Vivencias en tiempos del Coronavirus

“Saldremos con ganas de comernos el mundo y con todo aquello que hemos aprendido durante estos días de aislamiento”.

Enrique Martínez Coza
Estudiante de Enfermería.Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, Bormujos, Sevilla, España.

Aunque no fue hace mucho cuando se declaró el famoso estado de alarma en España, para algunos puede parecer que fue hace muchísimo y que llevan demasiado tiempo ya aislado en sus casas. Hoy hace tan solo 69 días que se inició este movimiento en el que todos debemos colaborar para lograr la disminución de la curva de infectados y fallecidos por el coronavirus, una curva que en lo único en lo que debe de subir es en el número de curados. Todavía recuerdo dónde me encontraba el día que supe que iban a decretar el estado de alarma: era viernes por la tarde, un día soleado y no demasiado caluroso, e iba de camino a comer con mi familia en un bar en el centro de Sevilla. He de decir que al principio no esperaba que la situación de aislamiento general durara tanto, pero me alegro de que con ello podamos contribuir todos a una buena causa para que esto termine de una vez.

Durante estos días, que en condiciones normales habrían sido de prácticas en el hospital y quedadas con amigos y familiares, se han convertido en tiempo para otras actividades. Ha sido tiempo de provecho para realizar el trabajo de fin de grado (TFG), tiempo para descansar y jugar con mi familia a juegos de mesa, tiempo para ver series y películas, tiempo para conocerme a mí mismo en mis ratos de tranquilidad, etc. Sin duda, nada mal en comparación a lo que podría haber sido. Me siento verdaderamente agradecido que hasta ahora nadie de mi entorno cercano se haya visto afectado bien por el propio coronavirus u otras enfermedades, bien por una mala situación económica derivada de la crisis del coronavirus, o bien por sentimientos de ansiedad o estrés por el aislamiento durante este tiempo. Durante estos días me he sentido generalmente bien, aceptando la situación tal y como es e intentando cada día adaptarme a lo que tengo y las distintas actividades, trabajos y estudios con lo que he tenido que cumplir en la universidad. No obstante, es cierto que a veces he sentido que el tiempo pasaba demasiado lento y que daba la sensación de que la cuarentena no terminaría nunca.

A parte de mis tareas del día a día, de las pocas cosas que he hecho en este tiempo y por lo que me siento satisfecho es de haber ayudado en todo lo posible a mi abuela. Ayudarla evitando que fuera ella quien saliera al supermercado a hacer la compra, ya que se expondría al contacto con otras personas y correría un riesgo innecesario. Sinceramente, mi abuela ha sido la única persona que verdaderamente me ha preocupado estos días, ya que vive sola y ni siquiera ha podido salir a la calle a tomar un poco el aire como por ejemplo he podido hacer yo en los momentos de ir a comprar o salir a tirar la basura. Tan solo tengo ganas de que pueda ella también disfrutar de algo tan simple como puede ser dar un paseo o de comer juntos en familia tranquilamente y sin miedo al coronavirus. Sin embargo, vuelvo a sentirme agradecido de que hasta ahora esté marchando todo bien, que de momento se encuentra muy bien de salud y con muchas ganas de reunirnos y disfrutar de la vida.

Por otro lado, me gustaría comentar el caso de mi madre, enfermera en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla. A pesar de que no ha estado en contacto con ningún paciente en mal estado por el coronavirus, en los últimos días la trasladaron de servicio y, junto con otros compañeros, los asignaron a realizar test rápidos para diagnóstico de coronavirus. Según ella, es bastante agotador principalmente por el calor que supone llevar un equipo de protección individual (EPI) durante el turno, junto con la cantidad de personas que van a diario a realizarse las pruebas. Además, ha tenido conocimientos por parte de otros compañeros que sí han estado en contacto con pacientes con positivo por coronavirus que aseguran que, tras un turno en UCI con estos pacientes, terminan por salir con verdaderos sentimientos de estrés y ansiedad. Tan solo con ver que en muchos casos falta material necesario, ver cómo muchos entran en el hospital sin saber si volverán a ver a sus familiares, situaciones que verdaderamente encogen el corazón a cualquiera. Son tantas las situaciones y circunstancias de cada uno, todas tan diferentes unas de otras, pero al final todos, y no solo a nivel nacional, en todo el mundo estamos poniendo de nuestra parte para que podamos regresar a la normalidad. A pesar de que muchas veces en la tele ponen imágenes de personas que se saltan la cuarentena y que no cumplen con el deber, gente que son sancionadas por la policía por malas conductas, entre otros, la mayoría de la población parece que está cumpliendo y eso quiera que no, alegra bastante. Otra de las cosas que me ha parecido notable en estos días de cuarentena ha sido el momento de los aplausos, cuando todos en el barrio a las ocho de la tarde nos reuníamos para aplaudir. Un aplauso que sin duda es bien merecido por parte de todos los sanitarios que están dando la cara no solo desde que llegó el coronavirus a España, desde siempre. Desde siempre han sido verdaderos héroes que darían y dan la vida por nosotros en los mejores y peores momentos.

Y a pesar de que son tiempos difíciles, es genial ver cómo muchas personas se han reinventado estos días, adaptándose a la nueva situación rápidamente, haciendo deporte en casa, aprovechando el tiempo para aprender cosas que antes no sabían, para leer, para disfrutar de la familia, etc. La pandemia del coronavirus es sin duda un hecho excepcional en la historia, pocas personas habrán vivido una situación como hasta ahora y mucho menos imaginar que la mejor solución sería quedarse en casa. Por ello, cuando todo esto termine y regrese a la normalidad, seguramente muchos saldremos con ganas de comernos el mundo y con algo bueno, con todo aquello que hemos aprendido durante estos días de aislamiento.

Cómo citar este documento
Martínez Coza, Enrique. Vivencias en tiempos del Coronavirus.Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 23/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1354

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *