Covid-19 en estudiante de último curso de enfermería

“Las cosas en la vida siempre suceden por algo y hay que buscarle la parte positiva a todo esto”

Marta Sánchez Bernabé
Estudiante de Enfermería. Escuela Universitaria San Juan de Dios, Sevilla, España.

2020, quizás para cualquier persona un año nada especial en sus vidas, sin embargo, soy estudiante de 4º curso de enfermería y éste era mi año. Estaba deseando coger este último curso para poder empaparme de todas las vivencias y experiencias que aportan unas prácticas clínicas. Poder echar el último esfuerzo en compatibilizar prácticas, trabajo fin de grado y terminar de realizar el papeleo para convalidar el inglés. Sin embargo por algo que no vemos, algo microscópico, algo invisible, ha hecho que este año, nuestro año, se haya convertido en algo diferente, pero seguro que no menos importante. No nos lo creíamos cuando hablaban de un tal Covid-19, como China está tan lejos jamás pudimos pensar que esto nos llegaría. Pero sí, nos llegó y a nosotros, los estudiantes de último curso de enfermería nos quitaron una de las cosas que más nos aporta a la finalización de nuestro grado, las prácticas clínicas. Lo pasé y lo pasamos bastante mal, pues no pudimos despedirnos de los que habían sido nuestro equipo de trabajo en el primer rotatorio de las últimas prácticas.

Todo esto llegó como un jarro de agua fría a nuestras vidas y teníamos una visión muy negativa. Sin embargo las cosas en la vida siempre suceden por algo y hay que buscarle la parte positiva a todo esto. Comenzamos a ver la vida desde un aparato electrónico, pues a partir del 14 de marzo empezamos a tener contacto tan solo desde el ordenador o desde el móvil. Los acercamientos piel con piel o cara a cara nos lo quitaron y decidimos esperar para ver que pasaría. Lo que pasó desde marzo hasta mayo fue lo que todos pensábamos pero nadie creía, el coronavirus se ha hecho con nuestras calles, con nuestras escuelas, nuestras universidades y lo que es más importante, con nuestros hospitales. Nuestros profesionales sanitarios están desbordados por parar y eliminar a un individuo invisible que ha sembrado la alarma y el terror en todo nuestro país. La perspectiva de una estudiante de cuarto de enfermería quizás sea distinta a la de una persona con cualquier otra profesión que permanece en casa, este virus no me ha quitado las ganas, al contrario me ha dado más fuerzas para seguir formándome desde casa, me ha dado más energía para entrar seguramente dentro de poco mas de 2 meses en un hospital con una acreditación ya como enfermera.

No me han quitado las ganas, me las ha multiplicado por dos, pues somos aire fresco para esas plantas y esos servicios que llevan meses dejándose la piel por intentar acabar con esta pandemia. Estamos viviendo y aprendiendo desde fuera para que dentro de poco lo vivamos por dentro y sepamos qué hacer y cómo actuar. Esta pandemia ha hecho muchas cosas malas pero también muchas otras buenas, ha traído muchas muertes pero también ha creado nuevas vidas. Ha hecho que veamos la importancia de una sanidad pública, del personal que lo conforman y los verdaderos héroes que existen. No teníamos la mejor sanidad pero si a los mejores sanitarios, pues llevan semanas y semanas con turnos interminables, con poca protección individual y con una sobrecarga de trabajo que nunca se habrían imaginado. En las noticias nos cuentan las muertes, datos desgarradores, pero hay que fijarse también en los positivos, miles y miles de persona han superado esta pandemia, miles y miles han vuelto a sus casas, han abrazado a sus familiares, y muchos otros han vuelto a comenzar la lucha contra el coronavirus.

Para mi esta pandemia ha sacado lo mejor de nosotros mismos, en una guerra bacteriológica tan grande como esta que estamos viviendo, los sanitarios no han dicho «Sálvese quien pueda», sino que se han dedicado a salvar vidas, anteponiendo la vida de los demás a la suya e incluso a la de sus familiares, para así poder ayudarlos. Por otro lado algo que me ha llamado mucho la atención, que he estado viendo desde casa, es el labor tan impresionante que han creado por esta pandemia, que lo veo lógico, sin embargo existen otro tipo de áreas, igual de relacionadas a la sanidad como es la salud mental, sin embargo ha prevalecido la pandemia a pacientes con este tipo de enfermedades. Sé de primera persona que eso sucede así, pues mi hermano de 19 años de edad padece una enfermedad mental y asiste aun hospital de día para realizar terapias y talleres, sin embargo debido a esta pandemia, todos los talleres y terapias se han anulado y tan solo había la posibilidad de que asistiera una vez por semana a la unidad de día para una entrevista individual con el psicólogo y todas las demás intervenciones tenían que ser por teléfono. Para este tipo de pacientes los estímulos externos como el trato con las personas o talleres son imprescindibles, por lo que no me parece correcto que se hayan parado esa parte de la sanidad que también es esencial en muchas personas. Desde mi punto de visto deberían haber tratado este servicio de salud mental de la misma manera pero tomando medidas de control y aislamiento, haciendo en este caso test de PCR a este tipo de pacientes para que puedan seguir sus tratamiento, pues los talleres y entrevistas grupales es parte de su tratamiento para poder llevar un equilibrio en su vida. El covid-19 es igual de malo y mortal que una enfermedad mental. Por ello creo que tenemos que tratar al colectivo de la salud mental con un mayor respeto y reconocimiento en todos los servicios, desde la enfermería comunitaria,pediátrica, salud mental, geriatría, pasando por todos los servicios de urgencia, de consultas externas y de personal de plantas de hospitales.

Por todo esto, soy estudiante de 4º curso de enfermería y quiero dejar claro que todas estas semanas en casa han tenido un lado positivo para mí, me he dedicado tiempo a mi misma y a mi familia, he reído, he llorado, he aprendido, me he formado, pero sobre todo, me ha dado fuerzas para poder enfrentarme a ese microorganismo que no se ve pero que tanto daño esta haciendo.

Cómo citar este documento
Sánchez Bernabé, Marta. Covid-19 en estudiante de último curso de enfermería.Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 19/05/2020. Disponible en:  http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1163

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *