ALERTA CANTÁRIDA- 121

La revista Enfermería Comunitaria publica como artículo original un estudio de corte transversal donde se tiene por objetivo evaluar los hábitos alimenticios de individuos con EAC (Enfermedad Arterial Coronaria).

wikipedia.com
wikipedia.com

La enfermedad arterial coronaria (EAC) está asociada con la presencia de factores de riesgo cardiovasculares (FRCV) y su control depende de la adopción de prácticas alimenticias saludables. El estudio es realizado en un ambulatorio de cardiología del hospital público Salvador en Brasil donde cien adultos con EAC (Enfermedad Arterial Coronaria) de ambos sexos son entrevistados y evaluados clínicamente y en laboratorio.

La investigación ha sido realizada por Glicia Gleide Gonçalves & Col. y ha sido publicada en la revista Enfermería Comunitaria (2014; vol 10, nº 1) bajo el título de “Perfil de alimentación de las personas con enfermedad arterial coronaria” disponible en http://www.index-f.com/comunitaria/v10n1/ec1014.php

Se concluyó que en individuos de alto riesgo cardiovascular y baja condición socioeconómica la presencia y el descontrol de varios FRCV es evidente, asociados éstos a la ingestión alimenticia inadecuada. Los hallazgos de esta investigación invitan a que la enfermería se posicione en una perspectiva de comprensión de las reales necesidades de salud de los individuos atendidos en el ambulatorio donde se realizó el estudio, de forma que contribuya a pensar e implementar cuidados de la salud que contemplen las distintas condiciones de vida, potencialidades de salud y sobrevivencia de estos sujetos. Además llama la atención que la media de edad está por debajo de los 60 años, indicando una población con tendencia a presentar EAC en edad más precoz, sugiriendo una evolución más grave de la enfermedad aterosclerótica.

La Enfermedad Arterial Coronaria peca de ser silente, y ello favorece que el individuo presente poca conciencia del problema. Se debe crear más conciencia del problema, informando al paciente desde los primeros síntomas de aparición e incidir en que es fundamental que los hábitos de vida así como comida saludable son elementos que influirán en un mejor pronóstico de la enfermedad.

¿Has leído el artículo? ¿Crees que las personas con factores de riesgo cardiovasculares cuidan su alimentación? ¿Como se podría mejorar la adherencia a una dieta adecuada? Déjanos tus comentarios

Sara Jimenez Rivas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*