ALERTA CANTÁRIDA-62

Archivos de la memoria publica en uno de sus relatos biográficos las vivencias y percepciones de una persona con trastorno mental grave.

Foto de Félix Bernet

Los trastornos mentales severos, como la esquizofrenia, condicionan en gran medida la forma de vida de quien la padece, comprometiendo la percepción de la realidad de sí mismo y la del medio que lo rodea. Este artículo aborda la enfermedad de la esquizofrenia a través de dos partes: la primera comienza por presentar una breve descripción de lo que puede suponer el diagnóstico de un trastorno mental grave en todos los ámbitos de la vida para luego presentar la red de servicios de salud mental que se promueve en Andalucía, comunidad emprendedora en la superación de las estructuras manicomiales. La segunda parte del artículo describe en primera persona cómo un sujeto se desenvuelve en la vida antes y después de ser diagnosticado de esquizofrenia, qué sentimientos le suscitan tanto los ingresos en las unidades de atención de salud mental como los momentos en los que tiene que convivir con la enfermedad cuando su vida depende del autocontrol.

Este relato ha sido elaborado por Emilia García Domínguez y Guadalupe Cano Oncala, trabajadora social y psicóloga respectivamente, en la Comunidad Terapéutica de Salud Mental y la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental, ambas pertenecientes al Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga (España). Ha sido publicado con el título de “Una mente atrapada en psiquiatría y la posibilidad de ser libre”, en el último número de la revista Archivos de la Memoria (Año 2012, nº9, fasc. 4), estando disponible en http://www.index-f.com/memoria/9/9401r.php

A través de este relato podemos corroborar con las palabras del propio enfermo mental las implicaciones que la esquizofrenia lleva consigo en aquel que la padece. Pese a las experiencias traumáticas que este hombre relata acerca de los ingresos que ha tenido en las instituciones  de salud mental, cabe resaltar el sentimiento de libertad que transmite, el valor que le otorga al sentirse autónomo y poder decidir sobre sí mismo, comprendiendo que lo mejor para él es tomar las riendas de su enfermedad.

¿Le ha sorprendido alguna vez el enfoque que una persona con trastorno mental presenta ante sus vivencias? ¿Cree que se tiene en cuenta en los servicios de salud mental todas las experiencias previas del paciente que ha llegado a nuestras manos? Déjanos su comentario.

Alicia Heras Ruiz

Un comentario

  1. Si me sorprende … es como si estuviera lleno de una soledad profunda …en compa;ia de toda la familia asustada de lo que le pasa al paciente y no poder ayudarlo. y en los servicios de salud solo s le atiende en ese momento para que salga de su agresividad … y ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*