Sanitarios ante la pandemia

A pesar de la angustia, se palpa esa pasta que solo tiene nuestra profesión”

Antonia María Pérez Lorca
Coordinadora de Cuidados. Unidad de Gestión Clínica “Antequera Centro”. Antequera, Málaga, España

Sábado 14 de marzo, España es declarada estado de alarma. Lunes 16, los cargos intermedios y directores de unidades clínicas recibimos indicaciones del equipo directivo de nuestra Área Sanitaria, cada cual debe priorizar en su unidad aquellas actividades que van a continuar, establecer un plan de contingencias y comunicarlo al equipo directivo. Sin perder tiempo, desde Atención Primaria (AP) nos ponemos de acuerdo en cómo nos vamos a organizar y qué actividades son esenciales. Se suspenden todos aquellos programas que no son prioritarios, reestructuramos la ubicación del punto de vacunación infantil, atendiendo hasta los 15 meses y recomendando a los padres que el resto de vacunas se pueden aplazar. Se suspenden programas de cirugía menor, citologías, pesarios, retinografías, espirometrías, etc.

Se establece un circuito respiratorio para evitar que posibles casos vayan por todo el centro. Los atenderá el médico que según el cuadrante esté ese día, dándoles las indicaciones oportunas, haciendo un registro diario de todos los posibles casos que se comunicarán a su médico o enfermero para posterior seguimiento telefónico y atención a domicilio si lo precisara.

Los teléfonos no paran, listados y listados de programas anulados para informar a los usuarios que su cita queda aplazada y los volveremos a llamar cuando la actividad vuelva a la normalidad. Por otro lado la población llama para informarse. Cada profesional se encarga de llamar a sus pacientes para posponer visitas programadas, y solventar por consulta telefónica todo aquello que sea posible, evitando el desplazamiento al centro de salud.

Constantemente nos llueven procedimientos y protocolos de trabajo: cómo tomar la muestra de PCR covid-19, puesta de EPIs, retirada de EPIs, seguimiento de usuarios de riesgo y vulnerables. Horas y horas de trabajo, agotamiento físico, bloqueo mental, incertidumbre, sin saber cómo será o que cambiará para el día siguiente. Cambio de agendas de los profesionales, aumentando el tiempo de consulta telefónica, también aumenta la demanda de visitas a domicilio, tenemos una población mayor, vulnerable, que no se recomienda que acuda al centro.

Son días duros, de mucho trabajo, reorganización constante y estrés, mucho estrés. Entre los profesionales ves preocupación, miedo, histeria. Y por otro lado ves mucha disponibilidad, empatía, humanidad, compañerismo. A pesar de esa angustia que cada uno expresa de distinta manera se palpa esa pasta, esa que solo tiene nuestra profesión.

Comienzan a aparecer los primeros Covid-19 confirmados y aislamientos por contacto directo, y su posterior seguimiento por AP si no precisan hospitalización. También aparecen los primeros casos positivos en los compañeros, la preocupación de familiares y el miedo en la cara de los profesionales. Y aquí continuamos dando lo mejor cada día, transmitiendo calma. Verificando que cada punto de urgencias disponga de los EPIs necesarios, que no falte en ningún centro mascarillas quirúrgicas ni solución hidroalcohólica, que todos conocemos los procedimientos y los llevamos a cabo correctamente.

El número de Covid-19 confirmados sigue aumentando, por momentos el agotamiento se apodera de ti y quieres pensar que todo esto no es real. La situación de nuestro hospital es complicada. A día 29 de marzo, con 50 pacientes covid-19 confirmados ingresados en planta, la UCI ha pasado de 7 puestos a 17, pero con capacidad real para atender intubados a 14 pacientes. Nuestro director hace un llamamiento a todo aquel profesional que de una manera u otra pueda echar una mano en los servicios de urgencias, UCI o medicina interna.

No sé cuándo terminará esto, pero aprendí que tenemos que vivir más despacio, que el dinero no combate este virus y que mis compañeros de profesión están dando una lección de humildad, que es lo que le falta a este mundo. Orgullosa de mi profesión.

Cómo citar este documento
Lorca Pérez, Antonia María. Sanitarios ante la pandemia. Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 16/04/2020. Disponible en http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=116

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *