¿Hay algo positivo en una pandemia mundial?

“¿Qué hubiera pasado si en vez de nacer en España hubiera nacido en un país africano?”

Inmaculada Delgado Posada
Estudiante de Enfermería. Centro Universitario de Enfermería San Juan de Dios, Bormujos, Sevilla, España.

Antes de que todo comenzara, cuando el coronavirus no era más que algo que parecía lejano, yo era una más de esas personas que creían que se trataba de una gripe más, y que todo esto no serían más que noticias que acabarían en el olvido. Dos semanas antes del comienzo del estado de alarma, yo seguía mi rutina habitual. En ese momento estaba en un centro de salud llevando a cabo mis prácticas de enfermería. Me sentía una más del equipo y me levantaba cada mañana con ganas de ir. Recuerdo que la coordinadora de prácticas nos reunió a mis compañeras y a mí para contarnos un poco qué era ese virus que empezábamos a escuchar en las noticias, y cómo se llevarían a cabo las consultas si tuviéramos algún paciente sospechoso de contagio.

La verdad es que, aunque me tomaba la situación en serio, yo pensaba que sería un procedimiento más, una nueva enfermedad de la que tendríamos algunos casos, de la que iríamos sabiendo poco a poco, y que iría pasando como algo más en nuestra profesión. No tenía ni idea de lo equivocada que estaba. A la semana siguiente recuerdo que empezaron a llegarnos mensajes de otros compañeros de otras universidades diciendo que las prácticas se iban a cancelar. Yo pensé que todo eso no eran más que bulos de gente que quería gastar una broma a los estudiantes de carreras sanitarias. Y entonces llegó el correo oficial de la universidad que confirmaba que nuestras prácticas se suspendían hasta nuevo aviso. A pesar de todo esto, yo seguía pensando que no era más que una medida de prevención, y que todo se solucionaría rápido. Pero entonces llegó el 14 de marzo, el día que se empezó oficialmente el estado de alarma y con ello el confinamiento. El mes de marzo para mí fue el más tranquilo de los tres que llevamos confinados. Aunque me preocupaba la situación y estaba algo asustada, pensaba que las cosas se irían solucionando, pero con el paso de las semanas empecé a tener una sensación de malestar. ¿Qué iba a pasar con mis prácticas? Si no podíamos realizarlas ¿habría una alternativa? ¿Podría graduarme como estaba previsto? Tenía mil preguntas en mi cabeza, y cada día me angustiaba más la situación.

A todo esto, se añadía el hecho de estar confinados en casa, sin ver a familiares ni amigos, sin tener una rutina normal. Los titulares de las noticias me impactaban. La cifra de contagios subía rápidamente, miles de personas ingresadas en el hospital y centenares de muertos diarios. Poco a poco fui tomando conciencia de que estaba viviendo una pandemia mundial. Durante estos meses me permitía ver las noticias una vez al día para ver cómo avanzaba la situación. A veces veía fotos de los sanitarios trabajando, veía las marcas que tenían en sus caras por tantas horas de trabajo llevando la protección necesaria, viendo como aun exhaustos seguían dándolo todo por cuidar como se merece a cada paciente. Y surgió en mí un sentimiento de orgullo enorme. Siempre he estado orgullosa de los estudios que elegí, de poder ser enfermera en un futuro, una de las profesiones más bonitas del mundo en mi opinión; pero tras esto ha resurgido en mí ese deseo que tengo desde hace años por ser enfermera. Tras esto tengo ganas de esforzarme al máximo para llegar a ser, si no la mejor enfermera, al menos una de las mejores.

Tras la situación que nos ha tocado vivir, creo que deberíamos replantearnos qué cosas tiene mayor valor en nuestras vidas. Debemos saber valorar lo que tenemos. A veces pienso, ¿qué hubiera pasado si en vez de nacer en España hubiera nacido en un país africano? Muchas veces pienso en los recursos que tienen en África. Nosotros tenemos la suerte de vivir en un país desarrollado, donde tenemos recursos, oportunidades. A veces pienso que no lo valoramos lo suficiente. Otra de las conclusiones a las que llegué es que no valoramos bien a los profesionales que tenemos. A veces nos importa más un futbolista que un profesional sanitario. Hacemos de menos a las limpiadoras, cuando ellas también se dejan la piel día a día. Me encantaría ver que a partir de todo esto vamos a pensar que un día gracias a estos profesionales y a nuestro esfuerzo, logramos salir de una pandemia.

Por último, está la parte social. Nuestro objetivo común era cumplir el confinamiento, y aunque ha habido algunos que han cometido errores, me quedo con la parte humana que he ido viendo cada día. Red de voluntarios ayudando personas mayores, personas dando de comer a sus vecinos porque no tenían nada. Para mí esto ya es un triunfo. Ver que nos ayudamos unos a otros cuando más lo necesitamos. Creo que con el tiempo perdemos estos valores, y la pandemia nos ha ayudado a reconectarnos con esta parte de nosotros. Al final pienso que debemos sacar la parte positiva de todo lo que nos ha pasado.

Los estudiantes de enfermería, y el resto de los que se gradúan este año, hemos pasado una temporada algo mala, llena de incertidumbre, e incluso ansiedad. Los demás estudiantes se sienten desbordados. Hay gente que ha sido despedida de sus trabajos. Otros han visto a sus familiares contagiarse, y algunos de ellos incluso han fallecido. Hay una gran parte negativa en todo esto, pero quiero pensar que también vamos a sacar algo positivo. Reconectarnos con esa parte de nosotros llena de empatía, la ayuda mutua cuando vemos al otro en una situación de inferioridad. Valorar lo que tenemos, y las personas que tenemos. Creo que también es necesario a partir de ahora (no puedo evitarlo cuando seré una más dentro de poco) valorar más al personal sanitario. Ellos velan por nuestra salud, que al final es lo que importa. A partir de ahora debemos valorar las pequeñas cosas, que son las que más hemos echado de menos. Así que, la respuesta a la pregunta de mi título es sí. Siempre podemos sacar algo positivo de lo negativo.

Cómo citar este documento
Delgado Posada, Inmaculada. ¿Hay algo positivo en una pandemia mundial? Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 17/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1097

 Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *