¿Es mi último año un sueño?

“Valió la pena quedarse en casa”

Marta López Velasco
Estudiante de Enfermería. San Juan de Dios, Bormujos, Sevilla, España.

Pues sí, cuando empezó todo no se le daba la suficiente importancia que realmente tenia. Hasta yo misma no le daba realmente importancia, total en China, lo que decían como una gripe común sin más. Pero de repente todo empezó a ir muy rápido y sí me parecía todo un sueño o más bien una pesadilla de la que esperaba despertar porque todos mis planes respecto a la carrera y formación dio un giro de 360 grados. Yo en ese momento cuando realmente empezó a llegar a Italia, yo me encontraba de prácticas en una planta de hospitalización de medicina interna, estaba ilusionada ya que cada vez quedaba menos para ser enfermera, yo pensaba venga dos meses más de prácticas y soy enfermera, un empujón más. Y de repente, un día en la planta me comunican que ha llegado el coronavirus a España, incluyendo Sevilla y que justamente mi planta era la que se iba a habilitar para los pacientes de COVID-19. Yo en ese momento pensaba venga ya enserio ¿esto va a ser para tanto?, digo no puede ser tiene que ser mucho más grave de lo que pintaban, y de repente pensé que iba a pasar con mis prácticas en esa planta, y efectivamente me comunican que me tengo que marchar, yo no me lo podía creer, pensaba pero que va a pasar, que voy a hacer con la formación en prácticas que me queda, cómo voy a adquirir las habilidades que debería en tan poco tiempo que he estado, no puede ser.

Y sí, un día no podemos acudir más a nuestras prácticas, todos mis pensamientos cambian, días antes pude coincidir con dos pacientes posibles COVID-19, y es ahí cuando vi el EPI que necesitaban y pensé pues esto es más grave de lo que pensaba y me entró miedo, porque veía que los profesionales sanitarios, todos, se enfrentaban a un virus a ciegas, en el sentido de que nadie realmente sabía que afecciones causaba ni que podía llegar a pasar. De hecho, yo entré en esas habitaciones con mascarilla justo antes de saber que podían ser positivos en coronavirus, que finalmente no lo fueron, pero cuando les hicieron las pruebas pensé yo solo iba con bata y mascarilla, me habré contagiado, esto qué es, me pasará algo. Afortunadamente no, pero si sentí miedo y sentí que este virus no era una gripe común. Días más tarde cuando nos dicen que nos tenemos que quedar en casa de repente sentí como mi carrera se derrumbaba, sentía como si el mundo se me hubiera caído encima. Entendía que era lo mejor para nosotros, nuestra familia y todos los profesionales de salud, pero sentía mucha rabia de decir yo tengo que estar ahí y tengo que aportar mi granito de arena, quiero ayudar, y seguir mis prácticas, mi último año no puede acabar aquí y así.

A medida que todo va avanzando, sí sentía como todo una pesadilla, todo parado, enfermeros desbordados, yo con mis practicas sin terminar, yo queriendo ayudar y estar ahí a pie de cañón, pero no, no podía. Y yo pensaba venga va que esto no va a durar tanto, podremos volver a las prácticas y nos podremos ir de viaje de fin de carrera. Pum, llega el día y no, no volvemos, no hay viaje, el TFG lo tenemos que terminar cuanto antes y no se va a volver a retomar ni practicas ni clases. No me lo podía creer, digo esto no puede estar pasando, no puede terminar todo así, el que supuestamente es el mejor año de la universidad, se convierte en el peor. No paraba de ver las noticias y sentir rabia de nuevo y tristeza, todos los profesionales desbordados, muchísimas personas muriendo cada día, digo no puede ser esto tiene que ser de película. NO, ha sido todo real. Un día me entró tanto miedo, pensaba pero si no voy a poder hacer mis prácticas, si trabajo en verano voy a sentir tanta inseguridad y tantos miedos, porque no he terminado mi formación de prácticas clínicas que eso solo se tiene estando ahí, no hay forma de sustituirlo. Cómo voy a estar enfrentándome en verano, después de tantos meses sin tener contacto con absolutamente nada, y sí, me invade el miedo, la inseguridad y la incertidumbre.

De repente todas las posibilidades de trabajar, también se terminan, porque esto va a traer muchas consecuencias, crisis sanitarias, profesionales sanitarios agotados, saturados, y no voy a poder tener la oportunidad de ni si quiera estar ahí y ayudarlos, ni trabajar, para que ellos puedan darse unas vacaciones y descansar, todas estas ideas se van fuera de mi cabeza. Por supuesto, cada día que veía las noticias, o fotos de sanitarios, pensaba, dios mío esto es lo que yo quiero, mi sueño, que valientes, como me encantaría llegar algún día a ser y a saber tanto como ellos. Me sentí tan tan orgullosa de nuestra profesión, que se me saltaban las lágrimas, que grande y que profesión tan bonita, nunca nos rendimos siempre a pie de cañón, para salvar vidas, ahora y siempre ha sido así, que orgullo como siento que esto es lo que necesitaba.

Sólo espero que todo vuelva a la normalidad lo antes posible, que de verdad valoremos siempre el trabajo que hacen todos los sanitarios, no es solo temporal, es siempre. Que ojalá pueda adquirir todos los conocimientos y poder trabajar de esto, que es lo que estoy deseando. Aunque este año haya sido surrealista, de cuento, graduación, practicas, TFG, viaje etc. Creo que me ha servido para darme cuenta de que sí a pesar de mucho sacrificio muchas lágrimas de rabia de que todos mis estudios habían cambiado, al final de todo en un tiempo estoy segura que diré que valió la pena. Valió la pena quedarme en casa, valió la pena en pensar y en apoyar a todos los sanitarios, pacientes y familiares, valió la pena que alomejor gracias a mi granito de arena he ayudado a muchas personas y a que esto vaya mejorando poco a poco. Solo dar las gracias a todos los que estuvisteis ahí en primera línea, pacientes y sus familiares, os admiro.

Cómo citar este documento
López Velasco, Marta. ¿Es mi último año un sueño? Narrativas-Covid. Coviviendo [web en Ciberindex], 12/05/2020. Disponible en: http://www.fundacionindex.com/fi/?page_id=1005

Volver a Sumario de narrativas
Elabora tu propia narrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *