Diario de una pandemia .

“Esta situación me ha demostrado el poder del ser humano”

Victoria Roldán Martín
Estudiante de Enfermería. Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, Sevilla, España.

¿Cómo empezar a describir aquello de lo que no eras consciente de que podía suceder?, hace dos meses no me hubiera imaginado que ese sería el último fin de semana que pasaría fuera de casa, que serían las últimas risas y los últimos días de celebración, porque lo que se venía una semana después era impensable. El 3 de marzo nos comentan que se suspendían nuestras prácticas clínicas hasta nueva orden, en ese momento me encontraba en la Unidad Quirúrgica del Hospital El Tomillar. Tras esto no sabría expresar lo que sentí, fue entre sorpresa y tristeza, sorpresa porque creo que ni yo ni ninguno de mis compañeros y compañeras hubiera imaginado que en nuestro último año de carrera esas ansiadas prácticas iban a acabar de tal forma, y tristeza debido a que todo lo que me faltaba por aprender se quedaba ahí, a la espera de poder volver algún día.

Días después, no todo fue tan malo como esperaba ya que invertí mi tiempo en adelantar mi Trabajo de Fin de Grado que tantas horas necesitaba y el cual lo tenía algo abandonado. Pero todo cambió aquel día en el que se decretó el estado de alarma, ya no éramos nosotros y nosotras quienes nos quedábamos sin prácticas, esto afectaba a toda la población en general. Las malas noticias iban llegando, nuestras prácticas eran imposibles de recuperar, cada día aumentan el número de personas contagiadas y lo peor, el número de personas fallecidas. El 9 de febrero, mi abuela falleció por causas naturales en la residencia en la que se encontraba, un mes y medio después un gran número de residentes se encontraban contagiados por COVID, falleciendo la mayoría de ellos. Que tristeza y que alivio a la vez. No puedo llegar a imaginarme lo que habrán sentido aquellos que estuvieron contagiados al sentirse aislados y por todo lo que habrán pasado sus familiares ante tal incertidumbre y sufrimiento. Daba gracias todos los días de haber podido despedirme de mi abuela y de que no hubiera pasado por aquella situación tan amarga.

Los días iban pasando en casa, intentaba marcarme una rutina para no caer en la monotonía y he de decir que lo he sobrellevado bastante bien, más sabiendo que toda mi familia se encontraba bien. Siempre he sentido el temor de que alguien se pudiera contagiar, tanto mi padre como mi hermano han seguido trabajando todo este tiempo ya que su trabajo era imprescindible como cuerpos de seguridad, pero gracias a las medidas estrictas de higiene y al cuidado que han llevado en su día a día todo ha ido bien, aunque siempre han tenido el miedo de poder contagiarse y traer el virus a casa. Cada día he de decir que me he sentido más orgullosa de la profesión que he elegido, si antes lo estaba ahora lo estoy aún más, porque me encantaría tener solo una mínima parte de la valentía y vocación que han tenido todos los profesionales sanitarios que han estado ahí al pie del cañón.

Cuando nos ofrecieron apuntarnos a una lista de voluntarios por si se daba la situación de que faltara personal sanitario no me lo pensé dos veces, ya que desde el primer día sentí muchísima impotencia de no poder estar ahí ayudando a los que más ayuda necesitaban, ya sea realizando lo más mínimo, pero que esto les ayudara a sentirme menos sobrecargados. Pero, sin embargo, a la misma vez sentía el miedo a enfrentarme a dicha situación ya que no sabía si tendría los conocimientos necesarios que se requerían y a la misma vez pensaba que si algún día tenía que estar ayudando en algún hospital aquellos compañeros y compañeras que siempre están ahí para ayudarte y aclarar tus dudas estarían desbordados de trabajo, por lo que podría sentir que aquella situación me superase.

Por otro lado, he de decir que a día de hoy tengo un sentimiento amargo sobre mi último año de carrera ya que siento que estoy a un paso de encontrarme con la realidad, a un paso de poder estar trabajando y sin embargo mis últimos meses de prácticas, esos tan importantes para mi formación final, no han podido ser realizados. Si ya de primeras el primer día de trabajo es una situación difícil para muchas personas, de esta forma para mí lo es aún más ya que me hubiera gustado recibir mi formación completa y pasar por todos aquellos servicios que tenía pensados. Esta situación me ha demostrado el poder del ser humano. Aunque son muchos aquellos y aquellas que no han acatado ninguna de las normas durante el confinamiento y que además se han reído de los demás mostrándolo a través de las redes sociales he de decir que hay otra inmensa mayoría que ha permanecido en casa, que han pensado no solo en él o ella, sino en todas las personas que por alguna irresponsabilidad propia podrían haber sido contagiados e incluso podrían haber muerto, por lo que me siento inmensamente agradecida por todos ellos y ellas. Además, son muchos los que han aportado su granito de arena desde el primer día ante la falta de materiales tanto para profesionales sanitarios como para todos aquellos que han estado trabajando en otros servicios esenciales, los cuales se encontraban sin la protección necesaria para ejercer su labor.

Por otro lado, creo que esto nos ha servido para valorar las pequeñas cosas de la vida, para querernos aún más y darnos cuenta de lo que realmente importa, un abrazo, un beso… Eso tan necesario en estos momentos y que antes no hemos sabido apreciar. Espero que después de todo esto nos quedemos con todo lo bueno que hemos aprendido y que sepamos vivir de mejor forma. Mi más sincero pésame a todos los familiares de aquellos y aquellas que ya no están hoy con nosotros y nosotras, aquellos que no sólo representan un número más, sino que tienen nombres y apellidos y no pudieron ser despedidos por sus familiares. Y dar las gracias a los que estuvieron ahí hasta su último aliento, dando todo de sí mismos. Sois superhéroes hoy y siempre.

Cómo citar este documento
Roldán Martín, Victoria. Diario de una pandemia.  Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 17/05/2020. Disponible en:  http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1108

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *