La huella del Covid-19

“Ante la adversidad son muchos los que de una forma u otra aportan su granito de arena”

Pilar Ramos Búrdalo
Estudiante de Enfermería. Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, Sevilla, España.

Todo comenzó en Enero, la primera vez que oí hablar del Covid-19 fue en el primer mes del año 2020. Por aquellos entonces me encontraba realizando prácticas en el servicio de quirófano y un día cualquiera escuché como una anestesista se quejaba de la gestión del gobierno por no cerrar las fronteras aun sabiendo la repercusión que estaba teniendo este virus en China y como podría llegar a afectarnos en España. Mientras la anestesista se mostraba molesta y disgustada con el tema los demás nos mirábamos extrañados y estoy prácticamente segura de que todos pensábamos lo mismo: “que mujer tan exagerada, eso aquí no va a pasar”. Pues resulta que sí paso, nos pasó, lo tuvimos delante y no nos dimos ni cuenta hasta que fue demasiado tarde.

Los meses fueron pasando y el tema del Coronavirus se hizo popular, la gente lo comentaba por la calle, salía en televisión, había llegado hasta Italia, pero aun así en España no nos lo terminábamos de tomar tan enserio, seguía siendo habitual escuchar chistes sobre este virus y tachar de exagerados a aquellos que empezaban a tenerle respeto. Los bares, las discotecas, las calles en general continuaban llenas de gente y las medidas de seguridad seguían siendo inexistentes. Cuando empezaron a aparecer casos de Covid-19 en nuestro país se desató el miedo, lo que antes eran chistes se había convertido en realidad y la población acudía a los supermercados para llenar sus neveras, a las farmacias para comprar mascarillas y gel de manos higienizante con el fin de confinarse en sus casas por temor a ser contagiados. Pocos días después se declaró el estado de alarma. En mi caso, estudiante de último año de enfermería, me suspendieron las prácticas, de un día para otro, no pude despedirme en el servicio donde estaba realizando las prácticas, ni siquiera pude recoger mis cosas, las cuales a día de hoy siguen allí. Particularmente esto me resultó muy frustrante, me prohibieron estar cerca del campo de batalla, aprender desde dentro como puede ayudar una enfermera en una pandemia mundial y aportar mi granito de arena. Al parecer era demasiado peligroso que intentara ayudar en esta situación. Por el contrario lo único que pudimos hacer es formarnos de manera teórica acerca del Covid-19 ya que como futuros profesionales sanitarios es nuestro deber.

A todo esto tenemos que sumarle la gran incertidumbre de no saber si esto sería algo provisional, si en algún momento volveríamos a las prácticas y a las aulas, ni siquiera sabíamos si íbamos a tener el título este año. Por más que preguntábamos nadie sabía nada, nos pedían paciencia y nos recordaban que lo único que podíamos hacer era esperar, esperar confinados en casa como toda la población. El tiempo siguió pasando, ya era oficial: este año no volveríamos a las aulas ni nosotros ni ningún otro estudiante universitario. Las clases, las conferencias, las tutorías, todo se haría online. Por una parte me alegre, al fin y al cabo fue un respiro saber que podría conseguir el título este año y si todo iba bien trabajar este mismo verano. Por otra parte me entristeció mucho saber que mi época de “la niña de prácticas” se había acabado sin apenas darme cuenta y que cuando volviera al hospital tendría las mismas obligaciones y responsabilidades que la de aquellos que hacia tan poco eran mis tutores y ahora serían mis compañeros. Un día nos propusieron desde la universidad que nos podríamos inscribir de forma voluntaria para ayudar en el caso que hiciera falta, cuando este momento llegó, sentí que había llegado la hora de la verdad, por fin podría ayudar, tenía muchas ganas, aunque también reconozco que me surgieron muchas inseguridades ¿sería capaz? ¿estaría preparada? ¿estaría a la altura?

A día de hoy no lo sé, solo sé que estaba dispuesta a comprobarlo y a dar la mejor versión de mí, teniendo en cuenta que posiblemente y con los pies en la Tierra (ya que ni siquiera había acabado la carrera) tendría muchas cosas que mejorar, pero sinceramente, estaba dispuesta y deseando hacerlo. A pesar de que me inscribí como posible voluntaria, jamás llegaron a llamarme. A día de hoy continuo en casa, preparando tareas de la universidad y formándome día a día sobre el Covid-19. Como cualquier profesional sanitario quiero estar lo más actualizada posible ya que sin ninguna duda es un tema de máxima actualidad.

Esta ha sido mi experiencia como estudiante de enfermería de último curso y a continuación os comento algunos aspectos que me gustaría destacar: Me gustaría destacar que gracias a esta Pandemia se valora más a los profesionales sanitarios, la población está más unida, hasta el nivel de que cada día a las 20:00 cada persona sale al balcón o ventana de su casa para aplaudir. Puedo decir que a pesar de que como al resto de la población me ha afectado este proceso, soy afortunada por que me ha servido para darme cuenta de muchas cosas. Creo que le habrá pasado a mucha gente, vivimos en una sociedad donde vamos siempre corriendo de un lado a otro y muchas veces no tenemos tiempo ni para pararnos a pensar en los afortunados que somos por el hecho de tener salud, personas que nos quieren y nos lo demuestran día a día, la libertad de poder salir de casa sin tener que tener prácticamente restricciones, la libertad de poder viajar donde nos plazca, etc. Con todo esto tan solo pretendo sacarle algo positivo a esta pandemia que nos ha tocado vivir, esta pandemia que ha matado a tantas personas y ha afectado a tantas familias. Escribiendo esto quería destacar el sufrimiento a nivel mundial que ha provocado el Covid-19, la huella que ha dejado para siempre en todas las personas que lo han vivido ya sean o no personal sanitario y la importancia de que como ante la adversidad son muchos los que de una forma u otra aportan su granito de arena y de esta forman nos muestran el lado humano que todos llevamos dentro.

Cómo citar este documento
Ramos Búrdalo, Pilar. La huella del Covid-19. Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 17/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1101

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *