Tic tac, una pausa para reflexionar.

“Todos queríamos que nos adelantaran la expedición del título pero no era nuestro momento”

Marta Gálvez Albert
Estudiante de Enfermería. Centro Universitario San Juan de Dios, Sevilla, España.

Esta pandemia que venimos sufriendo ha irrumpido en nuestras vidas como un elefante en una cacharrería. El virus ha llegado y ha arrasado con todo lo que se ha encontrado en su camino, personas, puestos de trabajo y la normalidad, tal y como la conocíamos. Como estudiante de cuarto de enfermería a las puertas del mundo laboral, esta situación ha llegado a preocuparme desde un punto de vista que anteriormente no me había planteado. Hemos visto el final de nuestra última etapa como universitarios un poco alterada. No pudimos terminar las prácticas, esas que tanto nos ayudan en nuestra formación, y llegamos a pensar que el momento en el que oficialmente seríamos enfermeras y enfermeros probablemente se pospondría.

En un principio todos queríamos que nos adelantarán la expedición del título para ponernos a trabajar junto al resto de compañeros y compañeras en esta lucha, queríamos hacer lo posible e imposible por formar parte y aportar nuestro granito de arena. Más tarde comprendimos que tal vez no era nuestro momento, que teníamos que esperar, que teníamos que estar listos para cuando todos las y los profesionales sanitarios no pudieran más estar dispuestos para darles el relevo que merecen y estar a la altura. Después de todo el revuelo de las primeras semanas, recibimos la noticia de que el título nos sería entregado en la fecha correspondiente, pero tendríamos que hacer una serie de tareas compensatorias por esas prácticas que no llegamos a realizar. Tengo que confesar que la teleformación no ha sido fácil de llevar en este confinamiento. El hecho de estar en casa encerrados nos lo tomamos como un respiro y tiempo para desconectar, pero conforme fueron pasando los días todo se fue complicando.

Pasar tiempo en casa puede ser más o menos llevadero, depende de la situación personal en la que se encuentre cada uno, de la forma de afrontar las adversidades y de los recursos de los que se disponga. He tenido la tremenda suerte de que el virus no haya afectado a nadie de mi circulo personal, pero tan solo con escuchar las noticias diariamente y ver la situación en la que nos encontrábamos me afectó de manera significativa a nivel emocional. Con ello se me hizo difícil descansar adecuadamente y concentrarme para poder llevar a cabo todo lo que tenía que realizar. pero poco a poco he podido ir cumpliendo con ello. Una de las cosas que más me ha llamado la atención en los meses que llevamos enfrentando esta lucha es el apoyo y agradecimiento de la población hacia el personal sanitario por su trabajo y esfuerzo. Este apoyo ha aumentado de forma exponencial, extendiéndose además a otros muchos puestos de trabajo que en cualquier otra situación no han recibido el reconocimiento que merecen e incluso han sido desprestigiados, como el personal de limpieza.

Hago referencia a este apoyo desde el asombro porque ha sido en cantidades que no se han observado con anterioridad y ahí esta lo que me sorprende. El personal de salud, desde el primero hasta el último, vela por nuestra seguridad, por nuestro bienestar y por nuestra salud en todos y cada uno de los servicios en los que nos atienden. Nos cuidan, nos curan, nos escuchan e incluso nos salvan la vida. Pero en mi opinión, parece ser que la población no ha sabido valorar todo este trabajo hasta que no han visto lo importante que es la labor que desarrollan estos profesionales. ¿Aprenderemos a valorar a las y los profesionales sanitarios?, ¿reconoceremos su trabajo y esfuerzo como lo estamos haciendo ahora?, ¿recibirá la sanidad pública la inversión que merece? nadie puede responder a esas preguntas ahora mismo, pero me gustaría que todas tuvieran respuestas afirmativas.

El trabajo en el ámbito de salud ahora mismo esta siendo complicado, tanto a nivel asistencial como emocional. El personal está sometido a mucha presión, muchas horas de trabajo, poco personal, sin las medidas de protección suficientes para todos, numerosas vidas perdidas, pacientes críticos, etc. Está siendo duro para los y las compañeras que llevan años dedicándose a esta profesión por lo que yo me pregunto, ¿estamos los estudiantes preparados para enfrentarnos al mundo laboral actual? Seguro que esta pregunta se les ha pasado por la cabeza a mis compañeros y compañeras y a todos aquellos que tendrán que incorporarse al mundo sanitario en un periodo breve de tiempo, y esta incertidumbre e inseguridad nos genera miedo y dudas.

En cuestión de mes y medio estaremos disponibles y dispuestos para acudir a trabajar donde nos llamen. Normalmente una enfermera o enfermero en su primer día de trabajo como tal está asustado, nervioso e inseguro, pero estos sentimientos se encontrarán aumentados de una forma desmesurada en nuestro caso, puesto que nos incorporaremos en plena crisis sanitaria. Por lo que, desde aquí, me gustaría pedir a todos los y las profesionales sanitarios con los que compartiremos profesión, horas, días y muchos momentos de trabajo, que nos apoyen, nos ayuden y nos enseñen como lo han estado haciendo hasta ahora, para que así nosotros podamos integrarnos lo antes posible y trabajar junto a ellos codo con codo para seguir haciendo frente a esta lucha que nos queda pendiente. Para finalizar esta breve narrativa, me gustaría alentar y animar a todos mis compañeros y compañeras a perder el miedo y a incorporarnos a esta profesión con toda la fuerza y la energía de la que dispongamos porque seguro que hace mucha falta allá donde vayamos.

Por otro lado, dar gracias a todas aquellas personas que han arrimado el hombro, se han dejado la piel y han hecho lo imposible para que podamos seguir adelante, gracias a los que seguís trabajando para aplacar esa curva. Por desgracia, a pesar de que estemos mejorando, la lucha no ha terminado, pero aquí seguiremos al pie del cañón hasta que consigamos poner fin a esta pandemia que a tantas personas se ha llevado. Dar mi más sentido pésame a aquellos que hayáis perdido a familiares, amigos, conocidos, pacientes o a cualquier persona querida. Todo mi ánimo va para vosotros, seguiremos luchando porque este virus lo paramos juntos.

Cómo citar este documento
Gálvez Albert, Marta. Tic tac, una pausa para reflexionar. Narrativas- Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 21/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1232

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *