus que se expandía a la velocidad de la luz, nuestras últimas prácticas antes de entrar en el mundo laboral se terminaban. Meses antes ya se hablaba de él, incluso nos reíamos y sobreentendíamos que nunca llegaría con tanta fuerza a España, una simple gripe no podría con nosotros. Hasta que el 14 de marzo todo un país entraba en Estado de Alarma, no podíamos salir de casa, nuestra “normalidad” ya no existía y por causa de un virus España entera se unía para salvar a toda la población posible. Pocas semanas después empezaban a aparecer imágenes de UCIs desbordadas y mi impotencia creía aún más sin verlas. Podía entender que a los alumnos de prácticas nos apartaran de la grave situación, pero a estudiantes de cuarto curso de enfermería a los que les quedaban 3 meses para terminar no. Soy alumna del Centro Universitario San Juan de Dios de Sevilla y tuve la suerte de realizar mis prácticas en la Unidad de Reanimación del Hospital Gregorio Marañón durante 2 meses. Desde entonces mi interés por los cuidados críticos ha ido en aumento, por lo que tras ver las imágenes de los telediarios sentía cada vez más y más frustración al no poder ayudar. Durante mis prácticas en Madrid veía como las familias aparecían por esas unidades de críticos con lágrimas en los ojos (ya fueran de alegría o de tristeza), pero ahí estaban. Todos los días había alguien que agarraba de las manos a los pacientes, una madre, un padre, un marido, una mujer, daba igual pero siempre estaban ahí.

La humanización de los cuidados en estas unidades es muy importante, por lo que esta pandemia ha hecho aún más dura la estancia en estas unidades. Lo que más me afectaba eran aquellas personas que se iban solas, sin un adiós de sus familias. Pero es entonces cuando llega enfermería para suplir ese vacío, para coger de la mano a quien lo necesite, a pasar las últimas horas al lado del paciente o incluso a hacer videollamadas con los familiares para mantener vivo el lazo de unión. Pero el tiempo pasaba y cada vez más consciente con la situación, llegaron las inseguridades con mi futuro laboral. No sabía si esto nos perjudicaría o favorecería a la hora de encontrar trabajo, de donde lo vamos a encontrar y sobre todo en qué condiciones. Nos han explicado la teoría de cómo funciona cada unidad si hay COVID-19 o cómo debemos ponernos y quitarnos los EPIs, pero si a día de hoy me tuviera que poner a trabajar no sabría ni como empezar.

Me hubiera encantado estar en los hospitales estos últimos meses o en centros de salud, pero no ha sido posible. A día de hoy mi visión es diferente, es cierto que sigo manteniendo la postura de impotencia ante la situación, pero también es cierto que mis ganas de emprender esta nueva etapa han ido creciendo. Antes lo veía todo negro, pero ahora las ganas de empezar pesan más en la balanza. Sé que cuando termine y pueda introducirme en el mundo laboral lo haré con la mayor ilusión posible, con muchas ganas de seguir aprendiendo y sobre todo con ganas de ayudar. Ha sido difícil aceptarlo, pero tras estos tres meses puedo reafirmarme en que el camino que elegí hace 4 años fue el mayor acierto de todos, que no lo cambiaría por nada y que gracias a todo lo vivido he crecido como persona y profesional. Echando la vista atrás, he de agradecer todo lo vivido durante estos 3 meses. Me han hecho ver las cosas de otra manera, sentir cosas con tanta intensidad que nunca había sentido y también aclarar ciertas dudas. Todo esto me ha hecho reflexionar y finalmente descubrir que después de todo hay que aceptar y agradecer, para poder seguir hacia delante y no dejarse llevar por malos pensamientos.

Dentro de toda la incertidumbre veo luz al final porque tengo la certeza de que hemos recibido una preparación espectacular ya sea de manera técnica y de manera humanitaria, los valores que hemos recibido durante 4 años nos acompañarán toda la vida. Son tiempos difíciles y aún estamos en la lucha, pero poco a poco saldremos de esta y sobre todo con más fuerza que nunca pero siempre teniendo en cuenta a todas las personas que hemos dejado en el camino, a sus familias y a todos los que han ayudado a que saliéramos adelante (personal sanitario, policías, militares, cajeros y cajeras, limpiadoras, etc). Tengo fuerza y ganas para enfrentarme a todo lo que me viene.

Cómo citar este documento
Rojas Borrego, Ángela. Meses de continuo cambio y aprendizaje.Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 27/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1381

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *